viernes, 16 noviembre 2018, 08:31
Domingo, 23 Febrero 2014 07:39

La gente que lee

Escrito por  Elizabeth López Corzo/Cubasí
Valora este artículo
(4 votos)

La alegría del cubano es contagiosa y la espontaneidad de los miles de visitantes a la feria, especialmente los más pequeños, es el mejor regalo que cualquier escritor pudiera recibir.

 

La gente que lee en Cuba va a la Feria Internacional del Libro; los que apenas han hojeado un libro, también van; los turistas que vienen a disfrutar de las playas, igual se pasan un rato por allá… en fin, que aquí este evento no tiene nada de individual o privativo sino que es un acontecimiento súper popular que por más de 20 años se ha convertido en un hábito de los cubanos en esta fecha.

 

Este año la feria propuso más de 700 títulos con unos dos millones de ejemplares, incluyendo la treintena de obras que trajo Ecuador, el país invitado. Miles de personas han asistido durante los diez últimos días a la Fortaleza de La Cabaña, donde tiene lugar el capítulo habanero, ya que hasta el 9 de marzo libros y autores recorrerán la Isla.

 

Como cada febrero fui a la feria a trabajar y a buscar lo que, como lectora, me interesaba y pude constatar una vez más que el principal protagonista de este evento es la gente, el pueblo cubano y especialmente sus niños.

 

Entré a la librería infantil buscando afanosamente “La edad de oro”, que Ediciones Boloña vendió este año en una reproducción exacta de las ediciones príncipes de los cuatro números de la revista que José Martí hizo para los niños de América y del mundo.

 

ferialibr

 

Tienes que venir más temprano, me dijo la cuidadora de la sala, porque todos los días la sacan a los estantes y se agota enseguida. Aunque me sentí inconforme, hubo algo de alegría dentro de mí, porque eso significa que la gente en Cuba sabe dónde encontrar la belleza y el conocimiento. La gente sigue necesitando a Martí, y mientras eso sea así, estaremos más cerca de ser el país que soñamos.

 

Asimismo me enteré de que habían regalado- y también se acabo rápidamente-  el volumen de relatos escogidos de Onelio Jorge Cardoso, “el señor de los cuentos”, el que nos enseñó que el hombre siempre necesita algo más. Definitivamente a los cubanos nos gusta fantasear y aprender al mismo tiempo. Onelio sabía cómo propinarnos esa combinación perfecta en un par de cuartillas.

 

La Feria del Libro en Cuba es, por supuesto, una oportunidad para actualizarnos con lo que sucede en el mundo en cuanto a escritura, y es también un momento para recordar y disfrutar de cómo los libros que nos hicieron crecer a nosotros siguen siendo hoy un éxito en los nuevos lectores. Por eso me encantó ver de nuevo en los anaqueles los “Cuentos de la nana Lupe”, de Henríquez Ureña.

 

La feria es un éxito, decían varios autores extranjeros que vinieron a la cita y que no podían caminar de tanta gente que había. Claro, ellos no se estaban quejando, más bien estaban sorprendidos porque este escenario les parecía inédito. Hasta escuché decir a uno que prefería regalar libros aquí antes que venderlos a otros que no conocían y que quizás no los leerían.

 

Lo que pasa es que la alegría del cubano es contagiosa y la espontaneidad de los miles de visitantes a la feria, especialmente los más pequeños, es el mejor regalo que cualquier escritor pudiera recibir.

 

La feria es una fiesta. Era común ver embarazadas o madres con bebés en sus coches, comprando libros para toda la familia.

 

Otros, mientras, bailaban al ritmo de la música que sonaba por los altavoces, algunos montaban a caballo o saltaban en camas elásticas que son colocadas en el recinto ferial para agregarle diversión al asunto.

 

feria-libro1

 

Aunque ciertas personas criticaban esto o no compartían la algarabía, a mí me gusta creer que todos ellos se van a leer cada ejemplar que compararon antes de la próxima feria. La recreación, el esparcimiento y hasta la pasión por la gastronomía en los cubanos, son parte del carácter lúdico de la lectura.

 

Pienso que además de la diversión la primera intención es la de obtener un libro y disfrutarlo, aunque muchos vayan a la feria por embullo. Ya he visto a unos cuantos que por ese embullo pasaron la primera página de un libro y se convirtieron en unos lectores empedernidos.

alt

Visto 1827 veces Modificado por última vez en Lunes, 24 Febrero 2014 07:38

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar