lunes, 25 junio 2018, 11:54
Jueves, 26 Septiembre 2013 16:36

Liván López, otra segunda figura convertida en primera

Escrito por  Lemay Padrón Oliveros, especial para Cubasí
Valora este artículo
(7 votos)

Iván Fundora estuvo muchos años a la sombra de otros gladiadores en las categorías de 68 y 76 kg, hasta que cuando se estableció el peso en 74 encontró sus mayores posibilidades, y de paso ya tenía la madurez...

Iván Fundora estuvo muchos años a la sombra de otros gladiadores en las categorías de 68 y 76 kg, hasta que cuando se estableció el peso en 74 encontró sus mayores posibilidades, y de paso ya tenía la madurez necesaria como para encarar retos importantes.

Así entró como el convidado de última hora a los Juegos Olímpicos de Atenas-2004, y regresó con una merecidísima medalla de bronce, sin haber tenido antes la posibilidad siquiera de asistir a un Mundial.

El caso de Liván López tiene muchos puntos en común, pues coincidió con Geandry Garzón, un gladiador que a la postre no llegó a ratificar del todo las enormes posibilidades que los técnicos le veían, pero lo relegaba constantemente a la suplencia.

No obstante, el roce con un oponente de tanta calidad le sirvió a Liván (como antes le sirvió a Fundora codearse con Yosmany Sánchez, por ejemplo) para que cuando tuviera su oportunidad, supiera aprovecharla.

Y el momento llegó de la manera más inesperada, con la sanción a Garzón luego del Mundial de Moscú-2010. Llegó entonces la oportunidad para Liván, quien en los pocos años transcurridos desde entonces ya superó cualitativamente el palmarés de su antecesor, al ser como él campeón panamericano y subcampeón mundial, pero con la adición de su bronce olímpico de Londres-2012, algo que no pudo hacer Garzón en Beijing-2008.

En ambos casos se demuestra, si es que hace falta más ejemplos, la necesidad de mantener la preparación y el fogueo de al menos dos figuras por división, para en primera instancia perfeccionar el trabajo del consagrado, y luego ir formando a su suplente para cualquier emergencia.

Realmente no son muchos los casos de este tipo en el deporte cubano en general, pero por coincidencias de la vida, se han dado dos en la lucha libre, y bastante cercanos en el tiempo.

Con el buen momento deportivo que vive Liván, se ratifica como un candidato de fuerza para volver a escalar el podio en la justa cuatrienal de Río de Janeiro-2016, en otro ejemplo de que segundas figuras, a veces son mejores.

alt

alt

alt

alt

alt

Información adicional

  • Artículo Relacionado:

     

Visto 1413 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar