lunes, 25 junio 2018, 07:54
Viernes, 09 Diciembre 2011 16:10

Mientras se escuche la risa de un niño (+ GALERÍA)

Escrito por  Odalys Cimadevilla
Valora este artículo
(3 votos)

Se funden el amor y la esperanza. Trabajadores de ETECSA entregaron juguetes a los pequeñines del Círculo Infantil Mixto Juan O. Alvarado Miranda.

 

Mientras se escuche la risa de un niño, caerá lluvia de los cielos… Precisamente fue eso lo que aconteció en la mañana de este viernes, cuando una representación de los trabajadores de las vicepresidencias Comercial-Mercadotecnia y Desarrollo de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) llevaron valijas cargadas con muñecas, soldaditos, animales del zoo, libretas, lápices... hasta el Círculo Infantil Mixto Juan O. Alvarado Miranda.

La instalación -ubicada en la calle 310 entre 5 y Final, Novia del Mediodía, Arroyo Arenas, La Lisa- cuenta con una matrícula de 86 infantes comprendidos entre dos y seis años de edad. De ellos 14 proceden de familias con problemas sociales.

Eva López Hernández, su directora durante 38 años, lidera un colectivo integrado por 44 trabajadores que desempeñan un importante papel en la formación de los niños y niñas, brindando amor, atención, y favoreciendo la integración plena de la mujer a la vida laboral y social del país.

Esta institución educativa es Centro Asociado a la UNESCO, del cual ha recibido el Premio por la Paz 2010. Mantiene relaciones de intercambio con naciones como Brasil, Venezuela, México y España, y con esta última sostiene colaboración estrecha a través de su ministerio de Educación.

Vanguardia Nacional, Centro Modelo, Placa Proeza Laboral y Talento de Oro, son algunos de los reconocimientos que prestigian al círculo y hablan de la labor desplegada por el personal docente (21) y no docente (23) en realizar actividades que propician la estimulación temprana para el desarrollo de habilidades, conocimientos y hábitos que les serán valederos para toda su vida.

Como señalara Fidel: «es casi más importante el círculo que la universidad, porque allí es donde el niño adquiere los primeros hábitos de la vida social, aprende a actuar con los demás, a colaborar con los demás, a hacer las cosas con los demás, a aprender de los demás, a respetar a los demás».

Mientras se escuche la risa de Héctor, Juliette, Zulema, Miguel Ángel, Jennifer, Ireney… en el mundo existirá la alegría necesaria para opacar las tristezas que a la humanidad aquejan día a día.

Visto 2722 veces

Comentarios  

 
#2 Virgen 13-12-2011 17:09
Mientras exista personal con sentimiento humanos cooperarán haciendo gestos como estos que ayudan a nuestra Revolución a ser más invencible y demostrar que se colabora con todos esos bebés fueron felices como los demás niños cubanos
 
 
#1 Lisbeth 13-12-2011 10:00
Bonito gesto, a eso están acostumbrados los trabajadores de ETECSA, personas con gran profesionalidad y sentido de pertenencia.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar