lunes, 18 noviembre 2019, 21:52
Miércoles, 01 Enero 2014 08:29

¿El año del Taekwondo? ¡Ni Nostradamus!

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(1 Voto)
Glenhis Hernández Glenhis Hernández

Aún hoy me queda cierta deuda o vacío con el taekwondo cubano. Y no solo a mí, créanme, esa sensación la experimentan muchos de los que sangramos deporte.

Como no hacerlo si perfectamente pudo erigirse como el mejor deporte individual en el 2013. Claro, la actuación épica que protagonizaron en el Mundial de Puebla, México ni siquiera Nostradamus pudo haberla predicho:

 

Ocho guerreros, sin más armamento que sus brazos y piernas intentando colocar sus patadas y golpeos de puños y manos abiertas justo allí, donde más duele al rival.

 

Así se movieron a puro son sobre el Dojang en la mitad de las divisiones convocadas (completaron la nómina Nidia Muñoz en 62, Ángel Modesto Mora 68 y José Ángel Cobas 74), y con cinco preseas como botín en sus pechos, guiados por los títulos de Rafael Castillo (87 kg) y Glenhis Hernández (73), y los bronces de robelis Despaigne (+87), Yania Aguirre (49) y Yamisel Núñez (53), para escoltar a la potente armada sudcoreana (6-3-1) y materializar una hazaña histórica e inédita en este tipo de certámenes.

 

En definitiva los nuestros emergieron airosos en 25 combates y únicamente perdieron seis en la cita universal. ¿Por qué decimos que ni Nostradamus hubiera vaticinado semejante palmarés?

 

Sencillo: comencemos diciendo que ese fue el único certamen internacional de rigor que encararon nuestros taekwondocas, además del Panamericano juvenil en el cual la cantera culminó quinta por naciones con 29 puntos, avalada por el cetro de Frislaidis Martínez Despaigne (+68 kg) y las platas de Bryan Richard Letrán Durruthy (73) y Darianna Perera Mulén (49).

 

CAUSAS Y AZARES

 

No hace mucho tiempo afirmé que el taekwondo cubano había labrado su propio sendero a fuerza de patadas, excelente preparación física y desarrollo táctico endemoniado, sobre la base de la confianza de las principales figuras y el fortalecimiento de los segundos en cada división, estrategia que al decir del Comisionado Nacional Carlos Banasco “Maki”, ha sido la clave para atenuar el déficit de combates de nivel supremo que afrontan nuestros exponentes. Eso no lo es todo. Ciertamente en enero del 2013, cuando se discutió el presupuesto económico del INDER y cada una de las federaciones nacionales proyectó su ruta competitiva, nadie pudo haber sido capaz de presagiar que entre el 15 y el 21 de julio en la justa del orbe azteca los nuestros dejarían su huella en calidad de segunda potencia, y que por consiguiente se ganarían el derecho de ser invitados a concurrir al Grand Prix de Manchester, Inglaterra, entre el 13 y el 15 de diciembre, primera competición punteable para el escalafón, de cara a la clasificación olímpica para Río de Janeiro 2016.

 

Nada, todo se derrumbó, y como ha sucedido en otras tantas ocasiones la participación de nuestros cinco medallistas mundiales quedó, al igual que la presencia en las dos últimas ediciones mundialistas precedentes, en página del olvido.

 

Todo ese esfuerzo de atletas y entrenadores, ese constanjte batallar, búsqueda de mejores estrategias en el lapso de doce meses estuvo aderezado con la limitación adicional de no contar con petos electrónicos, o sea valiéndose de protectores tradicionales, otro elemento al que deberían adaptarse a la hora cero, por las características de los sensores, los impactos del golpeo y demás cuestiones técnicas.

 

Por suerte para materializar la hazaña de Puebla fue crucial, para una escuadra marcada además por una dosis elevada de renovación, la excelente base de preparación de 21 días que sostuvieron en la altura azteca, además de una obtención de forma deportiva y cierre en el propio escenario de competencias.

 

DE RANKING Y OTROS DEMONIOS

 

Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, un horizonte de aspiraciones. Nada como ver el brillo dorado colgado en tu pecho, el ondear de tu bandera y susurrar las notas de tu himno desde lo más alto del podio de premiaciones. El taekwondo, al igual que el judo, la esgrima y otras muchas disciplinas poseen sistema de clasificación por ranking, el cual depende exclusivamente de la participación en Copas del Mundo, Campeonatos mundiales, circuito Grand Prix… handicap conocido de antemano y que siempre limita a los cubanos, en contraste con la perenne estrechez de presupuesto que nos golpea.

 

De ahí que adquiera mucha mayor connotación el hecho de que Rafael y Glenhis, ambos exclusivamente con los 120 puntos de su cetro mundialista, comanden sus respectivos pesos. El primero por delante del iraní Yousef Karami (75), mientras la capitalina antecede a la sudcoreana y su víctima en Puebla In-Jong Lee (109.50).

 

Robelis tiene más kilometraje, es un taekwondoca estable entre la crema y nata de su división, está acumulando unidades desde el 2010 y exhibe 137.80 rayas, para escoltar al gabonés Anthony Obame (225.95), su verdugo por 7-6 bajo los cinco aros en Londres 2012.

 

Similar situación a la de sus coequiperos viven Yania y Yamisel: la primera exhibe el escaño 20 con 43.20 unidades, y la segunda el 16 con idéntico botín, sudado en suelo azteca.

 

Hoy nadie quita que los nuestros se han convertido en depredadores, verdaderas máquinas de golpear, con rapidez de desplazamientos inusitada, desafiando rivales de mucho mayor palmarés. No en balde Yamisel definió a su favor dos pleitos en punto de oro en tierra de mariachis, con total determinación no solo de ella, sino también de sus coequiperos medallistas, a la hora de definir acciones.

 

Ese ha sido el panorama, nuestros taekwondocas y los estrategas de este arte marcial oriundo de Sudcorea, sui géneris combinación de golpeo de piernas, puños y manos abiertas (planimetría), que casi por una cuestión lógica incursionó en Juegos Olímpicos en Seúl 1988 como exhibición, para luego entrar en el programa oficial en Sydney 2000. Desde entonces, bajo los cinco aros, Cuba siempre ha dicho presente en el festín de las preseas. Trecho queda por recorrer de cara a Río de Janeiro 2016, pero para entonces confío en que mi deuda y la de muchos, esté saldada y que fieles a ese sólido andar de nuevo seamos capaces de inscribirnos entre los tres mejores de al menos una división.

 

Visto 2678 veces

Comentarios  

 
#4 Ismael Gonzalez 07-01-2014 12:27
Me parece q aun el INDER a la hora de defender y definir sus estrategias en cuanto a los deportes de combate rumbo a Rio 2016, fallo en al tomar la decision de no participar en el Copa Mundial Birgminhan, a la cual fueron invitados por los resultados alcanzados en el Mundial de Puebla.

Esperemos q una vez mas los atletas, tecnicos, entrenadores y especialistas hagan de tripas mas corazon y puedan lograr q pese a todas las carencias de todo tipo,materializ ar la magia de alcanzar un podio mundial este 2014 en las copas de caracter en las q participen.
 
 
#3 Ismael Gonzalez 07-01-2014 12:27
Me parece q aun el INDER a la hora de defender y definir sus estrategias en cuanto a los deportes de combate rumbo a Rio 2016, fallo en al tomar la decision de no participar en el Copa Mundial Birgminhan, a la cual fueron invitados por los resultados alcanzados en el Mundial de Puebla.

Esperemos q una vez mas los atletas, tecnicos, entrenadores y especialistas hagan de tripas mas corazon y puedan lograr q pese a todas las carencias de todo tipo,materializ ar la magia de alcanzar un podio mundial este 2014 en las copas de caracter en las q participen.
 
 
#2 Gabriel 03-01-2014 12:53
Aun no entiendo por que razón este deporte aun estando entre la preferencia de muchos cubanos, sigue siendo tan pobre su presentación en la televisión.
 
 
#1 Gabriel 03-01-2014 12:53
Aun no entiendo por que razón este deporte aun estando entre la preferencia de muchos cubanos, sigue siendo tan pobre su presentación en la televisión.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar