jueves, 21 noviembre 2019, 18:32
Viernes, 20 Junio 2014 04:53

Eliades Ochoa: «Quisiera tener mucha vida para seguir tocando»

Escrito por  Elizabeth López Corzo/Cubasí
Valora este artículo
(4 votos)

Si hay algo a lo que Eliades nunca renunciaría, ni por todo el oro del mundo, eso sería su guitarra y su público. Han sido las cuerdas y los aplausos lo que lo han convertido en un hombre feliz.

Si hay algo a lo que Eliades nunca renunciaría, ni por todo el oro del mundo, eso sería su guitarra y su público. Han sido las cuerdas que aprendió a tocar de niño, en el campo, con su familia y los aplausos lo que lo han convertido en un hombre feliz.

Eliades Ochoa fue, hace casi 20 años, uno de los fundadores del archiconocido y multipremiado Buena Vista Social Club. Y aunque se ha mantenido en este proyecto, que le ha dado a nuestra música cubana las mayores glorias a nivel mundial, él jamás alardea de eso, sino que se muestra siempre contento y orgulloso de haber contribuido a la cultura cubana junto a otros grandes como Rubén González, Ibrahim Ferrer, Compay Segundo, Omara Portuondo…

 

En homenaje a su obra y a su personalidad campechana y franca, la disquera Bis Music acaba de lanzar el álbum “El Eliades que soy” y el documental homónimo, para celebrar los 35 años de este músico santiaguero en el grupo Patria, con el cual ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Para ello reunieron 16 temas emblemáticos de ese conjunto, entre esos, “Píntate los labios, María”; “Mujer perjura”; “Estoy hecho tierra” y “Pregón santiaguero”.

 

eli1

Ela Ramos, directora de Bis Music, informó que este fonograma fue presentado a los Latin Grammy de 2014.

 

Mientras agradecía esta iniciativa -que “no deja que las cosas caigan en el cajón del olvido”- el propio Eliades confesó que se sintió raro y trató de imitarse a sí mismo durante la grabación del disco en Santiago, pues no recordaba la introducción de algunas de las canciones seleccionadas.

 

Con la cortesía y disposición que lo caracteriza, Eliades dedicó unas palabras a Cubasí.

 

Durante la presentación del disco usted usó una frase: “Antes tocaba para poder vivir. Ahora quisiera tener mucha vida para seguir tocando”. Si tuviera que hacer una recapitulación de su vida, ¿de qué se sentiría orgulloso y qué cosa no haría nunca?

 

Yo nunca renunciaría mi pueblo, a mi Santiago, a la trova… jamás, jamás. Y orgulloso estoy de ver cómo me acepta el público, de recibir el cariño de los niños de hoy y de los que eran pequeños cuando salió el video de “Píntate los labios, María”. Se les nota la alegría. “Ay, mira a Eliades”, dicen por ahí cuando me ven. Me saludan, quieren tirarse una foto conmigo… esas cosas me dan salud, fuerza.

 

Yo tocaba la guitarra por los bares sencillos y de prostitutas de Santiago cuando tenía 13 o 14 años, pasaba el sombrero para que me dieran dinero y así ayudaba a mis padres. Hoy quisiera durar 50 años más para seguir tocando la guitarra.

 

eli2

No se puede quejar del éxito que ha tenido, sobre todo en las últimas dos décadas con el Buena Vista. ¿Cree que para los muchísimos músicos que tocan en las calles y parques de Santiago podría existir un futuro similar?

 

Sí se puede. Hay un refrán que repetía mi compañero Pancho, del cuarteto Patria: “todo llega en la vida”. Y es cierto. A veces las cosas se dan con más desarrollo que otras, pero todo llega algún día. La vida es un tormento fiero, pero dicen que detrás de la tempestad llega la bonanza y en una canción se escucha que “por cada minuto de felicidad hay 20 de dolor”.

 

A la vida hay que sacarle el máximo en cada día, porque no sabemos si será el último. Hay que disfrutar.

 

¿Realmente cree que esta gira mundial de despedida del Buena Vista sea el fin? Hay muchos artistas que opinan que siempre habrá Buena Vista.

 

Yo creo que sí debe ser el fin. Buena Vista ya no debe seguir presentándose como tal porque del grupo original del proyecto solo quedan el Guajiro Mirabal, Omara, Barbarito en el laúd y Eliades, cada uno con nuestros años. Aunque haya seguidores, por qué seguir insistiendo en eso del Buena Vista, sería como mentirle al público.

 

Buena vista fue un jonrón que dimos con las bases llenas gracias a la grabación de Nick Gold y Ry Cooder, nosotros les agradecemos a ellos y ellos, a nosotros.

 

Independientemente del trabajo con el Buena Vista, Eliades ha estado en los últimos años muy productivo y ha sacado al mercado varios discos, entre esos el de los boleros que ganó el Grammy. ¿De dónde sale la inspiración para mantenerse así?

 

Mi físico quizás aparente mi edad, pero mi garganta tiene más o menos 25 o 30 años. Me siento aún capaz de hacer cualquier cosa. El placer y el deseo por la música no lo pierdo nunca. La inspiración en cualquier canción, sea jocosa o un lamento de amor, va dentro de mí y no me faltará hasta que me llegue el telegrama de “embarque urgente” (la muerte). Mientras, me siento un hombre joven.

 

¿Esos paseos que salen en el documental de usted por las calles de su Santiago han sido parte de esa inspiración?

 

Sí. Eso en realidad forma parte de mi espíritu, yo soy así, me gusta sentirme uno más del público.

 

He visto artistas que viajan al extranjero, pegan un tema y de pronto te los encuentras por ahí con guardaespaldas. ¿Qué cosa es eso?, con gente que lo atiende, uno que le guarda la ropa, otro que le limpia el sombrero, en fin….

 

Yo no sirvo para eso aquí en Cuba ni en el extranjero, aunque en otros países hay un protocolo. En Japón me tenían con 10 japoneses a cada lado para que la gente no se me acercara. El contacto con el pueblo es bonito. Me siento bien así. En Santiago yo vivo mi vida, me voy al parque Céspedes y comparto con la gente, me tomo unas cervezas con los músicos y les compro su litro de ron y hasta me quito el sombrero, les pongo algo de dinero y comienzo a pasarlo entre los espectadores. Yo no voy a cambiar jamás.

 

Usted decía ahorita que el mundo iba a una velocidad atómica, a pesar de eso su música sigue siendo un éxito. ¿Cree que el retorno a las raíces es siempre un triunfo seguro?

Sí, claro. Eso no falla. Pueden surgir otros ritmos y la gente los disfruta, pero cuando suena el “Chan chan” o “El cuarto de Tula” la gente se moviliza. Eso es señal de que lo nuestro ha echado raíces y ese árbol de grandes raíces puede dar sombra a todo el mundo.

 

eli6

 

¿Mantiene la idea de seguir trabajando con jóvenes músicos como lo hizo el pasado año en el concierto único en el García Lorca?

 

Sí me gustaría y mucho. Es más, me encantaría hacer un gran concierto, pero no en un teatro, sino en la Universidad de La Habana, en su escalinata, para que vaya todo el mundo: niños, jóvenes, ancianos… y estar tocando no una hora, sino hasta que el público se vaya, sin cobrar un céntimo.

alt

alt

alt

alt

Visto 7298 veces Modificado por última vez en Jueves, 26 Junio 2014 18:22

Comentarios  

 
#3 armando 24-06-2014 08:16
Saludos:

Si fuese creyente religioso , le pediria a DIOS que le diera mucha salud a Eliades, para que instruyera a los jovenes de este pais en el arte de "" ser un artista cubano de pueblo , ademas de que no se le suban a la cabeza las malas ideas ""
 
 
#2 John Abril 23-06-2014 12:16
Este es el Eliades que yo conocí, honesto, sincero, amigo, tu sabes que en Colombia tienes tu casa.

Saludes de la familia y a la familia

John Abril
 
 
#1 Damaris 20-06-2014 15:12
Felicidades a Eliades por ser tan cubano y tan natural, así debian ser todos los artistas cubanos, gente de pueblo porque de él surgieron.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar