domingo, 23 febrero 2020, 22:35
Miércoles, 08 Enero 2014 06:46

Respeto pa' los mayores y pa' la música de Adalberto

Escrito por  Elizabeth López Corzo/Cubasí
Valora este artículo
(9 votos)

Adalberto Álvarez ha lanzado un nuevo álbum, Respeto pa' los mayores (Bis Music), que lo reafirma como el gran sonero que siempre ha sido.

Adalberto Álvarez ha lanzado un nuevo álbum, Respeto pa' los mayores (Bis Music), que lo reafirma como el gran sonero que siempre ha sido y nos recuerda que la música cubana sigue siendo la materia prima fundamental de esta isla. 

Respeto pa' los mayores (Bis Music) es, al decir de su autor, un fonograma muy bien pensado, hecho con calma, y en el que cada músico de la banda fue partícipe del proceso creativo. «Es el primer disco con que me siento satisfecho», comenta Adalberto.

 

La portada y contraportada del álbum tienen una gran carga religiosa, pero aun así, dice Adalberto que si bien él rinde tributo a sus ancestros, a sus creencias, el título Respeto pa' los mayores significa exactamente eso: respeto a los ancianos y a las personas entradas en edad. Este disco tiene un mensaje que se dirige a rescatar los valores en nuestra sociedad.

 

En el arte es necesario el respeto a la religión, a los creyentes y no creyentes; no se trata de hacer comercio ni moda por cantar a los santos. Quienes lo hagan así, no respetan, y la música no sale bien al final, dice Adalberto.

 

ad1

 

Es un disco para bailar, eso, seguro, pues la máxima de Adalberto ha sido siempre la de preservar el hábito del baile, sobre todo en pareja. El autor de A Bayamo en coche y Son de la madrugada es un músico que desde el escenario va testando si su fórmula musical funciona, confiesa que siempre le mira los pies al bailador para saber si se siente cómodo, si disfruta lo que está sonando.

 

Los temas de las canciones son los habituales de nuestra música bailable: el amor, un suceso simpático…

 

El objetivo es que, cuando alguien termine el disco, sienta alegría y ganas de vivir asegura El Caballero del Son, que la música los haga reflexionar, aunque se trate de un tema bailable y, por supuesto, que no caiga en la vulgaridad; no por ser populares debemos dejar de ser clásicos.

 

En Respeto… la mayoría de los temas son del maestro Adalberto, hay uno del comediante Jorge Díaz, otro del tresero César Echevarría y uno del gran Arsenio Rodríguez.

 

En febrero próximo se cumplen 30 años de Adalberto Álvarez y su Son. La celebración comenzó ya en el anfiteatro Mariana Grajales de Santiago de Cuba, a finales del pasado 2013.

 

En enero la orquesta estará en Camagüey, celebrando los 500 años de la villa, y luego de otros compromisos que el artista no reveló, habrá un gran concierto en el Karl Marx, en noviembre.

 

Además, el maestro anunció la posibilidad de tres presentaciones especiales en Santiago, Camagüey y La Habana con los Van Van. No se tratará de intercalar canciones sin más, será algo especial, donde las dos orquestas estén bien imbricadas, aseguró Adalberto. Y con él conversamos.

 

Se siente feliz porque compuso la mayoría de los temas de este álbum y dice usted que a su edad ya eso no es tan fácil. ¿Qué lo inspiró entonces, qué hubo de especial últimamente para motivarlo?

 

El estado anímico es muy importante. Una de las cosas que más me motivó a escribir fueron los músicos de la orquesta, la incorporación específica de algunos me inspiró y creo que eso ayudó a que la musa bajara más rápido.

 

En el disco pasado Adalberto incluyó composiciones de músicos jóvenes, entre esos, un autor de Habana Abierta. En aquel momento usted dijo que pensaba seguir con esta línea de trabajar con otros compositores. ¿Mantiene esta idea?

 

Sí. Incluso más que eso. Quiero que por los 30 años algunos de estos jóvenes compositores canten con mi orquesta, por ejemplo, me gustaría hacer un tema con Descemer Bueno.

 

Además de la carga religiosa del disco, Respeto pa' los mayores se refiere a la necesidad de rescatar valores en la sociedad cubana. ¿Cuánto pueden hacer los artistas cubanos por esto, actualmente?

 

Los músicos tienen que ser ejemplo porque somos un espejo de la gente. Cuando yo era niño quería parecerme quizás a Rafael Lay y a otros artistas de La Aragón. La imagen, la conducta social y la ética del músico son muy importantes porque eso es lo que el público percibe y lo que trata de imitar. La proyección del artista es fundamental. Me parece una falta de respeto los artistas que van a la televisión en chancletas. El artista es artista siempre, dentro y fuera del escenario.

 

ad4

 

Además de la necesidad de hacer un espacio para las orquestas populares y el bailador, cosa que usted ha promovido siempre, varios directores de orquesta se han pronunciado criticando las estrategias de difusión de la música popular cubana en nuestros medios. ¿Cuál es su opinión al respecto?

 

Creo que vamos a los extremos a veces, no estoy contra ningún tipo de música, pero hay que dosificar y proponer diversidad para que el público pueda escoger, que cada cual diga qué cosa quiere. Si me ponen reguetón, Van Van, Celina González, Barbarito Diez… entonces yo tengo la oportunidad de escuchar todo y yo puedo elegir lo que me gusta. Siempre hay un público que dice “pensaron en mí”, cuando escucha una canción determinada. Pero si saturamos el mercado de algo que no es lo mejor vamos por mal camino.

 

Siempre digo que el reguetón no tiene la culpa. El reguetón es un género bailable que, si se usa para bien, funciona porque, de hecho, es un ritmo para la gente que no sabe bailar. Si el mensaje de ese reguetón es positivo, bienvenido sea, pero existen otros géneros y ritmos cubanos que merecen ser escuchados. Yo estoy por la diversidad.

 

Hace un mes aproximadamente, durante una conferencia de prensa con músicos como Formell, Pupy y Pachito, se creó un debate interesantísimo de cómo en Cuba se desaprovecha el marketing para posicionar a nuestras orquestas en el mundo, mientras otras, no mejores que las cubanas obtienen grandes ganancias gracias a Internet, por ejemplo. ¿Qué tiene que decir Adalberto sobre esto?

 

Ese es un terreno que perdimos hace tiempo. Ahora es más difícil. En todo negocio hay que invertir para ganar. Aquí se generalizó y no todos los músicos tenían la misma calidad ni el mismo respeto hacia su trabajo, ni la misma proyección… La diferencia entre esos que suenan mucho y los otros radica en lo que hay detrás: en el mercado y en el apoyo financiero que han recibido.

 

Lo que debían haber hecho desde un principio en Cuba era escoger un grupo de artistas verdaderamente relevantes e invertir en ellos para posicionarlos en el mercado internacional. Que los discos de Celina o de Van Van estuvieran a la venta al lado de los de Julio Iglesias, por ejemplo.

 

RESPETO-PA-LOS-MAYORES 2

 

Con la posibilidad de Internet, iTunes y las webs que los propios artistas hacen se recupera algo de este espacio, pero perdimos mucho tiempo ya. La comercialización en el mundo es muy diferente. En Panamá estuvo mi orquesta, los Van Van y La Aragón y, entre los tres, no ganábamos lo que El Gran Combo. Ellos sí tenían el marketing bien hecho. Sin embargo la gente cuando nos oye tocar enloquece, bailan, disfrutan nuestra música, pero si no hay un tema en la radio de ese país, si no hay una continuidad después del concierto que damos, todo queda ahí.

 

La distribución de los discos aquí no es la mejor. Cuando un disco está en su mejor momento te das cuenta de que no hay más en las tiendas. Por qué vender  solo 200 ó 300 afiches y discos en un concierto si puedo vender miles. Hay que darles atención a los músicos.

 

¿Está pensando en grabar un álbum antológico con los temas que más le pide la gente?

 

Estamos enfrascados en grabar los conciertos de la gira nacional que haremos por el 30 aniversario, ahí entrarán muchos de esos temas emblemáticos de la orquesta, porque siempre hay que tocarlos a donde vamos. Todavía la gente me pide “A Bayamo en coche” o “El son de la madrugada”.

 

¿Qué le gustaría que pasara con Cuba en este 2014?

 

Me gustaría que recuperáramos la cubanía, es lo más importante, que no perdamos la esencia de lo que somos musicalmente. Que haya más espacios para bailar y darle rienda suelta a esa cubanía, la gente quiere eso, pero no tiene siempre el espacio. Debemos ser capaces de hacer una campaña para recuperar eso.

 

ad6

alt

Visto 5331 veces Modificado por última vez en Viernes, 10 Enero 2014 06:43

Comentarios  

 
#2 gaston lafourcade b 08-01-2014 09:01
Hablando de respeto y en este caso pa´los mayores. Espero, con todo respeto, que el Maestro respete el compromiso que hizo con el respetable público de Guantánamo, tras su fallida presentación a causa de la lluvia, de regresar en el más breve plazo y ya han pasado más de cinco años.
 
 
#1 gaston lafourcade b 08-01-2014 09:01
Hablando de respeto y en este caso pa´los mayores. Espero, con todo respeto, que el Maestro respete el compromiso que hizo con el respetable público de Guantánamo, tras su fallida presentación a causa de la lluvia, de regresar en el más breve plazo y ya han pasado más de cinco años.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar