sábado, 22 septiembre 2018, 08:48
Viernes, 30 Mayo 2014 06:33

Narciso sobre camilla

Escrito por  Rosa Fernández
Valora este artículo
(14 votos)
las famosas mujeres "volumétricas" del pintor colombiano  Fernando Botero las famosas mujeres "volumétricas" del pintor colombiano Fernando Botero

La cirugía plástica es una rama de la medicina que usa diversas técnicas, en constante avance y experimentación, para dar forma, reconstruir o mejorar tejidos, ya sea con un fin funcional o estético.

Con solo diecinueve años Elena Carballosa, se sentía gorda -muy gorda- su sueño era poder mirarse al espejo y verse estilizada, lucir, sin complejo alguno, un bikini en el verano y sentir que toda la grasa de su estómago se había mudado a otro sitio. Una liposucción era la solución a todos sus problemas.


Esta operación que tiene como finalidad  el remodelado de la silueta, a través de la extracción de grasa o tejido adiposo, se convirtió – de pronto- en la respuesta a todos sus  ruegos. Investigó en todos los sitios, entrevistó a todo el que le apareció la podía ayudar, hasta que al fin se hizo realidad. Llegó el día en que se puso la bata verde y  sobre una camilla, esperó por el cambio definitivo.


Una vez terminada la operación, todo debía ser perfecto. Nada tenía porque salir mal, era solo tenderse y abandonarse a soñar con los efectos de la anestesia y saldría como siempre imaginó que debía ser y ya nada impediría su felicidad, se sentiría bien con ella y con los demás.


Pero las cosas no fueron así. Luego de la operación, vino el reposo, para que sanaran los puntos y una semana después de salir del salón comenzó a presentar complicaciones. La herida se abrió y estuvo casi veinte días en ese estado, tomando antibióticos, alimentándose solo de líquidos y acostada.


"La doctora siguió mi tratamiento y como al mes, tuve que volver a entrar al salón, porque tenía la herida totalmente abierta. Me volvieron a operar y se me volvió a abrir la herida y a base de medicamentos, cicatrizó. Pero estuve dos meses encima de una cama, sin poder moverme," explica  Elena, mientras se pasa lentamente las manos por el abdomen.


Pero a pesar de las complicaciones, no se arrepiente de nada. "Tengo mis marquitas por las complicaciones, pero estoy mucho mejor  que como estaba antes. Ahora soy otra persona, tengo mi autoestima superalta y me siento mejor como estoy."


El valor de la belleza física ha cobrado una importancia, en la cultura Occidental de hoy. Muchos consideran el aspecto físico representa una cuestión funcional importante en el desarrollo de la persona, al punto que el no encajar en los ideales de belleza de la sociedad, puede causar en algunos, sentimientos de inferioridad.


El auto rechazo corporal es reconocido en la actualidad como fuente de conflictos personales, causando malestar psicológico que puede ser grave. Toda operación lleva implícito un grado de riesgos e imprevistos y las cirugías estéticas no escapan de estos riesgos.  A pesar de las complicaciones, los agravantes y los riesgos, el precio a pagar parece poco ante la añoranza de los resultados.


Según la especialista en cirugías plásticas Ariadna Rodríguez " todas las operaciones tienen diferentes complicaciones. En el caso de las operaciones con un fin estético lo que tienen en común es que pueden hacer sepsis de la herida quirúrgica y hematomas, sin contar que la inconformidad del paciente, puede ocasionar trastornos psicológicos que desatan en crisis depresivas."


Ante el cuestionamiento de hasta qué punto puede ser necesaria una operación de este tipo, la doctora responde: "Necesario es una palabra muy relativa, ¿a qué se le llama necesario? ¿Con qué se define lo que hace falta? En ningún libro está escrito si las cirugías son necesarias o no, todo es subjetivo. No hay nada que lo defina."


Mariela Prats Grande, de 30 años, es doctora. A los 29 años se sometió a una operación de implantes de mamas y explica orgullosa de su nueva talla de busto: "aunque estaba consciente de que esta  cirugía podía  tener consecuencias negativas, como toda cirugía, fue mi elección operarme."


"No creo que se deba tener una especie de adicción por las cirugías con un fin estético, pero en momentos determinados por elección de la persona, creo que se pueda hacer", agrega.


“El hecho de que una persona decida hacerse una cirugía estética de cualquier tipo, está relacionado con los cánones de belleza que ha determinado la sociedad. Evidentemente si la moda fuera tener glúteos más pequeños, lo que se haría sería disminuir el tamaño de aquellos que lo tengan grande. La sociedad si condiciona estas conductas y estas decisiones y nos influencia de manera directa e indirecta.” Continúa diciendo Mariela.


No basta simplemente con tomar la decisión de realizarse la operación, sino con tener la posibilidad de hacerlo pues es lo otro, hay personas que quisieran hacerlo y no tienen la posibilidad, porque es algo que no está a libre acceso y que lamentablemente hay mucho desconocimiento y pocas vías, para informarse de este tema.


Aspectos como la aceptación y su incidencia  en la autoestima son considerados cada vez más importantes en el proceso de adaptación social, algunos concuerdan en que la sociedad tiene mucho que ver ya que esta expone los modelos de belleza que deberían seguir las mujeres si quieren encajar.


Sucede que es de vital importancia, sopesar, ante la tentativa de realizarse una operación, los pro y los contra, pues el costo de la vida va implícito, entre los cortes y las puntadas.


Por su parte, la  tecnología  de  los  implantes  mamarios  se  utilizan  en  los  procedimientos quirúrgicos para lograr el  aumento  de  un  pecho  considerado  pequeño. Pero además, es utilizada también en  la  reconstrucción  de  un  pecho amputado por una mastectomía necesaria por una enfermedad,  (fundamentalmente cáncer de mama)  o  por  una  mastectomía  profiláctica  (es  decir,  la  eliminación  de  tejido  de  un  pecho  saludable  y  de  masas  benignas  por  la  posible  amenaza  de  una  enfermedad  futura) , así como  parte  de  la  cirugía  de  cambio  de  sexo.  


Sin  embargo,  la  mayor  demanda  es  la  puramente  estética. Aunque podemos considerar que  el uso de implante mamario tras una mastectomía  del tipo que sea es también estético, el aumento de pechos absolutamente "normales‟ es “la  intervención  estrella”.


Olga Lidia Jiménez de 25 años, dio a luz a los 19 años y desde entonces, como parte del proceso de lactancia materna, sus senos quedaron caídos, lo que provocó un trauma psicológico, que hoy le impide visitar la playa y limita sus salidas a la calle, se la pasa indagando por las vías para realizarse una operación que arregle su “problema”.


En el hospital de rehabilitación Julio Díaz, se realizan operaciones, para corregir este tipo de situaciones, a través de una intervención quirúrgica, encargada, de corregir este asunto estético, a través de “pinzas”, como se suele decir. El implante mamario, es más difícil de lograrlo, puesto que por el bloqueo ecónomico de nuestro país, los implantes que entran son usados mayormente en la reconstrucción de los senos de mujeres a las que se le ha realizado la radical de mama.


Toda intervención quirúrgica implica riesgos, someterse a ellos en busca de satisfacciones personales, es una decisión que no debe tomarse a la ligera. La visita a un salón debe ser la última de las soluciones en explotar. La belleza radica justamente, en saber que un bisturí no puede cambiar lo que realmente somos.

Visto 5966 veces Modificado por última vez en Viernes, 30 Mayo 2014 09:17

Comentarios  

 
#6 susana 04-06-2014 14:23
pienso que las mujeres se deben de cuidar en el embarazo para no tener que llegar a cirugias que pueden traer concecuencias graves. Ademas porque quitar lo que la naturaleza te dio????
 
 
#5 susana 04-06-2014 14:23
pienso que las mujeres se deben de cuidar en el embarazo para no tener que llegar a cirugias que pueden traer concecuencias graves. Ademas porque quitar lo que la naturaleza te dio????
 
 
#4 ROSARIO 04-06-2014 10:38
Creo que mientras las cirugías ayuden como factor psicológico a la autoestima de las personas es bueno. Pero cuando se convierte solo en un símbolo de vanidad e innecesario para la persona creo que es cuando deben actuar los médicos. Creo que tomar una decisión como esa amerita al menos que el medico decida de su necesidad probada y no banal. Conozco personas que se han sometido a operaciones solo por el placer estético innecesario o por vagos, por el simple hecho de no ir a un gimnasio y esforzarse.
 
 
#3 ROSARIO 04-06-2014 10:38
Creo que mientras las cirugías ayuden como factor psicológico a la autoestima de las personas es bueno. Pero cuando se convierte solo en un símbolo de vanidad e innecesario para la persona creo que es cuando deben actuar los médicos. Creo que tomar una decisión como esa amerita al menos que el medico decida de su necesidad probada y no banal. Conozco personas que se han sometido a operaciones solo por el placer estético innecesario o por vagos, por el simple hecho de no ir a un gimnasio y esforzarse.
 
 
#2 Armando 01-06-2014 15:48
Yo creo que quedo durisimo esa talla
 
 
#1 Armando 01-06-2014 15:48
Yo creo que quedo durisimo esa talla
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar