viernes, 22 marzo 2019, 05:58
Martes, 11 Febrero 2014 10:25

Prepara Mario Guerra nueva puesta en escena

Escrito por  AIN
En primer plano, Mario Guerra, en la aclamada obra Delirio Habanero. En primer plano, Mario Guerra, en la aclamada obra Delirio Habanero.

Con la reciente alegría de un Premio Caricato 2013 en cine, por cuatro películas, sumado al extenso aval de sus lauros, Mario Guerra prepara el estreno de La Misión, del iconoclasta dramaturgo alemán Heiner Muller.
      
La obra subirá a la escena de la Sala Covarrubias, del Teatro Nacional, a fines de la primera quincena de marzo, aunque ya tuvo un preestreno de dos funciones en enero, del que el destacado actor y director cubano se siente expectante por comprobar la relación con el público, su punto de vista y otros asuntos.
      
En declaraciones a la AIN, Mayito confiesa que conoció a Muller desde muy joven, pero entonces no lo entendió y se le volvió a acercar cuando le pidió al dramaturgo Rogelio Orizondo que le reescribiera un Hamlet y este hizo Ayer dejé de matarme, gracias a ti Heiner Muller, que tanto dio que hablar en La Habana.
      
Acerca de la próxima puesta, afirma que es una vuelta de tuerca de 180 grados en relación con la anterior, porque su intención -basado en Muller- es perturbar al espectador, pero no quedarse sólo ahí, sino que le interesa crear conflictos, más que acuerdos, que es lo que debe ser el teatro en su opinión.
      
Considera más apropiado romper ese acuerdo, provocar la sorpresa a partir de imágenes y de las palabras, de los verbos que se mueven en el escenario de los conflictos, que se develan en la cara del espectador, para cuando este regrese a su casa se quede pensando.
      
Nosotros tratamos de provocar, que el espectador pase por todas las sensaciones y sentimientos posibles, asegura.
      
Acerca de La Misión, recuerda que Muller fue alumno aventajado de Bertolt Brecht y como tal iba en su contra, sin traicionarlo. Como sucede con las revoluciones, a las que le maestro consideraba necesarias a pesar de lo sangrientas y extremista que pudieran ser.
      
En cambio, el alumno no niega esa idea pero se enfoca en el punto de vista de las víctimas, lo cual resulta revolucionario y cuestionador y en La Misión, a partir de la Revolución Francesa, sin expresarlo tácitamente, ahonda en las miserias humanas de un grupo de hombres que vienen a la América con aquellas ideas europeas.
      
Actuar y dirigir simultáneamente le resulta muy difícil porque el teatro que quiere hacer requiere de determinado nivel de rigor y entrenamiento actoral porque hay que estar vivo en las tablas, con un trabajo en el que trata de desechar el psicologismo e ir a la madre de las acciones: los impulsos, de donde nacen  estas.
      
En la pieza actúan también Andros Perugorría, Inés Beatriz y Amaury González.
      
Del Caricatos 2013, dice que se debe a la variedad de personajes interpretados en los audiovisuales: Afuera, Bocaccerías habaneras, Náufragos y Casting, para los cuales trató de visualizar a cada uno, estudiarlo y ponerle algo de él mismo.
      
En su haber Mario Guerra ha merecido Premio Caricato a la Mejor Actuación Secundaria en Teatro por la obra Los ciervos (Teatro de la Luna), 2000; a la Mejor Actuación Masculina de Teatro por la obra El enano en la botella (Teatro de la Luna), 2002; a la Mejor Actuación Masculina en el Festival de Camagüey por Delirio habanero (Teatro de la Luna), donde recibió también el Villanueva de la UNEAC; y otro Caricato a la mejor actuación masculina en cine en 2010.

alt

alt

alt

Modificado por última vez en Miércoles, 12 Febrero 2014 15:24

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar