viernes, 22 junio 2018, 17:02
Lunes, 17 Febrero 2014 16:40

TESTIMONIO: Inexactas matemáticas (+ TABLAS)

Escrito por  Liz Martínez Vivero, para CubaSí
Valora este artículo
(14 votos)
TESTIMONIO: Inexactas matemáticas (+ TABLAS) Foto: Aroldo García

Las cifras de la natalidad en Cuba amenazan con el negativo hace tiempo. Una madre en potencia habla del caso...

En diciembre cumplí exactamente la edad que tenía mi padre cuando nací: 24 años. Mientras camino hacia el trabajo, esta vez dejando camino por vereda y procurando hacer menos monótono el pequeño trayecto, opto por una vía alternativa. Me encuentro con dos excompañeras de la secundaria, una embarazada y la otra con un bebé en brazos. Luego de los correspondientes saludos, la felicitación por mi reciente graduación, inevitablemente viene la indiscreta interrogante, como un bofetón en pleno rostro (aunque ellas no pretendan herirme): «¿Cuándo vas a parir tú?»


Ya no me asombra que lo pregunten, parece que a ojos de otros estoy desfasada en esa materia. Procuro convencerlas con el mismo discurso aprendido por repetirlo tantas veces: «Quiero realizarme primero en el plano profesional, ya saben, he estado mucho tiempo estudiando…», bla bla bla (aquí inserto una coletilla que no podría repetir ahora).


Parece que el desarrollo de la sociedad cubana en muchas aristas avanza en espiral. Lo digo con plena certidumbre de causa, en el asunto de la «paridera» mi abuela tuvo su primer hijo cuando todavía no llegaba a los 20. Mi tía Baby se casó a los 17, incluso fue preciso que mis abuelos firmaran un permiso por ser ella menor de edad. Un año después ya sostenía en sus brazos a su primogénito. Hace cuatro años nació mi primo segundo Royniel, nieto de Baby, por cierto, su madre tenía 20 y 11 meses, después le nació Rodney. ¿Numeritos finales? Baby ahora tiene 48 ¡y 3 nietos!


Siempre confié más en las matemáticas de otros. Las aborrezco por completo, aunque no dejo de reconocer que es gratificante obtener, después de tantas sumas, restas y multiplicaciones, un resultado exacto. Mi prima, ingeniera informática, se las arregla para conocer el monto de la cuenta cuando vamos a comer a cualquier lugar.


Recientemente gracias a ella, y a su esposo, por supuesto (que el crédito no es de uno solo), llegó un nuevo integrante a mi familia. Dylan, que así se llama el bebé, vive en Camagüey. Su madre lleva cifras pormenorizadas que dan detalles de los precios que ha tenido que pagar desde el feliz alumbramiento. Recientemente me dijo por vía telefónica: «Lisi, la cuenta no da, no da». Si ella, que es aficionada a los números, asume semejante declaración, confío en sus palabras.  


Mis amigas más cercanas se ponen a pensar en numeritos cuando calculan que si se embarazan a esta edad, entonces cuando sus hijos tengan esta otra ellas tendrán… Así sucesivamente con los números es el cuento de nunca acabar. Entre mis compañeras de trabajo existen criterios divergentes. Algunas ponen en pausa sus proyectos de vida, seguras de estar viviendo el momento preciso en que debe llegar la maternidad a sus existencias.


También calculan (por lo visto todos lo hacen) períodos de fertilidad, supuestamente más propicios para lograr la añorada concepción. Otras, decantan por no buscar una ocasión: «Cuando deba suceder, sucederá» argumentan. En cualquier momento, lo más importante es estar aptos psicológicamente, porque estar preparados desde lo económico viene siendo harina de otro costal, y aprender a ser padres únicamente se logra en la medida que lo vas siendo.


Tengo casi 24 años y plenitud de facultades físicas para la reproducción. No obstante, prefiero esperar un poco. Ignoro si resulta mi aversión por las matemáticas la culpable. De todas formas mi suma se malogra armada con una calculadora, como es lógico, y mucho antes de empezar a digitar.

 

Tabla-1

 

Tabla-2

 

Tabla-3

alt

alt

Visto 3287 veces Modificado por última vez en Martes, 18 Febrero 2014 11:22

Comentarios  

 
#28 el constructor 17-03-2014 13:26
mi primer hijo lo tuve cuando tenia 24 años por cosas de la vida me separe de su madre pero el nunca ha dejado de ser mi hijo aun hoy lo sigo atendiendo y ya tiene 21, me consulta cosas hasta por telefono. Tengo otro mas pequeño de 6 años y les confieso que se me aprieta el pecho cuando lo veo dormido, jugando o leyendo un libro.
No me importa nada, el primero nacio en el año 92, su madre y yo nos graduamos en el 91, hicimos de tripa corazon. el segungo nacio en el 2007 y no me quejo. No hay situacion que no supere, ellos me dan fuerza para todo. Un hijo no se compara con nada.
 
 
#27 el constructor 17-03-2014 13:26
mi primer hijo lo tuve cuando tenia 24 años por cosas de la vida me separe de su madre pero el nunca ha dejado de ser mi hijo aun hoy lo sigo atendiendo y ya tiene 21, me consulta cosas hasta por telefono. Tengo otro mas pequeño de 6 años y les confieso que se me aprieta el pecho cuando lo veo dormido, jugando o leyendo un libro.
No me importa nada, el primero nacio en el año 92, su madre y yo nos graduamos en el 91, hicimos de tripa corazon. el segungo nacio en el 2007 y no me quejo. No hay situacion que no supere, ellos me dan fuerza para todo. Un hijo no se compara con nada.
 
 
#26 zoe gonzalez 22-02-2014 21:18
Yo tengo 26 años y hasta hace algunos meses no me preocupaba mucho este tema de la maternidad, porque primero quería sentirme preparada, aunque muchas personas dicen que nunca se esta preparado lo suficiente para tener un hijo, pero bueno ese fue mi pretexto vamos a decir, una mi formación profesional era mis limitantes numero 1.Pero hace unos meses me fui a ver con mi ginecólogo porque tenia desarreglos en mi ciclo menstrual y desde entonces me estoy tratando por fertilidad porque sin saber tengo muchas contrincantes que necesitan ser tratadas para poder tener un hijo , como ovarios poliquisticos , útero infantil y retro verso, así que mi consejo es a las mujeres que después de los 25 y antes de los 30 deseen tener un hijo , no lo dejen pasar por acto y atiéndanse a tiempo. Es muy triste pasar toda tu vida sola en el sentido, del que el mayor regalo que te puede hacer la vida es que tengas la oportunidad de ser mama y levantarte cada mañana y verte reflejado en esa personita que al final de tus días va a ser capaz de dar la vida por ti y te va a amar incondicionalme nte .. Así que las invito a que no se pierdan esa oportunidad , si la pueden tener hay muchas mujeres que desean mas que nada en este mundo tener un bebe y al final no lo logran .. , así que las invito a que reflexionen sobre mi comentario ..
 
 
#25 zoe gonzalez 22-02-2014 21:18
Yo tengo 26 años y hasta hace algunos meses no me preocupaba mucho este tema de la maternidad, porque primero quería sentirme preparada, aunque muchas personas dicen que nunca se esta preparado lo suficiente para tener un hijo, pero bueno ese fue mi pretexto vamos a decir, una mi formación profesional era mis limitantes numero 1.Pero hace unos meses me fui a ver con mi ginecólogo porque tenia desarreglos en mi ciclo menstrual y desde entonces me estoy tratando por fertilidad porque sin saber tengo muchas contrincantes que necesitan ser tratadas para poder tener un hijo , como ovarios poliquisticos , útero infantil y retro verso, así que mi consejo es a las mujeres que después de los 25 y antes de los 30 deseen tener un hijo , no lo dejen pasar por acto y atiéndanse a tiempo. Es muy triste pasar toda tu vida sola en el sentido, del que el mayor regalo que te puede hacer la vida es que tengas la oportunidad de ser mama y levantarte cada mañana y verte reflejado en esa personita que al final de tus días va a ser capaz de dar la vida por ti y te va a amar incondicionalme nte .. Así que las invito a que no se pierdan esa oportunidad , si la pueden tener hay muchas mujeres que desean mas que nada en este mundo tener un bebe y al final no lo logran .. , así que las invito a que reflexionen sobre mi comentario ..
 
 
#24 Sofía 21-02-2014 16:27
Tengo 31 años, y cada día pienso que debo tener ya mis hijos, pero que no tengo cómo mantenerlos, nada de lo que puedan decir defendiendo la maternidad justifica la situación deprolable económica en nos encontramos los cubanos.La infertilidad en Cuba no se resolverá hasta que no se desarrolle la economía y la industria , hasta que los salarios no sean al menos suficientes para un adulto, no digamos un niño. Hoy día son muy pocas las mujeres jóvenes capaces de mantener una familia, la mayoría dependen de sus esposos de otros familiares o remesas. No nos engañemos más por favor los que no tienen familia hasta este momento por decisión propia es porque no han tenido otra opción o es que es preferible traer al mundo a un pequeño y pasar a ser asistido por seguridad social?? ELA, se nota que no tienes ninguna necesidad, casa, carro celular, si te faltara todo eso no pensarías en traer hijos al mundo para verlos sufrir...
 
 
#23 Sofía 21-02-2014 16:27
Tengo 31 años, y cada día pienso que debo tener ya mis hijos, pero que no tengo cómo mantenerlos, nada de lo que puedan decir defendiendo la maternidad justifica la situación deprolable económica en nos encontramos los cubanos.La infertilidad en Cuba no se resolverá hasta que no se desarrolle la economía y la industria , hasta que los salarios no sean al menos suficientes para un adulto, no digamos un niño. Hoy día son muy pocas las mujeres jóvenes capaces de mantener una familia, la mayoría dependen de sus esposos de otros familiares o remesas. No nos engañemos más por favor los que no tienen familia hasta este momento por decisión propia es porque no han tenido otra opción o es que es preferible traer al mundo a un pequeño y pasar a ser asistido por seguridad social?? ELA, se nota que no tienes ninguna necesidad, casa, carro celular, si te faltara todo eso no pensarías en traer hijos al mundo para verlos sufrir...
 
 
#22 r@f@ 21-02-2014 14:10
es lo mejor que a uno le pueda pasar en la vida, es muy cierto y lo digo yo que soy padre y madre de un niño de 7 años porque su madre nos abandono y lo unico que hace es dar vueltas de ves de cuando, aclaro cuando lo concebi lo esperaba y queria, de su madre no se que decirles, pero a lo que iba... durante el periodo de gestacion del niño, como a todo cubano trabajdor, me vinieron las interrogantes ABC, (calzado, ropa, alimentacion,et c) he pasado las verdes y las maduras, dandolelo que ha estado a mi alcanze y a veces con el alma remoldida porque en ocaciones he tenido que "correr" para que mi hijo se lleve algo a la boca que no es lo mismo decir "que se acosto sin comer" y que decir de las cosas como ropa que cuestan el ojo de una cara para no decir otra cosa, para colmo esta el problema de vivienda entre otras cosas mas, me gustaria tener mas hijos pero la realidad y muy dura y cruel ahora, cada ser humano en su momento concibio y lucho, pero esta de ahora que es la que a mi me toca esta pero que muy dificil para pensarlo no dos veces sino hasta 3no comioidr
 
 
#21 r@f@ 21-02-2014 14:10
es lo mejor que a uno le pueda pasar en la vida, es muy cierto y lo digo yo que soy padre y madre de un niño de 7 años porque su madre nos abandono y lo unico que hace es dar vueltas de ves de cuando, aclaro cuando lo concebi lo esperaba y queria, de su madre no se que decirles, pero a lo que iba... durante el periodo de gestacion del niño, como a todo cubano trabajdor, me vinieron las interrogantes ABC, (calzado, ropa, alimentacion,et c) he pasado las verdes y las maduras, dandolelo que ha estado a mi alcanze y a veces con el alma remoldida porque en ocaciones he tenido que "correr" para que mi hijo se lleve algo a la boca que no es lo mismo decir "que se acosto sin comer" y que decir de las cosas como ropa que cuestan el ojo de una cara para no decir otra cosa, para colmo esta el problema de vivienda entre otras cosas mas, me gustaria tener mas hijos pero la realidad y muy dura y cruel ahora, cada ser humano en su momento concibio y lucho, pero esta de ahora que es la que a mi me toca esta pero que muy dificil para pensarlo no dos veces sino hasta 3no comioidr
 
 
#20 Tide 20-02-2014 23:13
Amigo foristas (al parecer casi todos jóvenes) tener hijos es algo costoso en estos tiempos, pero ¿alguien me puede decir cuándo ha sido “barato”? Hace un tiempo se decía que “los niños venían con un pan abajo del brazo”, como dando a entender que siempre se podían tener, no importa la situación económica de la pareja. Nunca le faltaría que comer.
Si se tenían recurso cuando llegaba ¡santo y muy bueno! Era lo mejor que podía suceder. Pero sino, pues se “apretaba el cinturón” y pa’lante. El futuro es incierto, todos lo sabemos y no podemos evitar que ocurran cosas, buenas o malas, y puede ser, aunque no siempre sucede así, afortunadamente , que lo que se tiene cuando se decide la fecundación, falta al cabo de los 9 meses de embarazo, o en el primer cumpleaños de la criatura, o después. ¿Quién lo puede prever?
Mis tres hijos llegaron en la primera mitad de los años 60, y no vayan a creer que todo fue “como coser y cantar”. Para los dos primeros nunca les faltaba la leche en sus primeros meses: pura, fresca y abundante, porque el abuelo tenía una finquita, y una sola vaquita que la producía, y comiendo solo pasto. Eso se acabó por cosas de la vida, y a “corretear” para conseguir ese preciado alimento. Había que conseguirla dónde fuera y de a cómo sea. ¡Imaginen! Hasta que cumplieron sus siete añitos… ¿Ya saben, no?
La malanga no estaba nada abundante, otro alimento indispensable cuando ya no se conseguían las compotas así como así. ¡Bueno…! Para qué cansarlos. Pero ahí siguen, y llegaron los nietos dentro de no menos dificultades, y ya arribó el primer bisnieto ¿en mejores condiciones? Juzguen ustedes mismos.
¿Le han preguntado alguna vez a sus padres el cómo le fue cuando llegaron ustedes a este mundo? No dudo que se van a sorprender si les son sinceros.
Y esto lo cuento para que se hagan una idea que lo de tener un hijo, o varios, no es cosa de juego, no importa la situación económica familiar o del país.
Pero como muy bien dicen algunos: ES LO MEJOR QUE NOS PUEDA SUCEDER EN LA VIDA.
 
 
#19 Tide 20-02-2014 23:13
Amigo foristas (al parecer casi todos jóvenes) tener hijos es algo costoso en estos tiempos, pero ¿alguien me puede decir cuándo ha sido “barato”? Hace un tiempo se decía que “los niños venían con un pan abajo del brazo”, como dando a entender que siempre se podían tener, no importa la situación económica de la pareja. Nunca le faltaría que comer.
Si se tenían recurso cuando llegaba ¡santo y muy bueno! Era lo mejor que podía suceder. Pero sino, pues se “apretaba el cinturón” y pa’lante. El futuro es incierto, todos lo sabemos y no podemos evitar que ocurran cosas, buenas o malas, y puede ser, aunque no siempre sucede así, afortunadamente , que lo que se tiene cuando se decide la fecundación, falta al cabo de los 9 meses de embarazo, o en el primer cumpleaños de la criatura, o después. ¿Quién lo puede prever?
Mis tres hijos llegaron en la primera mitad de los años 60, y no vayan a creer que todo fue “como coser y cantar”. Para los dos primeros nunca les faltaba la leche en sus primeros meses: pura, fresca y abundante, porque el abuelo tenía una finquita, y una sola vaquita que la producía, y comiendo solo pasto. Eso se acabó por cosas de la vida, y a “corretear” para conseguir ese preciado alimento. Había que conseguirla dónde fuera y de a cómo sea. ¡Imaginen! Hasta que cumplieron sus siete añitos… ¿Ya saben, no?
La malanga no estaba nada abundante, otro alimento indispensable cuando ya no se conseguían las compotas así como así. ¡Bueno…! Para qué cansarlos. Pero ahí siguen, y llegaron los nietos dentro de no menos dificultades, y ya arribó el primer bisnieto ¿en mejores condiciones? Juzguen ustedes mismos.
¿Le han preguntado alguna vez a sus padres el cómo le fue cuando llegaron ustedes a este mundo? No dudo que se van a sorprender si les son sinceros.
Y esto lo cuento para que se hagan una idea que lo de tener un hijo, o varios, no es cosa de juego, no importa la situación económica familiar o del país.
Pero como muy bien dicen algunos: ES LO MEJOR QUE NOS PUEDA SUCEDER EN LA VIDA.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar