viernes, 21 septiembre 2018, 19:47
Miércoles, 09 Abril 2014 06:07

Veteranos-USA: ¿Dónde están?

Escrito por  Nicanor León Cotayo
Valora este artículo
(4 votos)
Fredy Gutierrez Fredy Gutierrez

Dos veteranos hispanos resumen la tragedia que viven muchos de ellos en Estados Unidos.


Uno es el colombiano Fredy Gutiérrez, a quien décadas atrás sumaron a la agresión contra Vietnam, y el otro Gregory Duque, nacido en Nueva York, de padre colombiano y madre cubana.

En noviembre último, Gutiérrez  amenazó con matarse en una autopista de Broward, estado de la Florida, según el Nuevo Herald, “abrumado por problemas migratorios y de salud”.

Duque, agregó el Herald, también ha pensado en inmolarse,   debido a continuos estados depresivos  y a la falta de apoyo entre amigos y familiares.

“Tenía pensamientos suicidas”, manifestó Duque en el transcurso de una serie de entrevistas recientes.
Su colega Gutiérrez le seguía los pasos en diálogo con la prensa al afirmar:

“Sentí que todas las puertas se habían cerrado”, declaró el viernes desde la oficina de su abogada de inmigración, Michelle Sánchez.

Un periodista de el Nuevo Herald, Alfonso Chardy, comentó que  así se revela la ausencia de apoyo a los veteranos, sobre todo a quienes sufren discapacidades o problemas de inmigración.

El público, agrega Chardy, piensa que al prestar servicios en las fuerzas armadas, especialmente en tiempo de guerra, el gobierno les provee un sistema de apoyo de por vida.

Sin embargo, resume el comentarista en cuatro palabras, “la realidad es otra”.

De ahí que, por eso, entre otros motivos, el suicidio y los intentos por llegar a este hayan aumentado en Estados Unidos.

“Estamos perdiendo demasiadas vidas todos los días”, aseveró el jefe de la Fundación de Veteranos de la Florida, el ex marine Antonio Colmenares.

Hace unos tres meses, activistas colocaron alrededor de 1 900 banderas de Estados Unidos en  una zona de Washington para recordar a los militares que desde entonces se quitaron la existencia.

Un examen de los antecedentes de Gutiérrez y Duque, sobre todo del primero, ayuda a entender las temibles experiencias de los veteranos con problemas.

Llegó a Miami con su familia cuando tenía 11 años y allí estudió en una escuela secundaria, pero ya en 1971 lo incorporaron al ejército.

Enviado a Vietnam, sirvió durante seis meses en la Base Aérea de Da Nang, aunque luego de sufrir lesiones en un accidente lo retornaron a Estados Unidos.

Tras ser dado de baja, Gutiérrez comenzó a sentir problemas médicos, incluido lo que denominan un “trastorno de estrés postraumático”.

En 1977 agredió a su esposa y bajo el cargo de violencia doméstica le impusieron tres años y medio de prisión.
Más tarde lo sorprendieron cultivando plantas de marihuana en su propia casa y como excusa alegó que esa hierba “calmaba sus ansiedades”.

La crisis hizo irrupción en el 2 000 cuando lo amenazaron con la deportación (no tiene la ciudadanía) y falleció su padre.

Hace algo más de cinco meses, en noviembre, Gutiérrez subió a la rampa de una autopista, en   el condado floridano de Broward, y amenazó con arrancarse la vida.

Cuando el viernes habló respecto a las causas de su situación, entre ellas mencionó que el gobierno estadounidense no los atiende.

En cuanto a su colega Gregory Duque, el periodista Alfonso Chardy escribió este martes que proseguirá en la búsqueda de respeto y ayuda para los veteranos.

Respecto a la situación de estos últimos no es la primera vez que se habla con tono muy crítico en Estados Unidos.

Por ejemplo, el 13 de noviembre de 2007, la cadena comunitaria de radio y televisión Democracy Now abordó el tema.

Informó sobre manifestaciones de protesta contra la política de George W. Bush hacia los veteranos de guerra.
En aquel entonces las hubo en el puerto de Olimpia, Washington, así como en Boston.

La policía atacó a los participantes (incluidos periodistas) con gas pimienta y balas de goma, al tiempo que   detuvo a 30 personas.

Al explicar los motivos principales de sus demandas, organizadores mencionaron pagos atrasados en las pensiones y mala atención a soldados con problemas psicológicos generados por la guerra.

Pero además, grandes dificultades para mujeres y hombres reinsertarse en la sociedad, por incapacidades físicas y hondos traumas mentales ocasionados por esas aventuras bélicas.

No por casualidad, el promedio anual de suicidios en Estados Unidos llegó a superar los 30 000, el 20 por ciento ex militares.

Desde 1919, el solemne Día del Veterano de conmemora todos los años en Estados Unidos, con los vivos y bajo el recuerdo de los caídos.

Tiene lugar en medio de bien montados y emotivos espectáculos que, por lo general, cuentan con la asistencia de la máxima jerarquía de la Unión.

Visto 2313 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar