miércoles, 19 septiembre 2018, 12:22
Lunes, 23 Diciembre 2013 20:20

EN CARTELERA: Una farsa en un solar

Escrito por  Alexander Londres, para CubaSí
Una escena de la puesta. Una escena de la puesta. Fotos: Del autor

 

La mañana de este 21 de diciembre, en la sede del Teatro Guiñol de Guantánamo se respiraba un intenso ajetreo.


A los quehaceres habituales antes de cada función, se sumaban esta vez el nerviosismo y las expectativas que traen aparejados los estrenos. Sería la primera presentación pública de El solar Villa Fañe, una farsa para títeres de guante o cachiporra, que desde meses atrás requería de los esfuerzos y voluntades del grupo, envuelto en la preparación de la premier.


Luego de ajustes aquí y correcciones allá, actores listos, llegó la hora señalada para descorrer el telón y entonces, ante los ojos atentos del público, el retablo.


Con el transcurso del tiempo, se desarrolló la historia entre las risas, comentarios y exclamaciones del auditorio que por 45 minutos disfrutó de la pieza teatral para niños, interpretada por el más joven elenco de la agrupación que dirige Maribel López.


En la búsqueda de pormenores e interioridades de la obra, pude conversar tras bambalinas con los autores del texto original, Aliexa Argote y Yosmel López, quienes también cumplen sus  roles como intérpretes:


—Definitivamente El solar… es un homenaje a Javier Villafañe. ¿Cuál fue el motivo de inspiración?


Yosmel: El Guiñol de Guantánamo ha acudido muchas veces a Javier, con obras de su repertorio como La calle de los Fantasmas; El pícaro burlado (Chímpete Chámpata);  El Panadero y el Diablo, las cuales he aprehendido y aprendido a querer en los cuatro años que llevo en el grupo. Ese fue mi primer acercamiento a Villafañe, y el conocimiento de sus obras y de su vida dedicada a los títeres me ha hecho enamorarme de él; y como a mí, le ha sucedido a Aliexa y al resto de las muchachas.


Aliexa: Todo empezó a concretarse hace alrededor de un año. Mientras conversábamos en un café de la ciudad —al estilo parisino— tuvimos la feliz idea de homenajear a Villafañe con una obra nuestra donde se recrearan varios de sus personajes más famosos. Y bueno, a partir de ahí comenzamos a “armar el muñeco” como solemos decir por acá.


—Tanto Yosmel como tú repiten la experiencia de escribir textos para el teatro, ¿cierto?


Aliexa: Sí, la primera obra que escribí fue La cucarachita Cuca. Antes veía la escritura exclusivamente como una necesidad, pero después de Cuca me ha sido más fácil. Le he cogido la vuelta, hasta el punto de que ahora la veo como algo muy apasionante. Esta vez, a dúo con Yosmel, no fue difícil; todo fluyó muy bien.


Yosmel: En mi caso es el tercer acercamiento a la escritura. Anteriormente escribí el texto de Medio Pollito y la versión para teatro de la obra literaria infantil  Las flores de Pablo, de Eldys Baratute.

 

guinol-01


—¿Y por qué un solar?


Yosmel: Tuvimos varias ideas, pero al final concordamos en que el mejor sitio para ubicar a los personajes sería un solar, debido a los conflictos que por diversos motivos se crean en un espacio como este, y que aportarían elementos al desarrollo de la historia.


—Desde hace cierto tiempo se ha visto en el Guiñol guantanamero un gran protagonismo joven, esta obra es una muestra fehaciente…


Aliexa: Es que tenemos la suerte de contar con una directora que no nos corta las alas. ¡Claro!, nos mantenemos siempre bajo su supervisión. En obras anteriores hemos trabajado haciendo nuestras sugerencias y mirando desde nuestra óptica; pero como tal esta es la primera en que todo el proceso, desde la misma concepción, nos ha involucrado completamente a los más jóvenes del grupo. En conjunto, poco a poco fuimos concretándolo todo.


Yosmel: Casi siempre los jóvenes, cuando llegan a una compañía ya establecida, con un vasto tiempo de trabajo, lo que hacen es asumir su estética, o sea, la del grupo. En el caso particular de nosotros, los más noveles del Guiñol Guantánamo, también hemos asumido la estética, pero a la vez hemos tratado de proponer —no imponer, fíjate— nuestro propio camino. En este espectáculo se puede ver claramente porque el texto, así como la puesta en escena, nos pertenece a los más jóvenes.  El diseño escenográfico y de muñecos, también es de la autoría de jóvenes artistas que colaboran habitualmente con nosotros.


—En El Solar Villa Fañe se puede apreciar una conjunción de lo joven con lo tradicional  ¿verdad?


Yosmel: Sí. Para esta puesta acudimos a una técnica tradicional de manipulación, pero vemos el espectáculo desde otro ángulo: ya no el retablo negro o neutro, e incorporamos la técnica de sombras. Déjame decirte que hasta ahora, los jóvenes dentro del Guiñol siempre habíamos trabajado las obras alternando actores en escena con la animación de figuras, pero luego de un buen tiempo, es la primera vez en que durante toda la puesta los muñecos se mantienen solos  en escena.


Aliexa: Al principio optamos por el títere de guante sólo porque nos parecía más fácil, pero luego nos dimos cuenta de que no era así. A pesar de eso mantuvimos la propuesta, porque tratándose de un homenaje al monarca de los titiriteros, es la mejor manera.


—¿Alguna consideración final?


Yosmel: Queremos agradecer y rendir homenaje también a aquellos que nos mostraron las historias de Villafañe, y que nos han hecho amar y sentir como nuestros sus personajes. A los actores más consagrados del Guiñol de Guantánamo, que en sus momentos de gloria se debatieron en los retablos contra diablos y fantasmas.


Agradeciendo la conversación me despido de los chicos, que se dedican entonces al desmontaje del retablo.


Ya de salida, hojeando el programa de mano, alcanzo a leer una frase que me hace entender la devoción de estos jóvenes actores, por Javier Villafañe: “Yo quería hacer algo en que estuvieran unidos el titiritero, el títere y el teatro. Como si en las venas de los tres corriera la misma sangre. Y esta idea, este deseo que tengo de esta obra me hace doler el pecho. Yo creo que todo lo que uno ama es dolor. Pobrecito del que ejerce su oficio sin dolor. Duele, duele el oficio. Cómo duele”.

Modificado por última vez en Martes, 24 Diciembre 2013 12:13

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar