lunes, 18 marzo 2019, 11:52
Lunes, 17 Febrero 2014 17:19

Dialogando con Teófilo Torres

Escrito por  Mery Delgado
Dialogando con Teófilo Torres Foto: Cortesía del entrevistado

Siempre me lo encuentro caminando por las calles de Cienfuegos, como si quisiera apropiarse de la ciudad, y llevársela en un bolsillo.


Justo por el boulevard nos encontramos, y lo convidé al diálogo en una esquina del Teatro A cuesta.


Teófilo Torres, de Puerto Rico, es el único artista que trae dos obras al Segundo Festival del Monólogo Latinoamericano: Papo Impala está quitao y A mis amigos de la locura.


De la primera me asegura que se enamoró de ese personaje “porque su sociedad está muy marcada por el trasiego de las drogas, la violencia (mil muertes por año) y asesinatos relacionados con ese mundo. Su protagonista le transmite un deseo  de cambiar ese panorama, es un luchador que quiere transformar su realidad”.


Aunque prefiere el trabajo en colectivo, en los unipersonales encuentra mayormente una manera de subsistir económicamente, de mantener su instrumento actoral al día, memorizando, investigando, buscándole dimensiones a toda esa literatura que él no ha escrito.


Para el boricua Teófilo Torres es muy fácil apropiarse de toda esa materia prima como él le llama y convertirla en emoción.


“Eso agrega le ha permitido bregar con sus personajes en el cine, la televisión, y en el teatro colectivo, donde lo llaman esporádicamente en Puerto Rico”.


A mis amigos de la locura, su segundo monólogo en competencia, es una obra anterior a Papo Impala, estrenada en los años 70.


Enfocado en su realidad, el texto alude a un veterano de la guerra de Vietnam. Un supuesto loco, que ha tenido duras experiencias en la confrontación bélica, que tocó fuertemente a los puertorriqueños por tener que ir como mercenarios del ejército norteamericano a un combate injusto.


Basado en un hecho real, el personaje decide escribir una carta al pueblo en forma de testimonio, para ver si sus amigos de la locura le pueden responder sobre su miserable situación. El público sirve de juez para demostrar su cordura.


A Teófilo Torres le interesa como actor, dialogar sobre estos temas universales, que inciden profundamente en su  sociedad, muy ligada a estrategias económicas y armamentistas que les son ajenas al pueblo.


Después de las presentaciones en Cienfuegos, Teófilo Torres estará apoyando a su compatriota Rafael Acevedo en la XXXIII Feria Internacional del Libro de La Habana, con el monólogo Qué hago traduciendo a Shakespeare, que será presentado en la Sala Llauradó de la capital cubana los días 18 y 19 de febrero.

alt

Modificado por última vez en Viernes, 21 Febrero 2014 15:50

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar