lunes, 24 septiembre 2018, 20:58
Viernes, 27 Septiembre 2013 12:32

Barrio Cuba

Escrito por  Aday del Sol Reyes / Cubasí
Valora este artículo
(13 votos)

En encuestas recientes a la población muchos coinciden en que para mantener las normas de urbanidad y el respeto entre los seres humanos, las autoridades deben hacer lo suyo.

«Playa, playa, piscina, piscina», se escucha a todo volumen desde el súper equipo de mi vecino Tin (el nuevo rico). Las paredes tiemblan y a los vecinos se les quiere reventar la cabeza, pero a él no parece importarle porque además de exponer su pésimo gusto musical, lo que en verdad persigue es que todos en el barrio sepan que cuenta con lo último en tecnología, por aquello de «dime cuánto consumes y te diré cuánto vales».

 

Nadie sabe a ciencia cierta en qué trabaja Tin, pero tiene suficiente dinero para levantar una casa con todos los hierros en menos de tres meses. La eficiente brigada de cinco hombres que contrató no solo trabajó rápido, también realizó un gran «aporte estructural y arquitectónico». Al límite de los jardines de las casas y edificios de la cuadra comienza el portal de Tin. Es decir, su casa sobresale del resto, cogiendo incluso parte de la acera y violando todas las leyes urbanísticas posibles.

 

Por su parte, los hijos de Tin cuando llegan de la escuela mastican cualquier chuchería envuelta en papel brillante, que tiran a la calle o al portal del vecino. Ah, pero cuidadito con echar una migaja en su casita de cristal, manchar un mueble o ensuciar una pared, porque la madre «les aplaude la cara», sin pensarlo dos veces.

 

Asimismo, el nieto de María, Yuniesky, se reúne con sus amigotes veinteañeros en la esquina a jugar dominó. Algunos trabajan, otros no, pero siempre tienen una botella Havana Club (3,85 CUC). No sé si es el alcohol, la mala educación o simplemente porque son «guapos» que se besan, pero al cabo de la hora vuelan las «pi». Y al que no le guste, que se tape los oídos o que escoja el mal menor entre el reguetón de Tin y las palabrotas obscenas de Yuni y su banda.  

 

Y está  Pepe, el que vive en el edificio del frente, buena persona. Acostumbra a sentarse en el descanso de su piso para deleitarse con su «Habano» de la bodega, pero cuando termina tira el cabo en un rincón, molestando a diario a su vecina más cercana, que debe recogerlo, aunque ella no fuma.

 

Estas «pequeñas» incidencias ocurren en mi barrio, pero estoy segura de que no son exclusivas de mi vecindario. A menudo escucho historias muy parecidas y hasta peores que las que he relatado aquí.   

 

Por ello, no me asombré cuando escuché a Raúl Castro referirse al tema de las indisciplinas sociales en la Primera Sesión Ordinaria de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en julio de este año.

 

El mandatario cubano aseguró que necesitamos urgente un clima de orden, disciplina y exigencia en la sociedad cubana. «Lo más sensible es el deterioro real y de imagen de la rectitud y los buenos modales del cubano. No puede aceptarse identificar vulgaridad con modernidad, ni chabacanería ni desfachatez con el progreso; vivir en sociedad conlleva, en primer lugar, asumir normas que preserven el respeto al derecho ajeno y la decencia», expresó.

 

Buenos modales, ¿sabrán Tin o Yuniesky que esos términos existen? ¿Cómo hemos llegado a este punto? ¿Por qué se ha resquebrajado tanto la buena educación del cubano?

 

Decía mi abuela que la decencia se adquiere o no desde los primeros años de vida, y por supuesto, que es responsabilidad en primera instancia de la familia y más tarde, de la escuela y la sociedad en su conjunto, a través de las instituciones formales, el trabajo o las propias relaciones interpersonales.

 

Si un niño crece en un hogar donde los buenos días, permiso, gracias, no son palabras del diario, y sí lo son los gritos, las ofensas, empujones y obscenidades, por supuesto que para él la vulgaridad, la chabacanería y la guapería son «valores» asumidos con total naturalidad. Así se comunicará mañana con sus semejantes en el aula, en el barrio y lugares públicos.

 

Precisamente por esta razón la escuela debe trabajar mucho más con los niños que han sido expuestos a antivalores durante su crianza y tratar de revertir, por el bien de todos, esa realidad. La vía educativa siempre será la más eficaz. De lo que se trata es que los individuos asuman por conciencia buenos hábitos de convivencia social.

 

Una contradicción de la que se habla mucho es que somos uno de los países más instruidos y sin embargo, hoy tenemos que analizar la pérdida de ciertos valores en la conducta humana. Pero es que no necesariamente un título universitario viene aparejado, aunque debería, con la decencia y el respeto al otro.

 

Tanto es así, que no conozco personas más decentes y solidarias que Hilda y Pancho, un matrimonio de más de 65 años cada uno. Ella tiene solo cuarto grado de escolaridad y él pudo alcanzar el sexto, pero ambos pueden dar clases magistrales de educación y sensibilidad humana a todo el barrio.

 

En encuestas recientes a la población para abordar estos temas, muchos coinciden en que para mantener las normas de urbanidad y el respeto entre los seres humanos, las autoridades también deben hacer lo suyo.

 

Además del apoyo de la escuela y la comunidad, es imprescindible el papel activo de las autoridades policiales en hacer cumplir lo establecido por la ley, sobre todo con aquellos que a pesar del diálogo o el llamado de atención por sus indisciplinas, insisten en imponer las malas prácticas que vulneran la tranquilidad ciudadana y sobrepasan los límites de la tolerancia de sus vecinos.

 

«Todo problema social demanda estudio para obtener conclusiones más objetivas y emprender métodos de sanación más eficaces. Sin embargo, algo debe irse haciendo al respecto. Todo sistema educativo incluye entre sus componentes el premio y el castigo, pues es la forma de que los implicados sepan si adelantan o no (…)», puntualizó Raúl en su discurso de la Asamblea.

 

¿Quién sabe? A lo mejor, algún día no muy lejano vuelva a estar de moda aquel viejo refrán: «el respeto entre vecinos asegura la tranquilidad del barrio», y desaparezcan los Tin y los Yuniesky que nos construyen casas en las aceras y nos martirizan con sus propuestas musicales o palabrotas de «macho».

Visto 5241 veces

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, asiste hoy a la sesión plenaria del VIII Congreso de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

El VIII Congreso de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) quedó inaugurado hoy, tras el abanderamiento de los 460 delegados de toda Cuba a la cita.

Comentarios  

 
#9 jllb 08-10-2014 11:09
Mientras la policia no sea la primera que comprenda que es el representante de la ley y del orden público todo será en vano porque la población está viviendo como en el oeste norteamaeriano, tiene que imponer el orden por si mismo. El primer organismo que tiene que saber bien su papel dentro del orden publico es la autoridad creada para eso que es la policia. Cuando se patrulla una calle?, cuando se le llama la atención a un individuo con la música alta o tire la basura en la esquina? Por eso me pregunto ¿sabrá la policia para que fue creado ese cuerpo, y que es el representante del orden público? El CDR puede ayudar y el ciudadano tambien pero el que tiene la autoridad por ley es el representante del orden publico.
 
 
#8 Arístides 02-10-2014 08:04
OPC, NO somos minoría, lo que sucede que los mal educados, revoltosos, y otros, son los que lo revuelven todo de mala forma, los que más bulla hacen, y por eso llaman la atención, aunque sea por su forma negativa. Aday solo menciona a tres sujetos que echan a perder su cuadra de residencia, y en cualquier cuadra viven o mal viven un centenar de personas. No son tantos los que perturban el orden, aunque joden por mil. Y muy claramente nos habla la escribidora del artículo, que “el ejemplo del hogar” es lo principal, y tiene razón, pero yo considero que solo en parte. Cuando ese bien educado niño de familia sale a la calle a jugar con otros con no buenos ejemplos hogareños, si se muestra como ha sido educado en casa… ¡Pobrecito! Todos lo sabemos. No es nuevo, porque ese “ejemplo del hogar” tiene que ser generalizado y nada individual. ¿Estamos? Y leyes y todos esos papeles que rigen la convivencia y las buenas costumbres, SÍ existen, pero necesitan que se hagan cumplir. Es de admirar el ciudadano que por sí mismo, demostrando valentía y arrojo, enfrenta cualquiera de esas irregularidades , por no llamarlas de otra forma, pero todos sabemos lo que se “gana”, y más si es con sus vecinos, que se convertirán en sus enemigos “jurados”, abiertos, o los peores, los solapados. Hay que delegar esas tareas tan complejas y estresantes a la policía, y la policía tiene que actuar de acuerdo a lo legislado y cumpliendo las misiones para las que existen como tal. No te pueden decir que “hay que dejarlos que se diviertan”, como le dijeron al padre de uno de los foristas de uno de estos artículos, o se bajen con cosas parecidas. Nuestros policías, no sé si para bien o para mal, y lo he visto, son demasiado diplomáticos. Está muy bien que no abusen, eso es contra la humanidad, pero tienen que imponerse, y cuando se necesite, tienen que ser represivos, en el mejor sentido de la palabra. No pueden permitir que bajo ninguna circunstancia, le cuelguen rabos. Las leyes las tienen que hacer cumplir desde su encabezamiento, hasta la última de sus letras. Antes decían nuestros abuelos “que las letras entran con sangre”, refiriéndose a los conocimientos que impartían los maestros, pues en el caso que les hablo, si los hay que se niegan a cumplir con las buenas normas de conducta, de a porque sí, también “las leyes pueden entrar con sangre”. Aunque soy partidario de que se evite la violencia en lo posible.
 
 
#7 opc 01-10-2013 16:58
el gran problema es hay tantos TIN, YUNIESKY, PEPE...etc
que nosotros... que no somos como ellos, somos minoria ... por lo tanto nuestras conductas correctas son las erradas ... o ¨FUERA DE VISTA¨ segun ellos...
pero lo mas triste es que como se dice vulgarmente ... ser honrrado trabajador y profesional... ¨NO DA´NA´¨
el negocio... el quimbe... el truco... EL REGAETON... LA FARANDULA eso si resuelve la vida...
a partir de ahi se convierten en un modelo a seguir por las nuevas generaciones...
 
 
#6 mary 30-09-2013 14:30
Aday muy bueno tu comentario, voté por el, pero pienso que no estamos en tiempos de llar a la conciencia, sino de actuar, porque todo biene a parar en las indisciplinas sociales, Ej. estamos en período de cólera y dengue, las cuales para erradicarlas necesitan de mucha higiene, vivo en una Ciudad que presumía de ser de las más limpias y da pena ya caminar por ella, es triste, pero es así, la basura vuela por los balcones de los edificios multifamiliares y hasta etc, como diría Lindoro Incapaz, las aguas albañales las ponen a drenar para la calle, personas de casas de tres piso, de los nuevos ricos , como dice usted,y dónde dejamos los salideros de agua, los que son producto de que hay quien rompe las acometidas para poner el agua directo y se queda mal conectado y cuando lueve, por el retorno del agua, se contamina, de los carretones, mal llamados coche, de caballo, que no le ponen colector adecuado y van regando heces fecales de caballo por toda la Ciudad, y podemos seguir enumerando, la mala educación, malas palabras, falta de respeto y hasta agresión al personal de salud, eso lo he visto yo, o sea que hay que aplicar leyes y ya veremos como sí vamos a mejorar, porque ya muchas personas tienen dormida la conciencia, y la ley se la despertará, no hes posible que todo lo que gastamos y nos esforzamos para la salud del pueblo, que la tiren por la borde unos cuantos inconcientes, eso es lo que opino, ya usted verá como Tin ni silva alto
 
 
#5 eduardo 30-09-2013 12:46
Estoy muy de acuerdo con usted esto de las indiciplinas socilales se pasan de ecastaña oscura , el domingo sali con mi madre y porpoco se arma una bronca en el camello , especificamente p14 una banda de individuos de baja catadura se negaron a pagar y agradieron al chofer de palabra y no llegaron a la agresión fisica porque intervino la policia , pero este no es el primer hecho , que presencio , las personas se ponian nerviosas y no sabian por donde bajarse.

con respecto al barrio esos indiviuos hay que ponerles freno , les llamas la atencion y tienes que llamar a los agentes del orden publico , porque quieren agraedirte y casi nadie interviene en tu defensa.
 
 
#4 Victor 30-09-2013 11:59
El problema es que nos tenemos que acabar dando cuenta que todas esas indisiplinas, ilegalidades, descaros y delitos hay que enfrentarlos con las leyes, creo que el estado, sus instituciones, su prensa, los revolucionarios y la economia, estamos todos arando en el mar, NI TIN NI YUNIESKY Y NINGUNO DE LOS QUE COMETEN ESAS SINVERGUENZADAS LEEN LOS DIARIOS, NI ESCUCHAN NI VEN LA TV CUBANA Y NUESTROS MENSAJES DE LLAMADOS AL ORDEN NO LES LLEGAN, NI LE LLEGARAN, solo será efectivo cuando les afecte SU ESTATUS ECONOMICO, "HASTA CUANDO CREEREMOS QUE CON LLAMADOS RESOLVEREMOS LOS PROBLEMAS", USTEDES CREEN QUE LOS TURISTAS QUE TRANSITAN DIARIAMENTE POR NUESTRAS CALLES Y NO ARROJAN NI UN PAPELITO EN NUESTRAS ACERAS ES PORQUE EN SUS PAISES DE ORIGEN LES HACEN LLAMADOS A OBSERVAR LAS BUENAS CONDUCTAS, O CREEN QUE ES PORQUE TIENE UN PARTIDO U ORGANIZACIONES DONDE SE LES IMPARTEN CLASES POLITICO-IDEOLO GICAS DE BUENA CONDUCTA, NO SEÑORES, ES PORQUE EN SUS PAISES DE ORIGEN LAS LEYES SE HACEN PARA CUMPLIRSE Y SE INPONEN SERIAS MULTAS POR ACTITUDES COMO LA DE TIN Y COMPAÑIA.
MI CRITERIO PERSONAL, ES QUE YA ES TAN GRAVE Y MASIVA LA INDISIPLINA SOCIAL, QUE SON YA MILLONES DE CUBANOS INDISIPLINADOS, ANTISOCIALES, LUMPENS Y VAGOS, QUE EL MISMO ESTADO Y SUS INSTITUCIONES LES HA TOMADO TEMOR A ESA AVALANCHA DE PERSONAS YA TORCIDAS EN SU COMPORTAMIENTO DIARIO, SON MILLONES YA, NO NOS ENGAÑEMOS NOSOTROS MISMOS, SI TRATARAMOS DE ENDERESARLOS PODRIA CONVERTIRSE EN UNA ESTAMPIDA, CUIDADO. ESO SI, REPITO, NI TIN NI NINGUNO DE ESOS LEE NI VE LA PRENSA O RADIO Y TV CUBANA, ¿COMO SABRAN QUE HAY UN 8VO CONGRESO DE LOS CDR?.
 
 
#3 opc 30-09-2013 10:36
los edificios o las cuidades se construyen o se reparan con recursos economicos en unos años...
pero los sociedades parten de una base de costumbres, principios, tradiciones etc ... que no se construyen o se reparan tan rapido aunque existan recursos economicos, porque estan constituidas por personas que a su vez son el reflejo de la realidad... pensamos como vivimos...
 
 
#2 Roberta 27-09-2013 15:37
Estoy de acuerdo con el escrito y es verdad que la educación formal comienza en la casa,un ejemplo: para trasladarme al trabajo debo coger un ómnibus y se hace una colita disciplinadamen te para abordar éste, bueno hay una maestra de primaria que llega con su hijo y pide el último, pero a la hora de subir a la guagua le dice al niño que se cuele y el niño coge un asiento para él y su mamá, lo sienta en un asiento y no se inmuta cuando sube una persona de la tercera edad , embarazada o impedido, porque a veces no alcanzan los asientos para estos,y me pregunto ¿qué le está enseñando a ese niño que tiene aproximadamente siete años?.
 
 
#1 Miguel 27-09-2013 14:47
Muy buen escrito, pero hasta cuando tendremos que seguir soportando toda esa música en alta voz, ya eso se ha tratado en otras ocasiones en distintos eventos o congresos nacionales pero no veo solución ni coto a estos problemas de disciplina social , al igual que ahora se ha creado un sistema, esto ocurre en muchos lugares de ingerir bebidas alcohólicas en las cuadras entre vecinos, es como un modismo y se imaginan uds. cuando pasa el rato las palabrotas en plena vía pública , no han leyes que contemplan esto , quién las hace cumplir?
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar