martes, 21 enero 2020, 17:30
Lunes, 19 Diciembre 2011 12:51

Un Montaje de Luis Enrique Camejo (+ Galería)

Escrito por  Katia Pupo Campoalegre, especial de Cubasí

Una de las actividades colaterales del 33 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, recién finalizado, fue la exposición personal «Montaje», del artista de la plástica Luis Enrique Camejo; la cual se inauguró el 2 de diciembre en el Pabellón Cuba. Esta apertura contó con la participación de Abel Prieto, Ministro de Cultura; Manuel del Valle, presidente del Consejo Nacional de Artes Plásticas; Alfredo Guevara, presidente del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano; así como intelectuales y artistas de gran renombre como Ignacio Ramonet, Roberto Chile, etc. A propósito, en exclusiva para Cubasí, el reconocido pintor brinda detalles de la muestra.

 

-¿Qué nos muestra en esta exposición?

-Esto que estoy mostrando son pantallas de cine, que se pueden ver como una escultura. Es un homenaje al cine, un tributo desde mi pintura. Tal vez salí un poco del marco de la pintura, porque soy muy experimental, pero sigue siendo pintura. De hecho, estas pantallas yo las puse sobre un soporte y las pinté con acrílico, pincel, etc. Es decir, estoy haciendo la misma pintura que hago siempre; pero sobre otro soporte, donde normalmente no se pinta, sino que se proyecta una película.

 

Lo que estoy haciendo es una pintura que al final va a funcionar como un skin cinematográfico, como una imagen congelada de una película; que en algunos casos es una imagen de la película y en otros casos es un montaje de esa película. Por ejemplo, en Madagascar, de Fernando Pérez, hay una escena que son las bicicletas cruzando el puente de hierro. Esta es una imagen muy fuerte que siempre me llamó la atención, ya que dice muchas cosas. Pero, la imagen de la película, en sí, no me resultó atractiva a la hora de pintarla. Entonces lo que hice fue contratar un puñado de gente para que cruzara el puente de hierro en bicicleta y yo tiré fotos hasta que pude construir una imagen sobre un montaje que hice a partir de esta fotografía.

 

Además, la exposición no solo son las pantallas. En la galería hay una muestra de los proyectos, de los estudios que yo he hecho para los posteriores «Montajes». Sobre todo, hay escenas que no quedaron en las pantallas, pero son proyectos. Así que la gente puede ver de qué manera interpreto el cine y cómo lo trasladé a la pintura.

 

-¿Cuántas piezas conforman la muestra?


-Son 12 pantallas de cine y el cartel de la exposición. Yo quise hacer una imagen que funcionara como cartel. Es por eso que empecé a estudiar la cartelística de los años 60 y del cine internacional. Pero al final, fue mi amigo Pepe Menéndez, diseñador del catálogo de la exposición, quien me sugirió la idea de hacer la imagen de una de las pantallas, que es una imagen de la película Ladrón de bicicleta de Vittorio De Sica. Pepe Menéndez me propuso poner la imagen repetida 3 veces como si fuera la secuencia de una película. Él me dio la idea como la portada del catálogo y yo la pinté para que estuviera anunciando la exposición.

 

-Me parece muy sugerente hacer una exposición de este tipo, ¿cómo surgió la idea?


-Es un proyecto que tenía engavetado hace 5 años, no tanto engavetado, sino en el horno. Se me ocurrió retomarlo a partir del año 2003, a raíz de un artículo que salió en una página web en España, que hacía referencia a una obra mía. Ahí se hablaba de mi trabajo como un reflejo de la sociedad habanera, los almendrones, la gente con la sombrilla, etc. Realmente ese cuadro al que hacía referencia fue una fotografía que tomé del televisor de la película Blade Runner. Eso me pareció gracioso, hasta qué punto el arte es referencia de la realidad y que puede venir de la fotografía o del cine. Además, como mi trabajo siempre ha tenido que ver con lo cinematográfico, quise hacer de cierta manera una exposición que se acercara mucho más al cine con este tipo de material que estoy mostrando, que son estas pantallas de cine.

 

Este proyecto siempre quise hacerlo más vinculado al cine que a la galería de arte. Es por eso que se fue posponiendo poco a poco, porque estaba buscando la oportunidad dentro de una sala de cine o dentro de una actividad como esta. Se lo mostramos a Alfredo Guevara y le gustó mucho la idea. Así que inmediatamente aceptó incluirlo como uno de los proyectos del Festival de Cine. Yo creo que no puede haber mejor momento para poder exhibirlo.

 

-Sé que usted es un admirador del cine, ¿nos puede comentar cuándo comenzó su relación con el séptimo arte?


-Desde que estaba en la Escuela Nacional de Arte (ENA). Recuerdo que era un adolescente cuando estuve en contacto con el cine, ya que todos los días veía una película diferente. Sobre todo películas de cinemateca que no pasaban por la TV. Vi muchos ciclos de cine polaco, sueco, belga. Realmente vi de todo. Para mí, eso fue una mezcla de fascinación y de conocimiento; y al mismo tiempo fue influyendo en mi creación, en mis motivaciones.

 

-Es decir, ¿que su trabajo ha sido influido por el cine?

-Sí, ha tenido mucha influencia. La influencia del cine, en mí, ha sido tan importante como lo ha sido la historia de la pintura o la historia de las artes visuales. En mi trabajo he tomado como base la obra del cineasta italiano Federico Fellini, no solo como obra visual, sino como criterio, como idea. De hecho, una vez tuve la oportunidad, en Madrid, de ver una exposición de Fellini. Eran dibujos suyos, o sea, cosas que él dibujaba antes de hacer sus películas. Él dibujaba los personajes que después filmaría. Pero lo que más me llamaba la atención era sus ideas como creador, sus ideas sobre cómo hacer una película, cómo engranar una cosa con la otra, un personaje con el otro, una imagen con la otra.

 

A veces, yo me siento un poco como un director de cine, lo digo sin ningún tipo de autosuficiencia porque no tengo ningún conocimiento sobre el cine, pero de ahí viene la idea de «Montaje» y otras exposiciones que he hecho.

 

-¿Por qué escogió «Montaje» como nombre de la exposición?

-El montaje es un arte que utiliza el director de cine para las películas. Es cortar y poner fotogramas sobre otros y como yo a veces me siento un poco director de cine, utilicé este criterio del montaje con la idea de utilizar el montaje de una foto, y hablar sobre cine. De hecho, la exposición se llama «Montaje» por eso. La idea de montaje es lo que te marca la diferencia entre un fotograma y otro, lo que va a quedar espectacular y lo que va a ser superfluo, lo que se va a rechazar y lo que va a quedar eternamente en un celuloide.

 

-Entre tantas obras relevantes en la historia del cine, ¿cuál fue el criterio de selección para «Montaje»?

-En cuanto a criterio cinematográfico, hago referencia a películas y a directores muy diferentes en la historia del cine. Del cine cubano tengo a Tomás Gutiérrez Alea y Fernando Pérez. Del cine universal a Fellini, Woody Allen, Vittorio de Sica. Escogí películas que de cierta manera me han servido como background, que tengan que ver con lo urbano, con el emplazamiento del hombre dentro de la ciudad. Por lo general, son películas que he utilizado, algunas escenas, para cuadros míos que se han expuesto en otros lugares.

 

-¿Tiene proyectos futuros con esta exposición?

-Este proyecto no queda aquí, habrá más pantallas. Estoy seguro que voy a hacer más pantallas. De hecho, quiero hacer un nuevo catálogo sobre esto. Hay otras ideas que me quedaron por hacer, otros directores y otras películas, a los cuales quiero seguir haciendo referencia. Vamos a ver, no te lo puedo garantizar ahora, pero sí te digo que saldrá.

Modificado por última vez en Domingo, 25 Diciembre 2011 20:49

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar