jueves, 21 marzo 2019, 05:44
Miércoles, 23 Abril 2014 18:16

Un joven solar guantanamero en Matanzas

Escrito por  Alexander Londres/para CubaSí

La oncena edición del Taller Internacional de Títeres de Matanzas, que se celebra en esa ciudad occidental desde el pasado 19 de abril, tiene entre sus invitados nacionales, por tercera vez consecutiva, a los jóvenes integrantes del grupo Teatro Guiñol de Guantánamo.


“Es un regocijo enorme poder estar en Matanzas –manifiesta el actor Yosmel López Ortiz-; es siempre una buena oportunidad, que por demás no todos los grupos tienen, y no sólo por lo riguroso de la selección, sino también por las condiciones económicas por las que atraviesa el país en todos los sentidos. La economía es una cuestión que siempre atenta contra poder invitar a mayor cantidad de artistas, a mayor cantidad de grupos. Creo que el factor económico es uno de los que más inciden en que no siempre estén todos los que deben estar; por tanto el que nosotros hayamos participado en dos ocasiones anteriores y estemos esta vez, es una posibilidad tremenda de poder compartir el teatro que hacemos. Aunque el evento no sea competitivo, no sea un concurso, es ya un premio para nosotros como creadores porque exponemos el trabajo que hemos llevado a cabo durante todo un año”.


El solar Villa-Fañe es la propuesta escénica que muestra en tan importante cita el más joven elenco de artistas del grupo guantanamero, que recibe homenajes en el evento por su continuada participación desde el cuarto capítulo hasta la fecha, y por sus recién cumplidos cuarenta y cuatro años de trabajo en las tablas.


“Que sea precisamente un espectáculo hecho por los más jóvenes uno de los que vaya a representar el grupo –continúa el también autor, junto a la actriz Aliexa Argote, del texto original y la puesta en escena- dice que hay confianza en el trabajo que realizamos los jóvenes, por parte de la dirección del Guiñol de Guantánamo. Es un honor, pero es también una gran responsabilidad la que recae sobre nuestros hombros”.


Estrenado a finales del 2013, El solar Villa-Fañe es una farsa para títeres de guante y cachiporra que entrelaza, a modo de homenaje, la trama de varias de las historias creadas por el mítico maese titiritero argentino Javier Villafañe.


“Tenemos muchísimas expectativas –prosigue López Ortiz-. Es la primera vez que viajamos a un escenario foráneo con la obra, y precisamente para mostrarla ante un público especializado que puede hacer mucho por que el montaje tenga otro devenir. Tal vez no les guste el espectáculo tanto como a nosotros, porque quizá no compartan el mismo criterio, pero sí nos van a aportar herramientas para mejorarlo. Esto ya lo hicimos en Guantánamo, durante el pasado encuentro de jóvenes titiriteros, lo cual nos posibilitó que ahora El solar… haya llegado a Matanzas con cambios que sin lugar a dudas han favorecido mucho la puesta. Negar que la visión del otro hace aportes a un espectáculo, es matar la creación artística y mutilar el futuro que esta pueda tener”.


Uno de los aspectos que determinan la relevancia y envergadura de cada una de las ediciones del Taller Internacional de Títeres organizado en la ciudad de los puentes, son los talleres ofrecidos a los invitados, por parte de reconocidas personalidades del mundo especializadas en diversas áreas del teatro de muñecos. De ahí que para el joven artista de la tierra del Guaso, este sea uno de los mayores atractivos del suceso cultural:


“Una vez que se sabe que en Cuba hay muy poca vinculación del teatro de títeres a la academia, a la escuela, y que cada titiritero se forma en su grupo de acuerdo a la estética y característica de este, entonces se convierte en una necesidad apremiante para un joven que no tiene ninguna formación titiritera, participar de los talleres que imparten personas en cuyos países el teatro de títeres tiene una mejor y mayor tradición que en Cuba. Este año nosotros no sólo presentamos nuestra obra, sino que además vamos a superarnos mediante los talleres. Este evento siempre ha tenido implícitas acciones de superación y el recibirlas significa que luego, cuando emprendas un nuevo montaje tomes mucho de lo que recibiste. Con esto se completan nuestras expectativas: mostramos nuestra obra, complementamos nuestros conocimientos y recibimos otros nuevos que nos pondrán al día con lo más contemporáneo dentro del mundo del teatro de figuras”.

alt

Modificado por última vez en Viernes, 25 Abril 2014 11:11

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar