martes, 25 septiembre 2018, 00:50
Sábado, 29 Marzo 2014 07:03

Un cine joven en Cuba es posible

Escrito por  Elizabeth López Corzo/Cubasí
Valora este artículo
(2 votos)

Esta es la 13 edición de la Muestra Joven del ICAIC, pero aquí no creemos en números de mala suerte sino en el futuro que se construye con el trabajo y la madurez adquirida en más de una década.



Me parece que estoy viendo todavía la misma imagen de cuando era estudiante e iba a sentarme al portal del Chaplin con algunos amigos del aula y de la Facultad de Comunicación. Allí esperábamos disciplinadamente a que empezara la tanda, aunque algunos pensaban que solo hacíamos vida social.

 

Por esa época- hace más de 10 años- la Muestra Joven del ICAIC se realizaba en febrero. En la escuela estábamos enterados del asunto desde que abrió el evento en sus primeras ediciones y éramos unos cuantos los fieles que nos quedábamos hasta tarde en el cine. En poco tiempo fuimos muchos, muchísimos y de pronto ya estábamos hasta de periodistas del Bisiesto, la publicación de la Muestra.

 

Fueron momentos bonitos aquellos, e imagino que para los realizadores que debutaban con una camarita y para los premiados del evento sería más bonito aun. Fue la época de “Tres veces dos”, “Cucarachas rojas”, “Freddy o el sueño de Noel”… y muchos otros documentales, cortos y animados de jóvenes como nosotros que decían en la pantalla grande lo que queríamos escuchar y lo que no. Era como si habláramos el mismo lenguaje y al mismo tiempo estábamos ante un espejo múltiple, un caleidoscopio diría yo, de opiniones, temas, estéticas, formas de hacer…

 

En fin, que desde siempre lo que la Muestra proponía era lo que nos hacía soñar y creer que era posible un cine nuevo y joven, no solo por la edad de los competidores u organizadores sino por la actitud renovadora que siempre se asumía en cada una de las películas, debates, clases magistrales, talleres…

 

Esta es la 13 edición de la Muestra, pero aquí no creemos en números de mala suerte sino en el futuro que se construye con el trabajo y la madurez adquirida en más de una década. De hecho, muchas cosas han cambiado y los jóvenes, que cada vez fueron ganando más protagonismo en la organización del evento, hoy toman posiciones de mayor compromiso. Cinco de los realizadores que han estado vinculados a este festival del cine joven cubano conforman la recién estrenada Junta Directiva. Y algún día- dicen los que integran el actual Comité Organizador- serán ellos solos los que se hagan su propia fiesta.

 

muestra dado

 

Con Marisol Rodríguez, fundadora y directora de este evento, conversamos.

 

La frase “Es posible” es reiterativa en el discurso que presenta la muestra este año, ¿por qué?

 

Este slogan viene de los realizadores, de su espíritu, de la voluntad de hacer un cine pese a… (Todas las dificultades materiales u otros problemas que se presentan). Esta idea de “es posible” no se puede ver como algo propio del evento sino de la actividad creativa, de la realización cinematográfica en sí misma.

 

De hecho, dentro del marco de la Muestra habrá una mesa de discusión con creadores sobre el futuro del cine cubano así como una asamblea de jóvenes.

 

Siempre surgen nuevos nombres en cada edición de la Muestra, pero también están los reincidentes que se han presentado durante años consecutivos. En la conferencia dijiste que este año había muchos competidores desconocidos por ustedes. ¿Se nota en este momento un cambio de generación en la Muestra?

 

Sí, eso sucede todo el tiempo, por la edad (se permite concursar hasta 35 años)  hay algunos que dejan de participar y otros nuevos los relevan. En esta edición hay jovencitos de 18 años, estudiantes de la Facultad de Audiovisuales del ISA, de escuelas de arte y de la Escuela de Cine y TV de San Antonio.

 

Los temas sociales de la realidad cubana han sido una constante en los filmes que concursan en la Muestra, aunque los conflictos universales también han estado presentes. En tu opinión, ¿en qué cuerda está la Muestra en estos momentos?

 

Sigue habiendo una mirada crítica a la realidad, ellos son cronistas de nuestra época, llaman la atención sobre temas que son invisibles en los medios.

 

Este año la mirada es más reflexiva y menos directa en la crítica. Los filmes reflejan una mirada testimonial.

 

En esta edición hay mas filmes de ficción que documentales.

 

Eso no es habitual en la Muestra, donde el documental siempre ha sido el plato fuerte.

 

Es cierto. Pero ese dato es relevante solo numéricamente, en calidad las ficciones no superan a los documentales en concurso. Las historias que se cuentan tienen problemas de estructura, de dramaturgia. No emplean los recursos del audiovisual con destreza. A veces los jóvenes creen que tener una cámara es suficiente para crear una historia y no apelan a las herramientas para lograrlo. Tienen dificultades para mostrar un inicio, desarrollo y final. O sea, hay problemas de guión.

 

En cambio, en el documental vemos más oficio por parte de los concursantes. Algunos competidores que comenzaron hace poco en el audiovisual con un documental incursionan hoy en la ficción.

 

muestra ovnis

 

La Muestra ha sido un espacio también para visibilizar el trabajo de las mujeres creadoras. ¿Cómo se ve este año la participación de ellas?

 

Es notable y ya no solo en Dirección sino en especialidades como Sonido o Producción, donde antes no tenían tanta participación. La presencia de ellas no es simplemente numérica, es cualitativa, con mucho profesionalismo, competitividad y preparación. Tenemos mujeres en todas las especialidades participando en el evento.


 
¿Qué espacio ocupan en la Muestra los realizadores que concursaron aquí hace años y que hoy son reconocidos cineastas en Cuba?

 

Ellos están siempre involucrados con nosotros. Por ejemplo Pavel Giroud y Lester Hamlet están muy cerca de la Muestra. Lester, como director del Festival de Cine Pobre de Gibara otorga un premio para apoyar el trabajo de los jóvenes realizadores.


 
El hecho de que se haya creado una Junta Directiva integrada por talentos que emergieron de este evento quiere decir que los jóvenes están mucho más preparados para asumir la organización de la Muestra más allá de concursar.

 

Y no solo más preparados sino más comprometidos. Esto quiere decir que ellos entienden la Muestra como algo de ellos, que les pertenece. En algún momento la fiesta se la harán ellos mismos.

alt

Visto 1726 veces Modificado por última vez en Lunes, 31 Marzo 2014 05:41

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar