domingo, 17 febrero 2019, 04:22
Miércoles, 04 Junio 2014 11:23

La India: Voto de castigo

Escrito por  Arnaldo Musa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(2 votos)

No es un problema de viraje a la derecha, sino la desesperación de renovación, la que dio el triunfo al Bharatiya Janata Party.

Quien haya visitado a la India sabe que en mayo las temperaturas medias son hasta de 45 grados centígrados, que se hacen sentir más cuando la situación es volátil, como acaba de suceder en las largas elecciones parlamentarias dominadas ampliamente por el hasta entonces opositor partido nacionalista hindú Bharatiya Janata Party.

Independientemente de que se avizoraba la derrota del Partido del Congreso, nadie sabía lo que iba a pasar, porque en política no hay nada escrito, y menos en la India, donde hay que tener en cuenta muchos factores, como la nominalmente prohibida división de casta, la clase social, la religión y la diferencia entre ciudades y áreas rurales. Además estaban los 100 millones de nuevos votantes.

Aunque algunos analistas coinciden en afirmar que la nación, con estos resultados, dio un vuelco a la derecha, habría que analizar que en anteriores gobiernos del BJP se mantuvo externamente la política preconizada por el Congreso acerca del mantenimiento de los principios del Movimiento de Países No Alineados, además de que las relaciones con Cuba se mantuvieron inalterablemente limpias, incluso con la continuación de becas para la superación de nuestros técnicos.

Las encuestas sí apuntaron a una derrota del Partido del Congreso, liderado por la familia Gandhi (no tiene que ver con Mahatma Gandhi), que ha gobernado a la India durante 49 de sus 67 años de independencia.

Tal como en España los propios integrantes del Partido Socialista Obrero Español ayudaron electoralmente a entes ultraderechistas como a Aznar, antes, y en estos tiempos a Rajoy, del Partido Popular, muchos partidarios del Congreso ejercieron un voto de castigo contra su formación.

En general, los motivos de esa derrota fueron principalmente la desaceleración de la economía, por la crisis mundial, que ha pasado de crecer de más del 8% al 5% en los últimos años, así como una serie de escándalos de corrupción que han golpeado al Gobierno.

En tanto el Partido del Congreso perdía prestigio, una coalición liderada por el BJP, sumaba votos para el nacionalismo, encabezado por Narendra Modi, quien ha gobernado el estado de Gujarat desde el 2001 con buenos resultados económicos.

Modi, no obstante, es el líder político más polémico de los últimos años: se le acusa de hacer poco para evitar batallas comunales que desencadenaron una matanza de musulmanes en la ciudad de Ahmadabad en el 2002, aunque nunca ha sido condenado. Además en la recién campaña electoral, fueron muertos otros 400 islámicos, acción achacada a simpatizantes del Bharatiya.

Detalles necesarios, sin duda

La India, con 1 260 millones de habitantes, es la segunda nación más poblada del planeta y la más diversa, con 23 lenguas y 13 religiones oficiales, por lo que cobró importancia esta elección 16 de los 545 miembros de la Lok Sabha o Cámara Baja.

Dentro del esquema de una república parlamentaria, las elecciones para la Cámara Baja, por norma constitucional, han de ocurrir al menos cada cinco años o cuando el Parlamento sea disuelto por el Presidente. La filosofía política del sistema de gobierno se define como democrática, secular, parlamentaria y federal.

El Primer Ministro es el jefe del gobierno y el Presidente, el Jefe del Estado. Los ministros y viceministros son miembros del Parlamento, particularmente de la Cámara de los Comunes, como reflejo de la coalición partidista que se hace cargo del gobierno, y algunos pueden ser miembros de la Cámara Alta o Consejo de los Estados (Rajya Sabha), cuya importancia política es inferior y cuenta con 245 miembros, 12 designados por el Presidente y 233 elegidos proporcionalmente por las asambleas legislativas regionales.

En las primeras cuatro décadas de vida independiente, destacaron figuras como los primeros ministros Jawaharlal Nehru e Indira Gandhi, líderes del Partido del Congreso.

Este proviene del Congreso Nacional Indio, organización que guió al país hacia su independencia, ganador de la mayoría de las elecciones desde 1951 y actual cabeza de la Alianza Progresista Unida (UPA es su sigla en inglés), coalición gobernante, bajo el liderazgo de Sonia Gandhi; el ahora saliente primer ministro, Manmohan Singh, y el secretario general y joven político Rahul Gandhi. Defensor del secularismo, la economía mixta y la procura de la justicia social, puede afirmarse que encarna una versión india de la socialdemocracia.

El Partido Popular Indio (BJ, en inglés), creado en 1980, representa las tendencias de centroderecha y derecha, aglutinadas en la Alianza Democrática Nacional (NDA), bajo preceptos de fuerte arraigo nacionalista, hinduista, con predominio del sector privado en lo económico y con posiciones conservadoras sobre el reconocimiento de la multiculturalidad y los cambios en los valores de las poblaciones urbana y juvenil.

El Tercer Frente es una coalición izquierdista de 14 partidos y movimientos que se plantean como la alternativa a los postulados de la UPA y la NDA, con un discurso que interpela la liberalización económica y la internacionalización e inserción de la India en la dinámica de libre comercio global.

Más habrá que escribir sobre esta nación multifacético y de grandes contrastes, donde las lujosas edificaciones no pueden ocultar la miseria de una importante masa poblacional.

alt

Visto 1698 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar