martes, 12 noviembre 2019, 20:37
Viernes, 14 Febrero 2014 05:43

Una feria para dos autores (+ INFOGRAFÍA)

Escrito por  Yuris Nórido
Ricardo Patiño (D), canciller de la República del Ecuador, conversa con el destacado investigador, Rolando Rodríguez, Premio Nacional de Ciencias Sociales 2007, y de Historia 2008,durante un recorrido por una de las salas expositivas de la Fortaleza San Carlos de La Cabaña, con motivo de la XXIII Feria Internacional del Libro, en La Habana, Cuba, el 13 de febrero de 2014. AIN FOTO/Omara GARCÍA MEDEROS Ricardo Patiño (D), canciller de la República del Ecuador, conversa con el destacado investigador, Rolando Rodríguez, Premio Nacional de Ciencias Sociales 2007, y de Historia 2008,durante un recorrido por una de las salas expositivas de la Fortaleza San Carlos de La Cabaña, con motivo de la XXIII Feria Internacional del Libro, en La Habana, Cuba, el 13 de febrero de 2014. AIN FOTO/Omara GARCÍA MEDEROS

 

Son dos importantes referentes para la literatura y las ciencias sociales en Cuba: la Feria Internacional del Libro, que desde este jueves se celebra en varias sedes de La Habana, está dedicada a la escritora Nersys Felipe y al historiador Rolando Rodríguez.

autores feriaNersys es ahora mismo una de las más reconocidas escritoras para niños en el país. La más importante, al decir de muchos. A lo largo de varios años ha escrito verdaderos clásicos de la literatura cubana después de la Revolución: Cuentos de Guane y Román Elé, para no ir tan lejos.


Ella no escribe desde la altura, dando consejos e imponiendo reglas de conducta. Sus libros han evitado el didactismo y la ñoñería habituales en tantos volúmenes para el público infantil.


Nersys narra con imágenes claras y juguetonas, con una sencillez que desarma. Eso no significa que sea superficial: la profundidad de sus planteamientos no es formal, sino cuestión de esencias. Tomemos como ejemplo el que quizás sea su más conocida obra: Cuentos de Guane.


El tema parece arduo, sobre todo en un libro escrito especialmente para los niños: la muerte de un familiar querido es el punto de partida de la narración. Pero se cuenta con agilidad, con equilibrio, con emoción contundente.


Acompañamos a los hermanos protagonistas en un viaje interior, que parece francamente proustiano. Y también en el descubrimiento de un paisaje fascinante, de un ambiente…


Ahí está el secreto de la creación de Nersys: sus libros no están escritos solo para los niños evidentes, sino también para los niños que llevamos todos dentro. Sus lectores no tienen edad definida: tienen un espíritu común.


Todos los que la conocen, saben que es una mujer particularmente modetas: ha evitado todo lo que ha podido los reflectores, las cámaras de televisión, las grabadoras… Se ha encerrado en su casa (en su caracol, como a ella le gusta decir) a alumbrar esos mundos maravillosos.


Y no son maravillosos por su fantasía desbordada —de hecho, parte de su creación es hasta cierto punto realista—, sino por la manera de construir sus personajes, por la sencillez profunda de las tramas.


Nersys Felipe tiene el don de hacer interesante una situación rutinaria. Es que ella es también una poetisa, y los poetas ven la mano de la divinidad hasta en la grisura apabullante.


LA HISTORIA SEGÚN ROLANDO RODRÍGUEZ


Rolando Rodríguez ha escrito la historia de Cuba y al mismo tiempo ha sido uno de sus hacedores. Todos lo somos, claro. Pero el investigador y ensayista ha estado en el centro mismo de importantes acontecimientos.


Participó en las luchas estudiantiles contra la dictadura de Batista y llegó a ser detenido. Después de la Revolución se graduó de derecho en la Universidad de la Habana, fue dirigente de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y fundador de la Brigadas Universitarias José Antonio Echeverría. Participó en la toma de la Universidad que dio inicio al proceso de reforma universitaria.


Se fue a la lucha contra los bandidos en el Escambray. Participó de las movilizaciones de Girón y en la Crisis de Octubre estuvo en la defensa perimétrica de la base de cohetes de Guanajay. Se unió a las zafras y estuvo en numerosos cortes de caña… O sea, no fue un simple testigo de los primeros años revolucionarios.


Fidel Castro lo designó jefe del Plan Especial de Ediciones Revolucionarias en 1965, y dos años más tarde, cuando el Consejo de Ministros creó el Instituto del Libro, fue designado su presidente.


Estuvo al frente de esa institución hasta 1976, año en se le nombró viceministro de cultura y presidente del consejo editorial del ministerio recién creado. Unos años antes había participado en la fundación del sistema de editoriales, entre ellas la que ha publicado la mayor parte de su obra: Editorial Ciencias Sociales.


Con tanta labor en las instituciones, siempre encontró tiempo para escribir e investigar. En 1989 publicó su novela República angelical. En 1996 vio la luz Bajo la piel de la manigua, sobre la Guerra de los Diez Años y la destitución de Carlos Manuel de Céspedes.


Ha trabajado en los principales archivos históricos del país y ha visitado varios países como parte de sus investigaciones sobre la historia de Cuba. La historia es su pasión primera: es profesor de la Universidad de La Habana, miembros de muchas asociaciones y cátedras, jurado de premios, tutor de trabajos de diploma.


Ha sido merecedor de los principales galardones de sus especialidades: en 2007 recibió el Premio Nacional de Ciencias Sociales y un año después el Premio Nacional de Historia 2008.

 

alt
VER GRÁFICO INTERACTIVO: 23 FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO CUBA 2014

Modificado por última vez en Lunes, 17 Febrero 2014 11:00

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar