martes, 17 julio 2018, 05:29
Viernes, 27 Junio 2014 19:43

El Ballet Nacional de Cuba de nuevo en el centro de las miradas

Escrito por  Yuris Nórido/ CubaSí
Valora este artículo
(8 votos)
La señora irrumpe en el escenario. La señora irrumpe en el escenario. Fotos: Publicadas por Café Fuerte

¿Boicot premeditado o indisciplina aislada? Un acontecimiento inaudito pone de nuevo al Ballet Nacional de Cuba en el candelero…

 

En las últimas semanas, el Ballet Nacional de Cuba es presencia habitual de varios medios internacionales. Este viernes, por ejemplo, estaba en la portada de la sección Cuba de la edición digital de El Nuevo Herald, como noticia principal del día.


Siendo una compañía de ballet, uno podría esperar que la nota sea de índole cultural. Pero es difícil que una información cultural esté en la portada de El Nuevo Herald. El Ballet Nacional de Cuba aparece últimamente por otras razones: primero por la decisión de un grupo de bailarines de abandonar la compañía en Puerto Rico (algo desproporcionada la cobertura, por cierto, teniendo en cuenta de que en casi todas las giras “desertan” bailarines del elenco); y ahora por un acontecimiento singular: en una función de El lago de los cisnes, el domingo 22 de junio, una mujer subió al escenario al principio del segundo acto.


Una loca, pensaron unos. Una saboteadora, sugirieron otros. Hubo que apagar las luces, cerrar las cortinas y sacar a la mujer del teatro.


Voy a hacerles el cuento, yo estuve allí. Unos minutos antes de que apareciera la protagonista del ballet en escena, una señora caminó por los pasillos del teatro, subió las escaleras de acceso al escenario e irrumpió en plena escena. No hubo tiempo de atajarla, todo fue muy rápido.  Los bailarines la miraron extrañados, continuaron con la presentación y la invitaron a abandonar el escenario. La mujer se negó. El público estaba inquieto, estupefacto. La orquesta paró, apagaron las luces de escena y cerraron los telones. La mujer huyó. El personal de seguridad la detuvo y la sacó del teatro. La mujer gritaba.


Un señor que estaba sentado en la fila de prensa (sin estar acreditado por ningún medio) exclamó: “¡Esto es noticia! ¡Tiene que salir mañana en la prensa! ¡Esto nunca ha pasado en una función del ballet! ¡Espero que lo publiquen en Granma!” Todo el público estaba conmocionado. Apagaron de nuevo las luces de la sala y recomenzó el acto. La gente ovacionó a los bailarines, que ofrecieron una buena función.


Fin de la historia. Lo demás cae en el terreno de la duda razonable. A todas luces, la mujer parecía estar desequilibrada, aunque algunos dicen que probablemente fuera una actuación. Muchos atan cabos y suponen que fuera un boicot premeditado. ¿Quién era el señor que pedía casi a gritos que publicaran el hecho en la prensa? ¿Cómo entró la mujer al teatro? Ahora puede resultar hasta gracioso, pero estuvo lejos de serlo. Los bailarines estuvieron en riesgo, la situación fue tensa. Afortunadamente, el elenco se sobrepuso. El público acogió calurosamente a los bailarines.


A principios de semana, Canal Habana informó sobre lo sucedido; el jueves, el periódico Granma habló del incidente en un comentario sobre las funciones. El periodista reaccionó ante hechos de indisciplina que desde hace tiempo están afectando las presentaciones: timbres de celulares, llantos de niños pequeños, vestimenta inadecuada… Para Granma, la actuación de la señora el pasado domingo forma parte de esas indisciplinas. El periodista exige una respuesta contundente a estos hechos. Nosotros también, por cierto. Que ocurran cosas así, justo en el Teatro Nacional de Cuba, pone en entredicho el sistema de seguridad de la instalación.


Queda ahora el debate de si valía la pena o no publicar sobre el hecho. Algunos creen que hacerlo pudo haberle hecho el juego a los que planearon el sabotaje, si es que de verdad fue un sabotaje premeditado. Otros piensan que como hecho inaudito era también noticioso, y que la gente tenía derecho a enterarse. Nosotros pensamos que los periodistas y medios acreditados tenían el derecho a abordar el suceso de la manera en que consideraran más adecuado. Y así lo hicieron. Lo que llama la atención es la magnificación de algunos medios extranjeros.  


En última instancia, habría que reconocer la profesionalidad del elenco y la buena energía del público. (Los medios cubanos lo hicieron). Porque hay que reiterarlo: fue una buena función de ballet. Sería muy bueno que el Ballet Nacional de Cuba siguiera siendo protagonista de espacios en la prensa, pero por sus méritos artísticos. De otras noticias ya tenemos bastante…

Visto 7344 veces

Comentarios  

 
#8 Mileidys 30-07-2014 15:26
quizás ella pensó que la obra se llamaba el charco de los hipopótamos, era lo que parecía, tenían que haberla multado con una cantidad considerable para que no se le ocurriera volver a intentarlo, y que sirviera de ejemplo para otros que intentan hacer quedar mal a los bailarines. y a los de seguridad no cobran estrimulación por lo menos en el trimestre.
 
 
#7 cristy 03-07-2014 15:06
De veras felicito a los bailarines del Ballet Nacional de Cuba, actuaron como verdaderos profesionales al no perder la compostura ante un hecho como el ocurrido.
 
 
#6 Cary 03-07-2014 13:52
JAJAJAJA DEBE ESTAR DEMENTE, TAL VEZ EN UN MOMENTO DE SU VIDA QUISO SER BAILARINA Y AHORA ES UNA PERSONA FRUSTRADA, PERO SI LA APRIETAN UN POCO DIRA ENTONCES SI ES ALGUIEN QUE LE ESTA SIGUIENDO EL JUEGO AL ENEMIGO, SERIA BUENO CONOCER EL FINAL DE ESTA HISTORIA
 
 
#5 Nyly 02-07-2014 19:24
Admiro y respeto mucho a esos grandes artistas de la danza. Ver un ballet (lamentablement e por TV) para mí, es experimentar un sentimiento de satisfacción muy grande, indescriptible. No obstante debo reconocer que nosotros los de provincia, tan amante del buen arte, estamos ansiosos por vivenciarlo en vivo y directo sin que medien pantallas de TV , quizás si el BALLET NACIONAL DE CUBA se programara más giras por las provincias dígase Ciego de Ávila (que es la mía), u otras a las que casi nunca o nunca van, pudieran encontrarse con un público más respetuoso, afectuoso, capaz de deleitarse con el paso de cada bailarin (sin interrupciones) hasta el final de la función, esto sin menospreciar al gran público habanero que de seguro asiste a sus funciones, porque está claro que el caso denunciado no es la generalidad.
 
 
#4 yamila 02-07-2014 14:02
Pero la dejaron ir???? y si hubiera lastimado a un bailarín?????, en verdad no tenían que publicarlo para no hacerle el juego a los ilusos. Bravo por el elenco que estaba presentando la función y se supo poner a la altura e hicieron una magnífica presentación.
 
 
#3 fela 02-07-2014 10:08
Humm, que falta de respeto, quien sera esta gorda, parece escapada del siquiatrico jajaja
 
 
#2 Máximo 01-07-2014 13:56
Llama la atención la coincidencia de los dos hechos: la deserción y su publicidad exagerada en los medios de Miami, y el absurdo de esta mujer boicoteando una función del respetado ballet cubano. ¿Coincidencia?
Por otro lado, mientra hechos como este de indisciplinas sociales no se castiguen con todo el rigor que merecen, van a seguir manifestándose cada vez con mas frecuencia.
 
 
#1 Máximo 01-07-2014 13:56
Llama la atención la coincidencia de los dos hechos: la deserción y su publicidad exagerada en los medios de Miami, y el absurdo de esta mujer boicoteando una función del respetado ballet cubano. ¿Coincidencia?
Por otro lado, mientras hechos como este de indisciplinas sociales no se castiguen con todo el rigor que merecen, van a seguir manifestándose cada vez con más frecuencia.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar