miércoles, 23 enero 2019, 07:26
Martes, 29 Noviembre 2011 12:40

El 99% prepara boicot gigante en Los Ángeles

Escrito por  La Opinion
Valora este artículo
(0 votos)

Que ningún trabajador acuda a sus puestos, ni los estudiantes al salón de clases. Ni siquiera que alguien compre, ni que los comerciantes se dispongan a vender.


Que ningún trabajador acuda a sus puestos, ni los estudiantes al salón de clases. Ni siquiera que alguien compre, ni que los comerciantes se dispongan a vender.

Ese es el llamado que la Coalición para la Justicia de los Inmigrantes, compuesta por varios activistas y organizaciones, está promoviendo junto a los integrantes del movimiento Occupy L.A. para que el próximo 12 de diciembre se lleve a cabo un boicot en Los Ángeles con el propósito, aseguran, de dejar en claro que la economía se sustenta con quienes resultan más oprimidos y perjudicados.

Quienes se hacen llamar "el 99%" tienen previsto además para ese día "ocupar" el puerto de Los Ángeles y sumarse así a las actividades similares que harán otros grupos de Occupy en diferentes ciudades costeras de California con el fin de paralizar la economía del estado.

"Esa ocupación le va a afectar al 1% en miles de millones de pérdidas porque Los Ángeles es el puerto considerado número uno de la economía", dijo Javier Rodríguez, activista de Occupy y miembro de la coalición.

"No estamos hablando de cerrar un banco por unas cuantas horas, sino de interrumpir por completo el flujo de capital en el puerto por un día".

Ese mismo día, festividad de la Virgen de Guadalupe, varios grupos proinmigrantes han programado también una caminata de una milla que partirá de las calles Olympic y Broadway en Los Ángeles y concluirá en Broadway y la Primera, con el reclamo de que se apruebe una reforma migratoria como telón de fondo.

"Estamos llevando a la Virgen a la guerra por la reforma migratoria y la legalización de indocumentados", agregó Rodríguez. "Queremos pedir un alto a las redadas, al sistema de E-Verify y al programa de comunidades seguras".

La concentración será a las 10:00 a.m., aunque la marcha no comenzará hasta una hora y media o dos más tarde, dependiendo de la afluencia de gente que se presente. Si bien cuentan con el respaldo del movimiento Occupy, de momento los organizadores no han estimado cuánta gente se sumará al recorrido.

"Si no sacamos a la gente en grandes números ahora, luego nos estaremos quejando otra vez de que hay un número récord de deportaciones", agregó Rodríguez, convencido de que miles acudirán al llamado, para el cual ya han repartido 15 mil volantes y esperan alcanzar los 100 mil panfletos.

"El día 12 es la consigna. Esto apenas empieza a calentarse. Empieza a verse el pulso al error garrafal del alcalde Antonio Villaraigosa de haber retirado su apoyo para que los indignados sigan acampando".

"Aún no sé muy bien si iré a manifestarme al puerto o me sumaré a la marcha", dijo por su parte Álex Menéndez, quien acampa desde el 4 de octubre en los jardines del Ayuntamiento de Los Ángeles.

"Lo que está claro es no se puede separar la economía de lo político, están relacionados. Si hay dinero para financiar una guerra, también lo debería de haber para otorgar más becas y financiar mejor la educación".

Tanto la coalición proinmigrante como el movimiento Occupy se apoyan mutuamente en el cometido del día 12, entendiendo que los problemas de la economía y de un sistema de inmigración fallido también van de la mano.

"Nosotros somos la esencia de que exista el 1%. Venimos de nuestros países porque allí hay pobreza y desequilibrio de la riqueza y aquí sucede lo mismo", indicó Gloria Saucedo, directora de Hermandad Mexicana.

"La legalización de indocumentados es el objetivo principal como grupo, porque muchos se aprovechan para explotarlos".

"La unidad es lo que nos da la fuerza", agregó Saucedo. "Los jóvenes de Occupy nos están dando el ejemplo de que sin violencia se pueden lograr resultados".

Los actos para el 12 de diciembre continuarán programados aun cuando el campamento en los jardines del Ayuntamiento pueda haber sido desalojado para ese entonces.

"Si arrasan con el campamento, no se va a acabar este movimiento", dijo Rodríguez.

"Los políticos están al tanto de todo lo que está sucediendo", añadió Rubén Rodríguez, director de la organización Pueblo y Salud en el Valle de San Fernando. "Por eso tratan de detener el movimiento, y lo están queriendo hacer con mucho tacto, pero nosotros vamos asalir adelante con esta marcha".

"Esto nos está sirviendo como preámbulo para convocar una gran concentración el Primero de Mayo, donde esperamos que se manifiesten un millón de personas en Los Ángeles".

 

 

Visto 1745 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar