sábado, 17 noviembre 2018, 18:55
Lunes, 16 Diciembre 2013 05:41

Metrobús capitalino: Control y confianza

Escrito por  Arnaldo Musa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(81 votos)

Sin dudas, la transportación por el Metrobús de la capital es el punto neurálgico y de más difícil solución en lo que al sector se refiere, independientemente de la llegada de piezas de repuesto y nuevos ómnibus.

Sin dudas, la transportación por el Metrobús de la capital es el punto neurálgico y de más difícil solución en lo que al sector se refiere, independientemente de la llegada de piezas de repuesto y nuevos ómnibus, porque esto tampoco es lo mejor, si se carece de una verdadera organización del trabajo.

Cierto que muchos compañeros con experiencia pudieran ayudar, pero en los últimos años llueve sobre lo mojado la falta de puntería al respecto, con el inevitable final, más bien continuación, de la remoción del personal dirigente, tanto en la cúspide a nivel de ministro y viceministros, como en la parte inferior, en la cual el administrador es la cabeza más visible.

Pienso que no vivir día a día con los problemas del pueblo, no sentir en carne propia la angustia sobre el particular, impide a quienes deben tomar decisiones hacer lo correcto, mientras dan la impresión de que tratan de ganar tiempo, pero, ¿para qué? Es como una noria que da vueltas y vueltas, en tanto se debilita una cuestión que, subrayo, no depende solo de piezas de repuesto y ómnibus.

Paradero San Agustín, La Habana


Botar el sofá


Con la llegada de los primeros articulados se tomó la decisión de eliminar al conductor, porque constituía una fuente de corrupción. Era cierto, porque, a manera de ejemplo, muchos hemos vivido en carne propia cómo delincuentes comunes sustraían carteras, se las pasaban al conductor, quien los hacía bajar, facilitándoles la fuga, para que luego los objetos de robo fueran a terminar debajo de los asientos de los choferes. Esto es un ejemplo y, lamentablemente, no es un hecho aislado.

Ello denotó una falta de control sistemático, sin inspección adecuada o, simplemente, sin ella, que facilitó que los antiguos «camellos» se convirtieran en tierra de nadie.
                                       
Pero en vez de buscarse un personal adecuado y con un mínimo de honestidad, se hizo desaparecer al conductor, se dejó ese largo vehículo al cuidado de un chofer que no lo podía hacer, quien caía en ocasiones en estrés y era hasta víctima de agresiones, cuando intentaba establecer un cierto orden.
                                                                   
Entretanto, algunos de nuestros colegas solo hablaban de jóvenes que pintaban algunos de los vehículos y otras acciones similares fáciles de controlar, si se hubiera coordinado el trabajo de una dotación regular, más la inspección y la participación de las fuerzas del orden público cuando fuera necesario.

A ello se sumaron la desconfianza en el conteo de la recaudación y males acerca de la atención al hombre, tanto al que manejaba como al que arreglaba y limpiaba.

Durante mucho tiempo se pensó y todavía se hace en copiar métodos de otros sistemas de recaudación, como el de la venta de tickets, que eliminaría el cobro dentro del ómnibus, pero eso es imposible en estos momentos en Cuba, por el costo del papel, la infinidad de puntos de venta que se deben habilitar y el control monetario sobre estos.

Decir que los usuarios no se sintieron abandonados sería una hipocresía, por lo que algunos de ellos escogieron incorrectamente ser cómplices con el pago directo al chofer. Ejemplos sobran y sería interminable relatarlos.
                                                                                     

Tomar al toro por los cuernos

Lo expuesto anteriormente hace insoslayable una solución que ayude a disminuir paulatinamente hasta su desaparición el desorden social que representa el no pagar la transportación; enfrentar la corrupción entronizada por la indebida apropiación por el trabajador del pago del pasaje, mediante subrayo la complicidad del usuario y por decisión propia; aumentar la recaudación, lo cual haría disminuir la subvención al transporte; y el mejor mantenimiento del vehículo, que disminuiría costos e incrementaría la prestación social de servicios.

Metrobús ruta P-2

Aunque algunos administradores, esperando la orientación «de arriba», alegan que no se puede inflar plantillas cuando lo real es que se desinfló incorrectamente, lo cierto es que la posible solución pasa por la restitución del puesto de conductor en el servicio de Metrobús, para recalco combatir la indisciplina social, aumentar la recaudación y, lo principal, el cuidado y alargamiento de la vida de la técnica o vehículo acoplado.

Recomendación:

Se puede hacer un plan piloto por ejemplo, escoger dos choferes y dos conductores por cada vehículo (en uno o dos autobuses) para comprobar el aumento de la recaudación y el mejor mantenimiento de la unidad. La presencia de un conductor mejora las condiciones de trabajo del chofer, quien solo tiene que atender el timón, ocuparse de manejar.

Se puede dejar la alcancía para que el dinero no pase por las manos del conductor o permanezca lo menos posible con él, para su chequeo. Para eliminar la desconfianza de la tripulación en relación con el conteo de lo recaudado, este se debe hacer en la misma terminal, delante de ellos.

Se ha hablado acerca de arrendamientos, medida ya aplicada a vehículos más pequeños, pero ello, a mi entender, no sería lo más conveniente para el Metrobús, un vehículo de amplia transportación pública, al que hay que cuidar esmeradamente, con el fin de que, cuando llegue alguna remesa nueva, sume y no sustituya.

alt

alt

Información adicional

  • Artículo Relacionado:

     

Visto 3864 veces

Comentarios  

 
#16 awy 9400 18-12-2013 12:05
la solucion real y definitiva la dijo carlosglez. Mientras no se ejecute el metro de la habana el transporte urbano seguira con problemas, un cuarto de millon de persona moviendose en horario pico es imposible de transportar con guaguas sencillamente habria que hacer un tren de guaguas y como eso es imposible se crea y arrastra todo lo demas porque siempre van a haber inescrupulosos de ambos lados que mantendran las indisciplinas sociales, impagos y robos.
 
 
#15 maickel 17-12-2013 22:14
primero, se deben arreglar los viales, los choferes deben ser mas cuidadosos e implantar respeto y para que duren un poquito mas ese parque automotor que la pasen a cooperativa
 
 
#14 adolfo 17-12-2013 09:57
todos los dirigentes del ministerio del transporte deberían utilizar obligatoriament e transporte público a ver si en el camino se les ocurre mejores soluciones a este problema
 
 
#13 adolfo 17-12-2013 09:51
no estoy descubriendo el agua fría cuando digo que la mayoría de los problemas de nuestro país pasan por un problema fundamental, EL SALARIO, por eso cada vez que se piensa en una solución surge el problema de como controlar la corrupción, pero si el salario de los posibles inspectores tampoco alcanza para casi nada, entramos (como estamos hace tiempo) en un circulo vicioso.
 
 
#12 Pedro 17-12-2013 06:37
Cubanito ¿Epoca de oro o epoca sin bloqueo?
 
 
#11 RRR 17-12-2013 01:30
Parece que el problema del transporte en cuba solo se centra en La Habana, el resto de cuba ni omnibus tiene, vayan a matanzas o pinar del rio por decir dos cabeceras provinciales, los omnibis no existen, pasan 3 o 4 veces al dia.
 
 
#10 cubanito 16-12-2013 22:13
LOS AUTOS VIEJOS CAMINAN POR QUE SON PARTICULARES Y LO CUIDAN,IGUAL SERIA SI LAS GUGUAS FUERAN PARTICULARES. PAGANDO LOGICAMENTE SU IMPUESTO.CLARO LOS JOVENES NO CONOCEN LO QUE FUE LA RUTA 4 CADA TRES MINUTO,LA RUTA 2,LA 22,LA 13 ESO SI ERA TRANSPORTE.NADA LA EPOCA DE ORO.
 
 
#9 RICARDO RUIZ 16-12-2013 17:37
los unicos responsables son los funcionarios, a todos los niveles de direccion....ro bo reconocido por murillo y raul y pasaron 6 mese y nada se ha hecho....manden unos cuantos a los tribunales y preparen a los choferes del minfar para sustituir a ladrenes....tod os los son....directa o indirectamente
 
 
#8 JMC 16-12-2013 16:28
considero que la mejor solución es arrendarle el omnibus al chofer tal y como lo tiene CUbaTaxi, no es menos cierto que el metrobus es demasiado para un solo chofer y que este no puede atender tantas cosas a la vez pues si pensamos un poquito el solo atender al pasajero para que pague, al que se quiere montar en la guagua y queda guindado de la puerta porque esta va llena, si sumamos todos estos tiempos se alargarría aun + el tiempo de mora entre un omnibus y otro, por lo que soy de la opinión de que debería existir un conductor que suavice la carga de trabajo de chofe, pero que exita un metro contador de pasajeron en la guagua como lo traían muchas hasta hace poco y así obligaría al conductor a depositar todo el dinero recaudado en la alcancía, por otro lado considero que también las vías deberían ser mejoradas pues no basta con arreglar solo las de boyeros y otras arterias principales, se han fijado en al calle de monte y aguila, o las de yumurí o reina creo que aun queda mucho por ocuparce y no tanto de que preocuparce
 
 
#7 Rafael 16-12-2013 15:47
Este es un tema que por donde quiera que lo mire esta muy mal, en todos los sentidos,el parque de Guaguas existentes no dan abasto, sobre todo en los horarios picos,los conductores no resuelven nada, otro mas a robar, las indisciplinas sociales en las guaguas, son demaciadas,no hay respeto, no hay cuidado con el vehiculo,lo unico que podria aliviar esto un poco es incrementando el parque automotor, y exigirle tambien a los carros estatales, incluyendo a las guaguas de los Centros de Trabajo que cooperen , que muchas veses andan por todo la habana vacias,esto es un tema bien dificil.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar