miércoles, 19 septiembre 2018, 12:56
Sábado, 21 Diciembre 2013 07:26

Miami-Dade: Lloran sus libros

Escrito por  Nicanor León Cotayo
Valora este artículo
(1 Voto)
Residentes de La Pequeña Habana visitan la biblioteca pública de 1398 SW 1ra. calle en esta imagen de archivo. Pedro Portal / El Nuevo Herald Residentes de La Pequeña Habana visitan la biblioteca pública de 1398 SW 1ra. calle en esta imagen de archivo. Pedro Portal / El Nuevo Herald

Durante el año que termina las bibliotecas públicas de ese condado han vivido con un puñal sobre los libros: su posible cierre.

La situación ha llegado a mostrar hechos muy oscuros y polémicos en el decaído ambiente escolar e intelectual del territorio.

Ahora el gobierno condal ofrece una solución que únicamente agrada a sus propios integrantes: aumentar “significativamente” los impuestos a sus residentes para mantener activas las bibliotecas.

Este viernes el Nuevo Herald resaltó un párrafo que dice: ”Los miamenses aman sus bibliotecas, pero eso no significa que quieran pagar más impuestos para financiarlas”.

Las autoridades patrocinaron la encuesta de una firma especializada con sede en Coral Gables para tener una idea sobre el pensamiento de la ciudadanía al respecto.

El 95 por ciento de los consultados que visitan las bibliotecas y el 72 por ciento de quienes no lo hacen dijeron que estas añaden calidad de vida a sus existencias.

Casi el 85 por ciento de ellos estuvo en desacuerdo con el criterio expandido en Miami-Dade en el sentido de que esas instituciones  “están pasadas de moda”.

Una investigación nacional realizada por la Pew Internet & American Life Proyect, demostró que el 90 por ciento de los estadounidenses de 16 años, o más, dijo que el cierre de su biblioteca resultaría negativo para su comunidad.

Veintidós de las 49 que existen allí estuvieron a punto de cerrar sus puertas este año cuando el alcalde Carlos Giménez   mantuvo fija la tasa de impuesto a la propiedad, situación luego revertida.

En 2014 ya anunciaron que tendrán 20 millones de dólares menos entre los necesarios para financiar las bibliotecas al mismo nivel que ahora, “al menos que la tasa de impuestos suba”.

Mientras, el equipo asesor del alcalde condal formula ideas para evitar lo peor.

Una de ellas consiste en reducir el espacio de las instalaciones y alquilarlo para eventos.

Junto a eso prestar servicios de impresión, fotocopias y pasaportes, al tiempo de inaugurar la venta de café en las bibliotecas.

Otra de las sugerencias de los asesores consiste  en salir a vender libros en barrios sin librerías privadas y reclamar a los votantes que aprueben un aumento temporal de la tasa de impuestos.

Los problemas de esas bibliotecas se iniciaron hace unos seis años, cuando los legisladores de la Florida les impusieron duros recortes a los presupuestos de esas instalaciones culturales.

Casi a la misma hora que se debatía este vergonzoso asunto, el periódico The Wall Street Journal informaba sobre las gigantescas cifras de dinero que ganan determinados estadounidenses.

Por ejemplo, el multimillonario Warren Buffet cada vez que transcurrió una hora en 2013 ganó, como promedio, un millón 500 mil dólares.

Ello fue equivalente a un beneficio de 37 millones diarios que aumentaron su fortuna de 59 mil 100 millones de dólares.

A pesar de ello, fue clasificado en el segundo lugar en la lista de los estadounidenses con más dinero, ya que, en primer lugar volvió a estar Bill Gates con 72 mil millones.

Enorme incongruencia cuando se recuerda que en la Florida hay bibliotecarios vendiendo tacitas de café para mantener trabajosamente en pie su noble centro de labor.

Y junto al contraste, la realidad de esperar con esa imagen de gran potencia en declive el advenimiento del 2014.

Visto 3011 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar