martes, 18 diciembre 2018, 17:56
Martes, 28 Enero 2014 17:11

El Mejunje de Santa Clara: 30 años después

Escrito por  Mercedes Borges Bartutis/ para CubaSí
Valora este artículo
(9 votos)
El célebre patio, sede de los encuentros y espectáculos. El célebre patio, sede de los encuentros y espectáculos. Foto: Carolina Vilches

El Mejunje de Ramón Silverio, que está ubicado en la calle Marta Abreu de la ciudad de Santa Clara, es un sitio bien especial...

 

El Mejunje de Ramón Silverio, que está ubicado en la calle Marta Abreu de la ciudad de Santa Clara, es un sitio bien especial, es “el rinconcito más bohemio de la ciudad”, como dice siempre su anfitrión. Hoy tiene fama internacional, pero 30 años atrás hubo que luchar contra viento y marea.


A finales de los 80, del siglo pasado, un grupo de artistas, intelectuales, y gente de farándula de Santa Clara, comenzaron a reunirse, leer poemas, y cantar temas de trovadores prácticamente desconocidos en aquel momento. Iban de un sitio a otro, porque no tenían un lugar fijo para juntarse, y tomaban una bebida rara, mezcla de hierbas de todo tipo, que no se sabía bien qué era, y que alguien le llamó mejunje. Así comenzó la historia de aquel lugar, que se convirtió en un referente para la cultura cubana toda.


En 1990, Humberto Rodríguez, entonces presidente de la Asamblea Municipal de Santa Clara, le cedió a Silverio un abandonado hotel que estaba lleno de basura  justo a un par de cuadras del centro de la ciudad. Fue la gloria, la felicidad para muchos. Una vez que se sacó todo el escombro, quedaron las ruinas de aquel lugar, y Humberto Rodríguez y Miguel Díaz Canel, que en aquel entonces primer secretario del partido en Villa Clara, le dieron un buen empujón al Mejunje, y así surgió la actual sede que conservó sus ruinas,  y que hoy por hoy, constituyen unos de sus grandes atractivos.


En El Mejunje no hay descanso, cada día tiene su característica, el jueves, por ejemplo, es de los trovadores con un espacio que se llama La Trovuntivitis, y que reúne a un grupo de cantautores bien interesantes. Luego está el Viernes de la Buena Suerte, que antes tenía a Los Fakires, con Felo Valdés y el difunto Cáscarita, era una noche para chuparse los dedos. Música vieja, hecha con un sentimiento que te llegaba a la vida. Y bueno, el sábado se convirtió en la noche de la Discoteca Gay, famosa en el mundo entero. Luego vinieron los desfiles de travesti, aquello fue creciendo y era una zona de tolerancia como no hay otra en Cuba.

 

MEJUNJE-01


Después llegaron los festivales de rock, y el Festival de Pequeño Formato de Teatro, y conciertos de gente que pasaba por la ciudad, a presentarse en el Teatro La Caridad, pero terminaba la noche descargando en El Mejunje. Y los nombres eran desde Elena Burke hasta Gema Corredera, Raúl Torres, Pavel Urquiza, Alejandro Gutiérrez, David Torrens, Lázaro Orta, entre una larga lista que ahora no puedo arriesgarme a mencionar.


Viví en Santa Clara un par de años, en 1990 y luego en 1995. Después, siempre que visitaba la ciudad iba a El Mejunje, y conocí a tanta gente buena, compartí con muchos que se quedaron para siempre en mi recuerdo. Allí, permanente, estábamos todos: Irela y Amaury Gutiérrez, Arístides Vega y Berta Calú, Dopico, Veleta, Ricardo Riverón, William Calero, Yamil Díaz, Emma Artiles, Pible, Carlos Trova, Julio Fowler, Roli Berrío, Quincoso, mi amigo José Gutiérrez que hizo un montón de fotos de aquellos primeros años.


Sería muy pretencioso de mi parte ahora, con tanta distancia, recordar nombres y fechas, eso se lo dejo al bueno de Alexis Castañeda Pérez de Alejo, que escribió un libro, El Mejunje y sus andanzas.


Después de tanto tiempo, Silverio sigue siendo un tipo increíble. Hace poco le dieron el Premio Maestro de Juventudes. Antes de eso se fue a Venezuela a enseñar un poco de lo que tenía aquí. En una entrevista, recordando los inicios de El Mejunje, decía:


"Nosotros le abrimos la puerta a todo el mundo, particularmente a grupos incomprendidos: homosexuales, rockeros, trovadores... Pero lo asumimos con la certeza de que no podíamos crear un gueto, sino todo lo contrario: un espacio de confluencia..."


Y el espacio ha sobrevivido a ciclones, rabos de nubes, problemas burocráticos, detractores, censores… En fin, ha sido la buhardilla de muchos y el consuelo de otros. El Mejunje está cumpliendo 30 años y allí en sus paredes hay tanta historia, que sobrepasa la figura misma de Ramón Silverio y de toda la gente de Santa Clara y del mundo, que un día encontraron refugio en aquellas hermosas ruinas de la calle Martha Abreu.

Visto 3408 veces Modificado por última vez en Martes, 28 Enero 2014 17:32

Comentarios  

 
#8 enrique 31-01-2014 15:21
¡¡¡¡ Y ese Chacho el Muchacho es un retrógrado!!! Le sugiero invitar a Sam a Dos Gardenias y listo. Los que disfrutan los "antros" tienen derecho a hacerlo sin cuestionamiento s de ningún tipo.
 
 
#7 enrique 31-01-2014 15:21
¡¡¡¡ Y ese Chacho el Muchacho es un retrógrado!!! Le sugiero invitar a Sam a Dos Gardenias y listo. Los que disfrutan los "antros" tienen derecho a hacerlo sin cuestionamiento s de ningún tipo.
 
 
#6 Chacho el Muchacho 30-01-2014 16:56
¡¡¡¡Ese "Mejunje" es un ANTRO!!!!
 
 
#5 Chacho el Muchacho 30-01-2014 16:56
¡¡¡¡Ese "Mejunje" es un ANTRO!!!!
 
 
#4 sam 30-01-2014 11:49
Hay otras cosas que tambien acaban con ar que se hacen en el Mejunje.
 
 
#3 sam 30-01-2014 11:49
Hay otras cosas que tambien acaban con ar que se hacen en el Mejunje.
 
 
#2 lisa 29-01-2014 09:29
El Mejunje es parte de la historia de Santa Clara y sin lugar a dudas ha marcado el carácter de la juventud santaclareña. Gracias a Silverio uno puede ir lo mismo a ver teatro, a escuchar trova, a rockanrolear o a discotequear por el módico precio de 2 pesos(cubanos MN jejej)
 
 
#1 lisa 29-01-2014 09:29
El Mejunje es parte de la historia de Santa Clara y sin lugar a dudas ha marcado el carácter de la juventud santaclareña. Gracias a Silverio uno puede ir lo mismo a ver teatro, a escuchar trova, a rockanrolear o a discotequear por el módico precio de 2 pesos(cubanos MN jejej)
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar