lunes, 25 junio 2018, 04:09
Viernes, 24 Enero 2014 06:00

Congreso-Washington: Sin lugar para Cristo

Escrito por  Nicanor León Cotayo
Valora este artículo
(4 votos)

En Estados Unidos acaban de revelar que la mayoría de sus congresistas posee un millón de dólares.
Así lo notificó el Centro para Políticas Responsables , con sede en Washington



En Estados Unidos acaban de revelar que la mayoría de sus congresistas posee un millón de dólares.
Así lo notificó el Centro para Políticas Responsables (CPR, por sus siglas en inglés), con sede en Washington, citado antes por el portal Communicatios.


Su nota informativa al respecto se titula: “El Club de los millonarios”, donde apunta que por primera vez la mayoría de los legisladores acumula un millón de dólares.


Cita el ejemplo del senador demócrata John Kerry, hoy Secretario de Estado, cuya fortuna personal en 2011, -declaró él mismo- llegaba a 248 millones de dólares.


Según divulgaciones emitidas el año anterior, de los 534 legisladores que ahora forman su Congreso, hace dos años casi 270 de ellos tenían como promedio   un millón de dólares, o más.

Tal volumen fue considerado un aumento respecto al período anterior, cuando la media de sus capitales se fue por encima de los  965 mil dólares.

Por otro lado, señalan estadísticas, desde entonces como mínimo uno de los congresistas elegidos es millonario, como por ejemplo Katherine Clark, demócrata del estado de Massachussets.

Un comentario del Centro para Políticas Responsables dice que “los miembros del Congreso desde hace tiempo han sido mucho más acaudalados que un estadounidense típico”.

Sin embargo, fiel al sistema que sirve, el CRP añade:

A pesar de que las elecciones evidencian insatisfacciones, no hay cambios en nuestra predilección “de elegir políticos acomodados para que representen el sistema electoral.

La directora ejecutiva del CRP, Sheila Krumholz, justifica  los ríos de dinero que corren a través de esos espectáculos:

“Es innegable que en nuestro sistema electoral los candidatos necesitan tener acceso a recursos para efectuar campañas que sean financieramente viables”.

Y agregó con total ligereza, nuestros mejores recaudadores de dinero son los políticos, quienes, para empezar, “se mueven en esos círculos”.

Pero mientras esa penosa contradicción se agita en el Capitolio de Washington, qué temas se están debatiendo allí?

Remendar los efectos del desempleo, otorgar cupones de alimentos a sus numerosos  indigentes, examinar la jornada mínima que afecta a las personas de bajos ingresos y revisar el código tributario.

He ahí al Congreso de Estados Unidos, que en los sondeos de opinión pública ocupa un lugar muy bajo en cuanto a la credibilidad que inspira a sus propios ciudadanos.

Curioso, al recordar la permanente lluvia de improperios que ha lanzado Washington contra Cuba en el tema parlamentario.

Su constante ha sido martillar la idea de que no existe, que carece de una verdadera democracia o que es controlado por “los Castro”.

 
Una parecida andanada han implementado contra Venezuela y otras naciones progresistas de América Latina.

Para refutarlos no son necesarios muchos adjetivos, baste reseñar su comportamiento para saber, por sus hechos, que allí no hay un lugar para Cristo.

Visto 1530 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar