miércoles, 14 noviembre 2018, 01:34
Jueves, 15 Diciembre 2011 14:12

Mariela Castro: "Nadie puede impedir que nos expresemos"

Escrito por  Bernard Duraud / L'Humanité
Valora este artículo
(21 votos)

Entrevista del periódico francés L'Humanité, realizada por el periodista Bernard Duraud, a la Directora del CENESEX y publicada el 9 de diciembre de 2011.

Hija del presidente cubano Raúl Castro y de Vilma Espín, gran figura de la Revolución Cubana, ya desaparecida, Mariela Castro Espín, 49 años, es directora del Centro Nacional de Educación Sexual cubano (CENESEX), militante contumaz de los derechos de los homosexuales y de los transexuales, discriminados durante mucho tiempo, está en el origen de importantes cambios que les conciernen.

 

Desde hace varios años usted desarrolla un combate a favor de la libertad de orientación sexual y de la identidad de género en Cuba. ¿En qué punto están en la actualidad?

Mariela Castro. Estamos en un buen momento. Este es el resultado de un trabajo de varios años. Desde la creación de la Federación de Mujeres Cubanas, en los años sesenta, se abrieron los caminos que permitieron desarticular poco a poco los prejuicios ligados a la sexualidad y al género. Este trabajo nos ha permitido abordar, antes que enfrentar otras formas de discriminación, que existen de manera cotidiana en nuestra cultura y nuestra sociedad. Respecto a la homofobia, no es fácil cambiar la manera de pensar de toda la sociedad. Pero cada acción puede tener éxito, por intermedio de una incidencia, en el campo educativo, apoyándose en los medios de comunicación, televisión y radio, en el marco de una estrategia compleja. Hay que estar en todas partes. Esto implica la presencia de una voluntad política para operar todos estos cambios y que sea expresada por intermedio de una ley concreta, explícita, que pueda apoderarse de este problema.

 

Usted ha elaborado un proyecto de ley, ¿avanza?

Mariela Castro. Una de nuestras propuestas legislativas concierne al Código de Familia, código civil aprobado en 1975, por iniciativa de la organización de mujeres, y ampliamente discutido. Este Código funciona pero, desde hace más de quince años, participamos, como institución, en el combate de la Federación de Mujeres Cubanas para transformarlo a fin de garantizar mejor los derechos de la mujer, de los niños, de los discapacitados y de los adultos mayores. En esta lógica, el CENESEX propone un nuevo artículo que incluya la libre orientación sexual y la identidad de géneros. No se trata de un Código cuyo cumplimiento sea obligatorio, pero que sirve para establecer valores en el seno de la familia. Agrego que este Código, una vez que sea votado, deberá incluir además otros elementos porque muchas otras leyes también van a cambiar. Con la nueva ley, los transexuales tendrán el derecho a modificar sus documentos de identidad. Lo que supone que sean sometidos a una intervención quirúrgica para cambiar de sexo. En 2008, ya logramos, bajo la égida del Ministerio de Salud, establecer una serie de procedimientos de asistencia de salud especializada que necesitan las personas transexuales, incluyendo el cambio de sexo. Estas intervenciones son totalmente gratuitas y están en el presupuesto del Estado. Somos el único país en haberlo hecho completamente. Pero aún no se cambian las identidades si no hay intervención quirúrgica. Este es el proyecto de ley. Ya está redactado, sólo falta presentarlo a la discusión política.

 

En la jornada contra la homofobia, en mayo del 2011

 

¿No ha enfrentado usted obstáculos de orden político y religioso?

Mariela Castro. Los frenos no son los prejuicios de toda la población. En esta sociedad heterogénea en la que vivimos, en las iglesias, e incluso en otras estructuras existentes, hay personas que nos apoyan y otras que no nos apoyan. Hay dirigentes religiosos que están de acuerdo y otros no lo están. No hay confrontación con el Partido Comunista y su Departamento Ideológico, ni con el mediador que ha estado muy atento y respetuoso. Les hemos expuesto nuestros argumentos y ellos mismo han dialogado con los religiosos que no estaban de acuerdo. No hay malestar, sí hay preocupaciones, pero no malestar. Hemos hablado de nuestra preocupación para no transgredir a las personas, para no afectarlos. Sólo el diálogo puede resolver las contradicciones. Pero hay puntos en los que no cederemos, por ejemplo, las operaciones para el cambio de sexo. Las consideramos como un tratamiento de salud y ahí no transigiremos. Hay que hacerlo, es un derecho. Sabemos que, en relación con el matrimonio de personas del mismo sexo, varias iglesias no lo aprueban. Antes que crear una categoría con el matrimonio homosexual, lo cual no es necesario, proponemos una unión legal que pueda garantizar los derechos de las personas del mismo género. Ellas no deben ser discriminadas, ni excluidas. El objetivo es que tengan las mismas garantías que las parejas heterosexuales, sobre todo desde el punto de vista del patrimonio. Nuestra propuesta es la unión consensual: las parejas del mismo sexo tienen los mismos derechos que las parejas de sexo diferente. No hay diferencia. No se habla de adopción. Incluso si se pudiera considerar, pienso que ahí hay resistencias. A medida que nuestra población avance y que venza los prejuicios, esto no será una preocupación. Hemos observado el proceso de los progresos legislativos en otros países, incluso europeos, y ellos han tenido que proceder de la misma manera, comenzar por una cosa primero y luego pasar a otra. En lo que a nosotros respecta, no proponemos ni matrimonio, ni adopción de menores. Avanzamos en el reconocimiento de los derechos de la población y del género.

 

¿Se trata de una batalla de emancipación en el marco del proceso revolucionario cubano?

Mariela Castro. ¡Por supuesto! Esta es la plataforma, el escenario. Yo, tengo una formación marxista que me permite comprender la sociedad en la que vivo y lo que entendemos por socialismo. Una sociedad en transición socialista como la sociedad cubana debe estar vigilante para no reproducir los mecanismos de dominación preexistentes. Pienso que esta batalla por la dignidad plena de las personas está en concordancia con un proceso de transformación social por la emancipación de los seres humanos que es el socialismo. Esta idea no se la puede perder de vista. Sin ella, justamente, se continúa además reproduciendo los mismos esquemas con las mujeres, los homosexuales o los inmigrantes. Por primera vez en la historia del PCC, en el documento que será presentado a la conferencia nacional en enero de 2012, se habla de derechos a la orientación sexual. Se le discute en toda la población. Nosotros, en el CENESEX, hemos hecho varias sugerencias, en especial la inclusión del concepto de identidad de los géneros y no solamente la orientación sexual. Pues, con esta identidad, se tiene la protección de las personas en relación con el género.

 

Usted habla del respeto a la persona humana y de sus derechos plenos e íntegros, ¿no hay también otros combates a desarrollar sobre la libertad de expresión?

Mariela Castro. Nadie nos puede impedir que nos expresemos. Eso es un mito. Nadie puede callarse en Cuba. El sistema colonial español no pudo hacernos callar, ni el colonialismo norteamericano, ni tampoco la dictadura militar impuesta por los Estados Unidos. Siempre hemos dicho lo que pensamos. Cada cual es dueño de lo que dice, de lo que hace. También hay que asumir la responsabilidad de ello. La libertad está en asumir sus responsabilidades, jugárselo el todo por el todo, tomar decisiones. Y esto es válido para todo. En relación con la libertad de prensa, estaría tentada a decir que no existe en ningún lugar. Ella depende de quienes dominan los medios de comunicación, los propietarios, los grupos financieros, los accionistas, los editores, la política de Estado. En Cuba hay un gran número de blogs independientes y miles de blogueros interesantes, valientes en sus cuestionamientos y asumiendo sus responsabilidades, sin recibir dinero de un país que quiera controlarnos, hostigarnos. Verdaderamente, un pequeño número de ellos recibe dinero del gobierno de los Estados Unidos para inventar historias contra Cuba. Desde hace más de cincuenta años, padecemos una verdadera guerra ideológica con el objetivo de destruir la revolución. La campaña mediática contra Cuba es cada vez más fuerte. El Departamento de Estado norteamericano ha inyectado en ella más de 20 millones de dólares. Con este dinero, paga a blogueros, periodistas norteamericanos o europeos, para desacreditarnos. Pero, ¿quién conoce verdaderamente, y no mediante la deformación, la realidad cotidiana de los cubanos y su capacidad de avanzar? Respecto a Cuba, yo desearía una prensa más crítica, que haga un verdadero trabajo de investigación. Y criticar no quiere decir faltar el respeto si esto responde a la ética periodística.

 

¿Es suficiente un solo partido dominando la política cubana?

Mariela Castro. ¡Bueno! El que inventó el partido único no fue Fidel, sino José Martí. Frente a la amenaza externa, no había otra opción que unir la voluntad de los cubanos, lo que Martí llamó el “partido revolucionario”. El PCC es heredero de este partido revolucionario creado por José Martí. Gracias a la unidad en este partido único, se pudo ganar la independencia ante España, pero se frustró debido a la intervención norteamericana. Los cubanos se unieron aún más para acceder a su soberanía. Es por esto que es un partido que comprende mucha diversidad, incluidas las religiones y tiene diferentes posiciones. Pero el principio es muy claro sobre la soberanía nacional, la defensa de esta soberanía, el desarrollo del país sobre la base de la justicia y de la igualdad social. Ese es el proyecto. El pueblo cubano tiene lo que quiere. El PCC no postula para los mandatos electos, es el pueblo en los barrios el que decide y postula.

 

¿Cuál es el sentido de la fórmula de su padre, Raúl Castro, cuando dice: hay que avanzar “paso a paso”?

Mariela Castro. Todo cambio brusco puede ser una gran irresponsabilidad. El proceso de construcción y el cambio de opinión exigen tiempo, mucho más que una consulta popular. Cuando él dice “paso a paso”, es consolidar cada paso que se de, no ser superficial y no olvidar a nadie. En varias ocasiones me ha dicho que trate de tener un punto de vista educativo ante la población antes de llevarla a un proyecto de ley, de lo contrario jamás será votada. Esto es lo que hemos hecho sensibilizando a los cubanos, a los diputados. Él trabaja en ese sentido, y yo creo que es un buen estratega. Hay gente a la que le gustaría que Cuba se apure en los cambios. Él responde: “Yo quisiera apurarme, pero no puedo imponer.” Hay que encontrar un cierto consenso, por lo menos, poder contar con la mayoría.

 

¿Cuáles son las prioridades para los cubanos hoy?

Mariela Castro. ¡Montones de cosas! Sobre todo se trata de reforzar nuestra economía para ser autosuficientes. De cierta manera, el turismo puede ayudarnos a lograr progresos. A pesar del bloqueo económico y comercial contra Cuba, el turismo norteamericano ha aumentado de manera increíble. Los norteamericanos tienen deseos de venir a Cuba, muchos llegan por vías indirectas para no ser penalizados en los Estados Unidos. El hecho de ser sancionados por la ley del bloqueo es, de paso, una violación de los derechos de los ciudadanos norteamericanos y de la Constitución. Entonces, sí, tenemos que avanzar, crear nuevos mecanismos. ¡Y eso viene! Cuba siempre sorprende, incluso nosotros mismos nos sorprendemos.

 

Tras su elección, Obama había alimentado algunas esperanzas en relación con Cuba. Pero nada cambió…

Mariela Castro. Obama no ha abandonado las responsabilidades de su programa. Los Estados Unidos siguen siendo hegemónicos. Son los policías del mundo, nos controlan a todos. Constato que Europa le ha seguido los pasos al establecer una posición común contra Cuba. ¡Eso es cinismo! Eso demuestra que está subordinada a la política de los Estados Unidos.

 

Usted es la hija de Raúl Castro y la sobrina de Fidel. ¿Es demasiado duro llevar esa herencia?

Mariela Castro. ¡A veces sí, a veces no! No, para todo lo que te hace llevar de manera simbólica en relación con la herencia familiar. Algunos inventan una responsabilidad que les gustaría verme endosar, lo que no me corresponde; otros quieren que, en el futuro, yo sea presidenta de la República. ¡Si me conocieran bien, no lo desearían! Eso no tiene nada que ver con mis aspiraciones. Por otra parte, yo recibo muchas gratificaciones en Cuba y en numerosos países. Me han dicho cosas muy bellas, llenas de admiración, de respeto, de afecto y de agradecimiento. Me han contado anécdotas de mis padres que yo ignoraba. Entonces me siento orgullosa de la familia en la que nací. Ellos me han transmitido valores, una ética. Y si soy rebelde, no es culpa mía, es de ellos. Ellos lo han sido mucho más que yo y siguen siéndolo, es por esto que siento tanta admiración. Pero yo, no quiero ser como ellos.

 

Raúl visto por Mariela…

“Ante todo diré que mi papá es muy simpático. Muy divertido. Tiene una manera de decir las cosas, es directo. Me he divertido mucho con él, también me he disgustado, pero con mucho amor. Hemos aprendido a comprendernos. Nunca he tenido miedo de decirle las cosas como las pienso, incluso si él no estuviese de acuerdo. Aprendí de él que había que ser así en la vida y asumir todos los riesgos de ello. Él es estructurado, muy organizado. Le gusta dialogar, trabajar en equipo, no pierde el tiempo. Las cosas son como son, no le gusta que las adornen. Gracias a mi madre, él me ha apoyado en mi combate, ella hizo el trabajo previo. Yo no soy “la hija de su padre”. En consecuencia, actúo de manera atenta y cuidadosa. Pero de él heredé poner el dedo sobre la llaga.” 

Visto 11897 veces Modificado por última vez en Miércoles, 21 Diciembre 2011 10:27

Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual, en encuentro sostenido hoy con estudiantes de universidades estadounidenses, destacó los cambios que responsablemente aplica Cuba en materia de educación sexual.

Considerar la prostitución como el oficio más antiguo del mundo es un eufemismo para perpetuarlo como negocio. Existe gracias al poder económico de unas personas sobre otras a quienes se les niegan mejores oportunidades.

Blogueros cubanos y de otras naciones reaccionaron rápidamente a la presencia de Castro Espín, apoyándola en su empeño de aprender a utilizar Twitter.

Documento de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en Cuba (SINA) confirma el financiamiento del gobierno de ese país al "proyecto B: (LGBT)" de la llamada disidencia.

Comentarios  

 
#39 El Palmero 23-01-2012 16:10
Yo estoy muy de acuerdo con Mariela en que nadie nos puede impedir que nos expresemos. Pero el criterio soberano y respetuoso que di en CUBADEBATE sobre las operaciones de cambio de sexo y la transexualidad en general, donde entre otras cosas digo que este país tiene en estos momentos otros asuntos que son de vida o muerte a las que darle más prioridad, como la aceleración de los cambios en el modelo económico y otras cosas que sí son prioridades y necesidades de la inmensa mayoría de la población de este pais; bueno, ese comentario no duró ni 24 horas allí, alguien lo quitó, pues evidentemente no le gustó, y hay que respetar los criterios de todos, ¿no es así, Mariela? Sobre todo cuando se hacen con respeto, valentía y con elocuencia.
 
 
#38 Missael Morales ValdesEstudiante de 3er año de Informática en Pinar del Río 18-01-2012 16:50
La sociedad gay que arremete con crecer en la actualidad no es más que la simple conclusión de un proceso de evolución tanto psíquico como social que después de tanto tiempo se puede abrir paso de entre los muros de una sociedad marginada hasta el punto de creer que estas personas son diferentes o que son de algún modo ¨enfermas¨; sepan todos que la sociedad gay no es una plaga, ni mucho menos, son solamente una manifestación del avance psicológico y social de la humanidad que no cesará hasta ver que todos nos desarrollemos como cada cual lo desee y sienta la necesidad de ser aunque necesariamente una no involucra a la otra.
Leí hace poco un artículo de la Revista Somos Jóvenes que hablaba sobre los riesgos que trae consigo el coito anal , o sea la penetración en la zona anal o perianal del pene y hay que ver como cuando nos empeñamos en hacer ver los puntos negativos surgen personas que por demás de simbolizar las complicaciones que verdaderamente este puede acarrear, se estigmatizan por entre la sociedad las creencias, mitos y tabúes que a parte de fragmentar el ideal de los jóvenes que hoy no ven con buena cara a los homosexuales, bisexuales, transexuales y metrosexuales llevándolos al punto de verlos como seres de otra galaxia incapaces de realizar incluso las mismas actividades que ellos desarrollan cotidianamente.

A pesar de que ya se ha ganado bastante con respecto al tema ,no es menos cierto que aún no es suficiente la información que se genera en los medios masivos de comunicación pues existen muchos jóvenes que no manifiestan su sexualidad de la forma deseada por causa de prejuicios que aún en pleno siglo XXI llenan las cabezas de nuestros padres. Debemos fomentar la creación de materiales que apoyen a los jóvenes que no han encontrado la consejería, por llamarlo de algún modo, que los haría disfrutar de lo que realmente desean hacer.
NO TEMAS, SAL DE LA OSCURIDAD Y MANIFIESTA LO QUE SIENTES, ESTAMOS CONTIGO......
 
 
#37 Raúl De la Rosa 27-12-2011 12:54
Respondiéndole al Sr. Manuel, considero que desde el principio de su escritura se contradice cuando expresa que es verdaderamente tolerante y que está desarraigado de todo elemento machista; sin embargo, después dice que los homosexuales son gente corrupta y, por tanto, nocivos a la sociedad y la familia. Esta última aseveración derriba lo que expresa al principio. Verdaderamente demuestra, con creces, que es intolerante e incapaz de asimilar cualquier reacción a favor de los homosexuales.
Es una ofensa cruel clasificar a todos los homosexuales como viciosos y corruptos. No hay un homosexual que no se haya entristecido o preocupado cuando, en la adolescencia, al tener las primeras inquietudes y preferencias, se supo un ser diferente y en desventaja histórica y social con el resto de la sociedad. Todos han tenido que aceptarlo y enfrentarse entonces a las diversas y no pocas barreras que la vida nos puso en el camino como seres sociales que somos.
Un homosexual es un ser que la naturaleza hizo de otra manera; así de sencillo. El no tiene la culpa de sentir así, de ser así, pero lo es y así tiene que asumir la vida, y con el doble reto de sobreponerse a todas las actitudes y manifestaciones contrarias, tratando además, de llevar una vida digna y de vergüenza, tanto laboral, social y familiar.
Y eso es, precisamente, lo que defiende Mariela. Ella no defiende los estereotipos negativos y que no ejemplifican positivamente. Ella lucha porque ese ser, que no tiene la culpa de ser diferente, tenga los mismos derechos legales y sociales que el resto de la población. Un homosexual, al igual que un hetero, puede ser jefe de un departamento, un profesional de valía, un médico capaz y hasta vanguardia nacional.
Nuestra Mariela simplemente trata de acercarnos en esta parte de la ideología, a los países del primer mundo, que tienen otra concepción totalmente distinta a la del señor Manuel. ¿No estamos luchando por desarrollarnos cada vez más? Pues bien, esta posición también constituye una muestra de desarrollo. ¿ Por qué, a estas alturas, cuando hace años, por la Organización Mundial de la Salud, los estudiosos e investigadores concluyeron responsablement e que la homosexualidad no era aberración ni enfermedad, sino una preferencia sexual, vamos entonces a dejar que predominen criterios primitivos y tercermundistas?
Desde luego que Mariela está apoyada en su labor, pero por su seriedad y sus logros. Este es el resultado de un trabajo justo, minucioso y con resultados plausibles de una mujer sumamente inteligente, rápida y, a la vez, virtuosamente analítica.
En sus notas, Manuel expone que los homosexuales se valen de ardides para estar “a la caza de inocentes e indefensas víctimas, jóvenes inexpertos para seducirlos”. Esto, tras lo irritante, resulta hasta gracioso. ¿ El homosexual le pone un puñal al pecho a algún chico para llevárselo a la cama? ¿Estos jóvenes inexpertos van obligados con el gay? Ah, ¿y encima de eso reaccionan bien a pesar de que lo hacen a disgusto? ¿ No será, Manuel, que en alguno de sus juicios, cuando usted juzgaba, al ser Fiscal Provincial, alguno de estos muchachos “ indefensos” que le robó o mató a algún homosexual, alegaba estas mismas cosas para defenderse, y usted se las creyó? Dígame, sinceramente, ¿pudiera usted tener relaciones sexuales de este tipo si no las siente verdaderamente? ¿Podría? Diga usted mismo la respuesta .
No quiero, con mi escrito, establecer una querella, lo que quiero es que entienda que como mismo hay diferencias en todas las ramas de la economía, en los aspectos de la vida, en la formas de hacer, de cantar, de expresarse, también las diferencias sexuales existen, por encima de todo lo establecido y condicionado. Y todas estas diferencias están dentro de la llamada NORMALIDAD. Es la vida…, que indudablemente, ha evolucionado, y con ella la forma de ver las cosas y desde otras aristas.
Concluyo igual que usted, con estas palabras de nuestro Martí: “los malos no triunfan, sino donde los buenos son indiferentes”. Precisamente estas palabras, que usted citó, me inspiraron para escribir estas notas.
 
 
#36 Alberto 22-12-2011 09:13
Ay!. Manuel,Manuel !; Cuanta retorica pasada de moda ,tantos nombres ilustres mencionados por gusto,,Es que necesitas quórum en que apoyarte? .Tanta verborrea!,tant os oprobios a todo lo que huela a homosexualismo! , tantos tao taos y bla, bla ,blas !,etc etc,, Para que? A quien quieres convencer? Sabes que? Te lo voy a resumir en un breve proverbio popular : "Dime de que alardeas y te diré de que careces!" ..No mas preguntas su señoría...Bien conozco a quienes se esconden tras falsas apariencias como intolerantes y moralistas ante la orientación sexual "equivocada" y al doblar de la esquina son fáciles de encontrar agachados ante el primer falo callejero que encuentran ,como terneros recién nacidos aferrados a las tetas de sus progenitoras. Cualquier semejanza es pura coincidencia
 
 
#35 Pulsares 21-12-2011 15:35
Por cierto, de acuerdo con Roque en lo de señalar que no somos iguales ante la ley de facto. Esta fase del desmontaje de la homofobia que vivimos en Cuba pasa, cansinamente, por explicarle a las personas que no todos tenemos los mismos derechos si la ley no especifica nuestras singularidades. Ser invisibles no es bueno, es terrible.
 
 
#34 José Antonio Trimiño 21-12-2011 15:00
Yo quiero q la primera Ley de la Republica sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre sentenció Marti, nuestro apostol, defender la dignidad del hombre, en toda su diversidad de preferencias , credos etc, no es opción es deber de una sociedad q amen errores apuesta por la dignidad de su pueblo. Los criterios expresado por Manuel provocan lastima y preocupación, lastima pues como entender q una persona con un nivel de ilustración dado, haga oido sordos a lo q la ciencia da como evidencia objetiva, preocupación pues como entender q una persona de tan baja hondura etica se ocupará en su momento dado de administrar justicia.
Cierto es q existen delitos sexuales deplorables, pero los mismos no obedecen a una preferencia sexual u otra, se trata de imperfecciones humanas, terribles imperfecciones q causan graves daños a los seres humanos, acciones barbaras, como la propia opinión q escribe el ya mencionado personaje. Nuestra sociedad sera aun mas fuerte en la medida q asuma lo diverso como virtud, en esta lucha no dejar de mencionar a Mariela, y más aun a nuestra Vilma, q apostó siempre por lo relmente trascendental y hermoso de los seres humanos.
No obstante soy optimista, pues los cambios se evidencian, se evidencian sobre todo en opiniones como las q he disfrutado. Nada hace diferente a los seres humanos, tambien creo q todos debemos cambiar desde posiciones de extravagancias esteriles q nada representan la espiritualidad de las personas homosexuales no se ganan espacios, creando estereotipos tampoco. La cultura del debate por otro lado no nos debe colocar en zona de silencio sino q la verdad anuncia deberes como dijo el poeta, todos tenemos el deber, debemos forjan una sociedad mejor, más inclusiva y se q lo lograremos, a pesar de Manuel y otros de su estirpe. Gracias a todos
 
 
#33 Alain Darcourt 21-12-2011 14:57
Para mí Manuel no es más que una simple expresión del poder patriarcal: hombre, blanco, heterosexual, que escaló hasta una de las posiciones más claras del ejercicio de perpetuación de la cultura machista, occidental de base judeo-cristiana , por ello seguramente también acomodado. Ser fiscal provincial le permitía juzgar, tener voz y reprimir todo lo que trasgrediera, desde sus propias concepciones y utilizando la legalidad de su época, el poder entronizado. Manuel, como otros muchos anclados en el pasado, representa los estertores de un régimen hegemónico de discriminación sistemática surgido desde fines de la comunidad primitiva con la división del trabajo según el sexo, y también por la riqueza, y el color de la piel, y la religión, y todo cuando pueda dividir a los seres humanos. Todas parientes: sexismo, racismo, fascismo, xenofobia, homofobia…

¿Recordará de sus tiempos de fiscal o de estudiante de derecho lo que dice el Capítulo VI de la Constitución de la República de Cuba especialmente sus artículos 41, 42 y 43?

La humanidad transitó por miles de años como si ningún individuo con sexualidades no heterosexuales se destacara por su realización social, cultural, política o científica, la identidad sexual de diversas figuras prominentes aún se susurra como dato curioso en la historia, o es objeto de escándalo y manipulación; otras veces se ocultan imperdonablemen te, por solo citar un ejemplo ¿conocemos el papel jugado por los homosexuales durante el nazismo, cuántas vidas se salvaron por sus redes de apoyo, cuanto aportaron al servicio secreto de los aliados?. Por cierto, fueron precisamente los fascistas quienes acuñaron la expresión de “lacras sociales que era preciso erradicar para proteger al pueblo de la degeneración” al calificar a los homosexuales.

La virilidad del cubano enaltecida incluso desde antes de los mambises destacaba cualidades como la fuerza, entereza, valor, pujanza, firmeza, valentía, etc., etc., de todo un pueblo en el enfrentamiento al sádico poder colonial que utilizó hasta tácticas de campos de concentración y a la penetración norteamericana después, desmoralizante; lo viril sin dudas no hacia alusión un falo gigante en perenne erección como a muchos les gusta pensar, consecuencias de los preceptos de género inculcados desde fuera, por ese mejunje que somos, no ciertamente según las expresiones y prácticas de nuestros aborígenes exterminados, a vista de los conquistadores como mansos, débiles, perversos, amorales, incivilizados…

Los jóvenes rebeldes que tras inmensos sacrificios de nuestro pueblo conquistaron el poder en 1959 derrotando al sátrapa, no podían sustraerse de la herencia cultural y el contexto: una historia escrita por hombres blancos, heterosexuales, ricos, en el poder, que silenciaron el papel de las mujeres, de los negros, y de las personas con sexualidades divergentes tratando de borrarlos de la historia, ayudados no solo por el catolicismo español sino también por el evangelismo conservador norteamericano. Tal vez solo Martí, nuestro apóstol, con su genialidad se pueda exceptuar de tal encomio distorsionador de nuestra cultura.

Quienes tomaron el poder en 1959 tampoco podían conocer la nueva política y ética sexual soviética impulsada por el propio Lenin al triunfo de los soviets en 1917, quien según refirió Clara Zetkin en su libro “De los recuerdos de Lenin” llegó a decir “estimo que la famosa teoría del vaso del agua no tiene nada de marxista, y además es antisocial”, esa teoría revisionista tan vieja ya como el marxismo, es precisamente el fundamento de los argumentos que pretenden confinar las expresiones de las sexualidades no heterosexuales puertas adentro; en “La Revolución Sexual en Rusia” documento publicado en 1923 por el Instituto de Higiene Social de Moscú se puede confirmar esta posición de avanzada:

“En lo concerniente a la homosexualidad, sodomía y otras formas de gratificación sexual, las cuales aparecen en las leyes europeas como ofensa a la moral pública, la legislación soviética trata eso como algo natural.”

Fue Stalin como parte de su teoría de la agudización de la lucha de clases para justificar su política de represión masiva, de donde los regímenes socialistas heredaron el epíteto de totalitarios, quien derogó en marzo de 1934 la legislación humanista bolchevique en materia de sexualidad, sumando a la purga antisocialista a los homosexuales; también convirtió a la ciencia en una sierva de su política de burocracia estatal y partidista, llegando a afirmar que no hacían falta las ciencias sociales si existía el marxismo, reduciéndolo a fórmulas absolutas y de manuales, un nuevo tipo de escolástica, que criminalizó otra vez las sexualidades no heteronormativas.

Y no fue hasta 1973 que la homosexualidad fue por primera vez dejada de ser considerada una enfermedad por la Sociedad (norte)American a de Psiquiatría, ciertamente bajo la presión de los movimientos sociales por los derechos civiles, pero debieron transcurrir 17 años de investigaciones médicas, endocrinológica s, psicológicas, psiquiátricas, antropológicas (donde también participaron cubanos) para demostrar a la comunidad científica internacional que no existe ningún tipo de diferenciación entre los individuos homosexuales y los que no lo son, que las personas homosexuales son endocrinológica mente indistinguibles de las heterosexuales, que ambos se caracterizan por multiplicidad de diferencias biológicas, del intelecto y el carácter, y que son las actitudes, no del homosexual, sino de las demás personas hacia esta condición, las que crean una situación que puede tener un efecto profundo en el desarrollo de la personalidad que impide la integración efectiva en la comunidad. Por todo ello el 17 de Mayo de 1990 la Organización Mundial de la Salud desclasificó a la homosexualidad como una patología y se considera el Día Mundial contra la Homofobia.

¡Supongo que la opinión y experiencia como fiscal de Manuel son más válidas que las de toda la comunidad científica internacional!

La Revolución cubana se ha distinguido por ser fiel a sus principios humanistas y de justicia social, por el respeto irrestricto de los derechos humanos; a pesar de los errores que se cometieron especialmente con este grupo social: la parametración, las UMAP, fruto del estado de las ciencias en la época, la visión pedagógica y criminológica dominante en el mundo, no solo socialista, y sus propios prejuicios machistas; sin embargo, la revolución y sus líderes, han tenido una evolución positiva en el tema a partir de la comprensión de esta realidad y de la descollante labor de Vilma, cual quijote contra los molinos. Increíblemente nuestra prensa lo ha callado y nuestro pueblo noble e inteligente lo desconoce. El silencio también es homofobia.

Ni siquiera fue Mariela Castro Espín, ni el CENESEX quienes iniciaron esta revolución dentro de la revolución, fue Vilma desde la FMC y el profesor de profesores Dr Celestino Álvarez Lajonchere, entonces director del grupo de trabajo que diera origen posteriormente al mismo centro que ahora dirige Mariela. Vilma Espín Guillois, en su condición de miembro del Buró Político del Comité Central del PCC, le solicita EN FEBRERO DE 1986 !!! al Dr Álvarez Lajonchere la redacción de un documento para ser presentado a la máxima instancia política del país cuyo título es La Homosexualidad: datos y consideraciones para la elaboración de lineamientos de trabajo. Su contenido muestra el interés de la FMC y el GNTES por abordar la problemática de la homosexualidad en la sociedad cubana, y proporcionar a los decisores los aspectos teóricos de la homosexualidad, con las evidencias científicas de su tiempo, y su valor fundamental estriba en apelar a la aplicación de políticas que protejan a estas personas, que sufren de discriminación por su orientación sexual tal como sigue:

“Nuestro gobierno –la dirección política, partidista o estatal- no ha definido una política para orientar en forma clara el tratamiento de la homosexualismo. Si en los primeros años era razonable que diéramos prioridad a otros aspectos del Plan de Educación Sexual, casi diez años después, el mismo argumento pierde fuerza. (…) El proceso de asimilación de estos criterios (sobre la homosexualidad) no será tarea fácil para nadie, como no lo fue para nosotros mismos, pero no hay alternativas (…) De una sociedad medularmente humanista, como es ya la nuestra, no podía esperarse otra actitud. Nuestro Grupo (el GNTES) no teme a la tarea de desarrollar estos criterios en público”

Y que decir de nuestro Comandante en Jefe, quien en 1960 calificara de “niños fistos” al referirse al visible amaneramiento de algunos individuos, concebidos como raros o desviados, seres sin la virilidad suficiente, al Fidel que en 1992 declaraba a Tomas Borges en “Un grano de maíz”:

“No voy a negar que, en cierto momento, este cosa machista influyó también en un enfoque que se tenía hacia el homosexualismo. Yo personalmente —tú me estás preguntando mi opinión personal—, no sufro de este tipo de fobia contra los homosexuales. Realmente, en mi mente, esto nunca ha estado y jamás he sido partidario, ni he promovido, ni he apoyado políticas contra los homosexuales. Eso correspondió, yo diría, a una etapa determinada y está asociado mucho con esa herencia, con esa cosa del machismo. Trato de tener un argumento más humano y más científico del problema […]”

“No veo la homosexualidad como un fenómeno de degeneración, sino lo veo de otra forma. El enfoque que he tenido es de otro tipo: un enfoque más racional, considerándolo como tendencias y cosas naturales del ser humano que, sencillamente, hay que respetar. Esta es la filosofía con que veo estos problemas. Creo que más bien hay que tener consideración hacia una familia que sufre esas situaciones. Ojalá que las familias mismas tuvieran otra mentalidad, tuvieran otro enfoque cuando ocurre una circunstancia de esa naturaleza. Y soy absolutamente opuesto a toda forma de represión, de desprecio, de menosprecio o discriminación con relación a los homosexuales. Es lo que pienso”.

O al que en “Cien Horas con Fidel, conversaciones con Ignacio Ramonet” en 2006, al referirse al tema dijo:

“Era una cultura, pasaba igual que con las mujeres…habían prejuicios fuertes con relación a las mujeres y los homosexuales” “Yo ahora no voy a defenderme de esas cosas, la parte de responsabilidad que me corresponda la asumo. Ciertamente yo tenía otros conceptos con relación a ese problema… Yo tenía opiniones, y más bien me oponía y me había opuesto siempre a cualquier abuso, a cualquier discriminación, porque en aquella sociedad había muchos prejuicios. Ciertamente los homosexuales eran víctimas de discriminación” . “Debo decirle, además, que había – y hay – destacadísimas personalidades de la cultura, de la literatura, gente famosa, orgullo de este país, que eran y son homosexuales, y han gozado y gozan de mucha consideración y mucho respeto en nuestro país. Así que no hay que pensar en sentimientos generalizados.”

Hasta el gigante que nos sobrecoge en sus declaraciones al periódico La Jornada, de México en Agosto de 2010 cuando decía: “fueron momentos de gran injusticia ¡de gran injusticia! La haya hecho quien sea. Si la hicimos nosotros, nosotros… Estoy tratando de delimitar mi responsabilidad en todo eso porque, desde luego, personalmente, yo no tengo ese tipo de prejuicios (…) Si alguien es responsable, soy yo”.

Por supuesto que esta responsabilidad no le es atribuible en lo personal, descansa sobre los hombros de todos los que prefieren mantenerse atados a sus prejuicios, los que se aferran al poder heterosexista, los que se niegan a comprender desde posiciones más humanistas que estamos hablando de una elemental cuestión de derechos humanos y justicia social.

Los profesionales y activistas comprometidos por el reconocimiento, protección y respeto de los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales, al mismo tiempo, estamos defendiendo un futuro mejor donde cualquier diferencia sea justamente valorada y respetada lo cual incluye a los propios heterosexuales, para de esta manera contribuir a la igualdad plena de cubanas y cubanos. Y no cejaremos en el empeño.

Recuerdo que en materia de Derecho, el Estado tiene la obligación de garantizar el respeto de los derechos de las minorías, sexuales en este caso, aun a expensas de los privilegios de las mayorías. ¿No es así señor fiscal? ¡Y basta por favor del cuento de la mayoría homofóbica, ya hay varias aproximaciones científicas en toda Cuba que demuestran más bien lo contrario: una tendencia a la comprensión y aceptación de la diversidad sexual!

Dijo Raúl al clausurar el VII período de sesiones de la Asamblea Nacional “sin cambiar la mentalidad no seremos capaces de acometer los cambios necesarios para garantizar la irrevocabilidad del carácter socialista” de cara al perfeccionamien to de nuestra sociedad esto es aplicable a todas sus aristas; 50 años después, la posición científica es otra, y la tendencia político – jurídica internacional (incluso del ALBA) es favorable a la protección legal de la diversidad sexual.

Finalmente, no sé por qué cada vez que observo un ataque personificado a Mariela presiento detrás un ataque a su origen genealógico. Sinceramente, quisiera equivocarme. Lo digo por eso de “evidentemente ella posee un respaldo oficial” como si fuera una conjura a la sombra, y considero que mucha responsabilidad tiene de esto la política informativa de los medios de comunicación masiva por no abordar la problemática sexo-diversa como REALIDAD CUBANA, POLITICA DE ESTADO Y OBJETIVO DEL PCC. ¿Cuantas reuniones, acuerdos, talleres, denuncias, artículos, etc., se publican en los sitios digitales del CENESEX y no encuentran ningún reflejo en la prensa nacional?

Lo demás es más de lo mismo. Ignorancia y/o mala fe.
 
 
#32 Ing. Frank Estrada 21-12-2011 13:36
Es increíble que todavía existan personas como Manuel que no respeten la libre expresión de la sexualidad, que no respeten el derecho de cada ser humano de sentirse bien consigo mismo, somos personas que tenemos derecho a ser felices sin ser cuestionados, degradados, descriminados por una sociedad que esté arraigada a principios antiquísimos. Tenemos el derecho a tener una familia que nos respeten, que intercambien y apoyen nuestras necesidades espirituales sobre el vivir cotidiano desde edades tempranas, para sentir que somos parte de ella y no que nuestra vidas personales sean ajenas. Necesitamos una sociedad culta y enriquecida de todos los valores, que entiendan que somos humanos y que tenemos carencia de comprensión, consejos, y apoyo.
Somos parte de una sociedad que por derecho merecemos el respaldo legal. Somos trabajadores, profesionales, íntegros al quehacer cotidiano para fortalecer cada vez más la revolución cubana bajo la dirección de Fidel y Raúl.
Este grupo de personas a la que represento, de esta comunidad llena de amor, respeto, laboriosidad, te pedimos que te unas a nuestra causa, para educar a nuestra sociedad, nuestras familias, a nuestros padres, que un mundo mejor es posible cuando todos juntos estamos inmersos en su formación.
Evitemos el maltrato, la agresión verbal, el suicidio de cientos de niños, jóvenes y adultos que no son aceptados por su familia, amigos y otros que como tú que piensan que nacimos para ser tratados como animales y no seres humanos.
Únete a luchar a favor de la diversidad, con tu apoyo y respeto. Y juntos fortalezcamos esta sociedad con todos y para el bien de todos.
Gracias Mariela por contar con tu apoyo.
 
 
#31 yamilka 20-12-2011 23:32
Creo que detrás de toda esa gran carga de rechazo hacia los homosexuales hay un deseo homosexual reprimido, discrepo mucho sobre las cosas tan desagradables que escribió en su artículo como por ejemplo: ¨los homosexuales son personas corruptas sexualmente, que siempre están a la caza de inocentes e indefensas víctimas, en su gran mayoría jóvenes inexpertos y carentes, de escasos recursos económicos, esas personas corruptas conllevan siempre al desvío de la juventud¨, no creo que tenga razón en esto que dice, puesto que considero que gran parte de heterosexuales se comportan de manera mas corrupta que muchos homosexuales, y mucho menos que están a la caza de indefensos jóvenes, ya que es muy difícil encontrar jóvenes indefensos hoy en día, solo espero que en los tiempos que ejerció como fiscal, ningún homosexual haya sido juzgado por usted, porque creo que en vez de juzgarlo por su delito, lo juzgaría por su preferencia sexual. Sería bueno que se llamara a la reflexión.
 
 
#30 Mathews 20-12-2011 15:41
Hace unos días, leyendo en los artículos que recibo de la lista de diversidad, encontré este del Sr. Manuel, digno de reflexión. “Nocivo para la familia cubana”, resulta sin dudas semejante desmán, no solo plagado de retrógrado veneno, sino también de incoherencias, inconsistencias y arcaicos argumentos. Amigo Manuel, usted debería actualizar su biblioteca, evidentemente sus textos quedaron para la prehistoria de la sexualidad, confío en que su arsenal jurídico al menos lo actualice como profesional del ramo. Si así no fuera, le recomiendo reciclarse en la facultad de la que un día, no se cómo, salió graduado.

Menos mal que usted respeta el concepto mal usado de Tolerancia. ¿Usted realmente ha leído a Gandhi, o copió y pegó esa frase que le venía como anillo al dedo para disfrazar la dosis letal que encierran sus letras? ¿Usted respeta en verdad las maneras de pensar, actuar y sentir de los demás, aunque sean diferentes a las suyas?... ¡¡¡Yo creo que no!!!
Gandhi dijo también: “Con el puño cerrado no se puede intercambiar un apretón de manos”, ¿lo sabía? ¿Por qué entonces pega usted tan fuerte contra algo que evidentemente desconoce?
Cuando enjuicia el trabajo desarrollado por Mariela, usted no solo lo minimiza a dos o tres de las aristas que no solo ella, sino decenas de profesionales altamente capacitados, desarrollan en pro de este pueblo. “Gracias a que se mantienen unidas y se mueven de manera conjunta, millones de gotas forman el mar”, dijo Gandhi, así trabaja el CENESEX bajo su dirección.
A quién quiere confundir, querido Manuel, cuando alerta sobre su voluntad de “desposeerse de un machismo militante al que nunca ha pertenecido”. ¿Cómo puede desprenderse de algo que nunca tuvo? Es incoherente su deseo, a la vez que contradice lo que luego en sus letras reafirma en cada palmo. Nociva es la homofobia que destilan sus palabras de principio a fin. Menos mal que usted “tiene experiencia en términos de leyes”, aunque parece desconocer la más universal de todas las leyes cubanas. Nuestra Carta Magna lo refleja bien clarito, ¿hará falta que le remita a su estudio? Por respeto a su desempeño profesional me limito a hacerlo. Los conceptos de Sociedad y Pueblo Cubano, también nos incluyen a nosotros, los “diferentes”, entre los que también hay fiscales, médicos, biólogos, y otros muchos profesionales que como usted, tenemos derecho a estar representados y cuyos derechos merecen ser respaldados y defendidos. Eso es justicia social, por la que lucha Mariela y su equipo, por la que luchó su madre y por la que luchamos todos, aunque a usted le duela.
Yo no sé si la “Manigua Redentora” a la que usted alude en sus palabras, es la misma que conocemos por la historia, ni qué conceptos de cubanía usted preconiza. Hay un artículo de Inmaculada Alvarez “El discurso sexual como valor de la identidad nacional de lo cubano”, que le recomiendo encarecidamente que lea. Este explica de manera muy clara, el contexto histórico que llevó a asociar homosexualidad con debilidad, con actitudes inmorales y otros errores, que por razones de época, llevaron incluso a nuestro Martí, a juzgarlo así. ¡¡Ha llovido tanto desde esa manigua redentora!! En el libro “Cien horas con Fidel”, el propio Comandante en Jefe plantea: “Con relación a los homosexuales había fuertes [prejuicios]… la parte de responsabilidad que me corresponda la asumo… Yo tenía opiniones, y más bien me oponía y me había opuesto siempre a cualquier abuso, a cualquier discriminación, porque en aquella sociedad había muchos prejuicios. Ciertamente los homosexuales eran víctimas de discriminación. En otros lugares mucho más que aquí, pero si eran, en Cuba, víctimas de discriminación, y afortunadamente , una población mucho más culta, más preparada ha ido superando esos prejuicios”. Me pregunto, compañero Manuel, si usted forma parte de esa población “mucho más culta, más preparada” de la que habla Fidel. Lamentablemente , parece que no.
La historia de Cuba, como la Universal, está también matizada de hetero y homosexuales, para no entrar en otras clasificaciones que quizás entorpecerían su escasa comprensión de lo natural en lo diverso. “Había –y hay– destacadísimas personalidades de la cultura, de la literatura, gente famosa, orgullo de este país, que eran y son homosexuales, y han gozado y gozan de mucha consideración y mucho respeto en nuestro país. Así que no hay que pensar en sentimientos generalizados. En los sectores más cultos y más preparados había menos prejuicios contra los homosexuales. En los sectores con mucha incultura –un país en aquel tiempo de un 30 por ciento de analfabetismo– eran fuertes los prejuicios contra los homosexuales, y en los semianalfabetos también y hasta en mucha gente que pueden ser profesionales. Eso era una verdad en nuestra sociedad”, expresó también Fidel.
La CUBANIA y la PATRIA son mucho más que esa representación simplista con la que pretende sustentar su connotada homofobia. Cubanía es también Julián del Casal, como expresión emblemática del modernismo en la Isla, y lo es Martí, el más universal de todos los cubanos; entre sus discursos, se reflejaba ya el conflicto subyacente en la identidad cultural cubana. Expresión de la Cubanía que usted reduce al modelo sexista y machista de la pareja heterosexual “socialmente aceptada”, son también Guillén, Lezama, Virgilio Piñera, y lo son también Mendive, Servando Cabrera y otros, que quizás debería conocer en aras de forjarse un concepto más amplio de lo auténticamente cubano.
Usted sí que menosprecia la esencia de la verdadera sexualidad humana cuando omite, o pretende omitir la irrevocable verdad de lo diverso dentro de la sexualidad. Menosprecia también a Mariela y su trabajo, al definirla como “Dirigente Sexual”. ¿Podría usted conceptualizar ese término? Creo que la labor de la psicóloga cubana es bastante más amplia y diferente de lo que su definición intenta expresar.
“Pueblo y Sociedad Viril”, que poco conoce usted del concepto virilidad. ¿Sabe que el término viril no excluye a los homosexuales? ¿Y que no todos los heterosexuales son viriles?
Amigo, este pueblo bravío como usted bien lo define, es también un pueblo culto, de raíces machistas sí, pero no aferrado a lo obsoleto. Hay mucha gente, no precisamente homosexual, que a diferencia suya no solo entiende, sino que defiende el derecho a la diversidad. La homosexualidad no hay que legitimizarla, es legítima, aunque a usted le duela aceptarla. Lo que no es legítimo en esta Cuba, suya, mía, y de todos, es la Homofobia. Esa posición enfermiza y antihumana, de grupúsculos sí, de grupúsculos de gente retrógrada que como usted, sí constituyen un peligro nocivo para la familia cubana. Actitudes como esa, no están muy alejadas de ideas fundamentalista s neonazi, que sí no tienen cabida en una sociedad moderna, defensora de los más legítimos valores humanos.

Su discurso es retórico y cansino. Admiro las raíces patrióticas de las que usted proviene, esas las abrazo, porque también soy hijo de un Combatiente de la Lucha Clandestina, un hombre también viril, pero que nunca sintió vergüenza de que su hijo fuera diferente, que también fue torturado por los esbirros de Batista, pero que hoy hubiera enarbolado conmigo, junto a Mariela y otros muchos, las banderas que representan el derecho a la igualdad y el respeto a nuestra dignidad plena.
Que pena que sus años en el desempeño de la Fiscalía, amigo Manuel, no le hubieran enseñado a discernir entre lo diverso y lo perverso, entre el derecho a elegir con quien te acuestas y lo corrupto. ¿Nunca juzgó a heterosexuales que acecharon a niñas inocentes? No pretenda desviar el curso de la realidad, no juzgue desde el odio. Gandhi, y se lo cito de nuevo, decía: “Cuando un ser humano da rienda suelta a su ira, sólo se daña a sí mismo. La experiencia diaria nos enseña esta verdad... Sólo da fruto la obra que se realiza una vez que se ha calmado la ira.”. Piense, reflexione, le hará entender que está en un lamentable error.
El párrafo que sigue en sus diatribas, no merecen mis réplicas. Mariela tiene en su trabajo el mismo respaldo oficial que tengo yo en el mío como científico, es la misma oficialidad a la que usted representó en el ejercicio de su carrera como Fiscal Provincial y que al mismo tiempo le dio respaldo a su trabajo. Entonces amigo Manuel, ¿muerde ahora la mano que un día le dio de comer? ¿Juega eso con sus conceptos de Hombría, fortaleza y virilidad? Creo que no.
“Zapatero a sus Zapatos” dice una frase muy cubana, que seguro debe gustarle ya que conoce tanto de cubanía. Cierto que atravesamos una situación económica muy difícil, pero amigo, Mariela es psicóloga, no economista. Su hacer profesional está en función de su perfil, como el suyo a las leyes. Menospreciar lo que hace, o recomendarle lo que desde su punto de vista debe hacer, no solo es una falta de respeto sino un atrevimiento suyo. Cuidado Amigo Manuel, que algunos enemigos de la Revolución usan un discurso parecido al suyo, solapando las verdaderas y mezquinas intenciones de sus palabras. Su trabajo también fortalece los valores humanos que usted preconiza. En eso gasta sus energías, en eso que ella considera justo y de valor, y que es no solo la continuidad de la obra de su madre, sino la suya propia y la de muchos cubanos sin nombres.
Es cierto que “Conciencia da lo que siembra”. Usted es cosecha viva de lo que sembró no sé quién en su mente. A saber qué semillas dieron tales frutos. Pero felizmente hay otras semillas sembradas en suelo fértil, quizás traídas por el viento desde el mismo Birán. Semillas que ya están germinando, y que son ya robustas cortinas contra los vientos homofóbicos de antaño.
El mal de la Homofobia no va a triunfar en Cuba Manuel, porque hay montones de hombres y mujeres buenas, haciendo mucho. Junto a su lucha, estamos también grandes grupos de cubanos conscientes, defensores de causas nobles, altas y bellas. El rostro de Mariela es solo la expresión visible de mucha gente buena, cuya causa dignifica y defiende.
Termino con una frase de un poema de Goethe: “Los perros ladran, pero sus estridentes ladridos, sólo son señal de que cabalgamos”.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar