lunes, 24 septiembre 2018, 03:47
Viernes, 27 Septiembre 2013 06:07

Crisis que sigue

Escrito por  Arnaldo Musa
Valora este artículo
(2 votos)
Una muerte anunciada Una muerte anunciada

Todavía EE.UU. y gran parte del mundo sufren los embates de la peor crisis financiera económica del capitalismo, la cual provocó el cierre de más de mil bancos, el suicidio de muchos de sus directivos...

Todavía Estados Unidos y gran parte del mundo sufren los embates de la peor crisis financiera económica del capitalismo desde la de los años 30, la cual provocó el cierre de más de mil bancos, el suicidio de muchos de sus directivos y la caída en la miseria de millones de personas, incluidas aquellas con posiciones privilegiadas. Algunos de los responsables fueron llevados a juicio por manejos ilegales.
                                   

Pero la actual, comenzada oficialmente el 15 de septiembre del 2008 con la bancarrota del banco de inversión Lehman Brothers, no mató ni llevó a juicio a los culpables, quienes enriquecieron más con los rescates financieros aprobados por el gobierno, mientras dejaba sin hogar y desempleados a un gran número de estadounidenses de la clase media.
                                                                                                                      
La crisis financiera se desató de manera directa, debido al colapso de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos en el 2006, que provocó aproximadamente en octubre del 2007, la llamada crisis de las hipotecas subprime. Las repercusiones de la crisis hipotecaria comenzaron a manifestarse de manera extremadamente grave desde inicios del 2008, contagiándose primero al sistema financiero estadounidense, y después al internacional, teniendo como consecuencia una profunda falta de liquidez.
                                                             
Ello causó indirectamente otros fenómenos económicos, como una crisis alimentaria global, diferentes derrumbes bursátiles y, en conjunto, una económica a escala internacional.
                                                         
La confluencia de otros eventos de particular nocividad para la economía estadounidense (subida de los precios del petróleo, aumento de la inflación, estancamiento del crédito), exageraron el pesimismo global sobre el futuro económico estadounidense, hasta el punto de que la Bolsa de Valores de Nueva York sucumbía diariamente a “rumores” financieros.

Muchos opinan que esto fue lo que precipitó la abrupta caída del banco de inversión Bear Stearns, que previamente no mostraba particulares signos de debilidad. Sin embargo, en marzo del 2008, en cuestión de días, fue liquidado en el mercado abierto y, posteriormente, en un acto sin precedentes, la Reserva Federal maniobró un “rescate” de la entidad, la cual terminó siendo vendida a precio de saldo a JP Morgan Chase. En fin, los millonarios en apuros fueron al final recompensados con creces.
       

Rápidamente, el impacto de las hipotecas de crisis provocó repercusiones más allá de Estados Unidos. Los bancos de inversión sufrieron pérdidas en todo el mundo. Las empresas empezaron a negarse a comprar bonos por valor de miles de millones de dólares, a causa de las condiciones del mercado. El Banco Federal de EE.UU. y el Banco Central Europeo trataron de reforzar los mercados con dinero, inyectando fondos disponibles a los bancos (préstamos en condiciones más favorables). Las tasas de interés también fueron cortadas, en un esfuerzo para alentar a los préstamos.
                                         

Sin embargo, a corto plazo, las ayudas no resolvieron la crisis de liquidez (falta de dinero disponible para los bancos), ya que los bancos seguían desconfiando, por lo que se negaron a otorgar préstamos unos a otros. La falta de crédito a los bancos, empresas y particulares acarreó amenaza de recesión, pérdida de empleos, quiebras y, por lo tanto, un aumento en el costo de la vida.
                                                                                

En el Reino Unido, el banco Northern Rock pidió un préstamo de emergencia para mantenerse, lo que impulsó el pánico, por lo cual 2000 millones de libras fueron retiradas por clientes preocupados. En los EE.UU., el banco Bear Stearns casi colapsó, lo que llevó a una crisis de confianza en el sector financiero y el fin de los bancos especializados en la sola inversión.
                                                                   

Tras un respiro primaveral, los mercados bursátiles de Estados Unidos volvieron a una extrema debilidad, motivada por malas noticias en el sector financiero, con las primeras declaraciones de bancarrota, incluyendo la caída del banco IndyMac, la segunda quiebra más grande en términos de dólares en la historia del país, con el riesgo latente que otros bancos regionales también pudiesen terminar igual.
                                     

La crisis tomó dimensiones aún más peligrosas para la economía de Estados Unidos, cuando las dos sociedades hipotecarias más grandes del país, Freddie Mac y Fannie Mae, que reunían la mitad del mercado de hipotecas sobre viviendas, comenzaron a ver sus acciones atacadas por los especuladores bajistas, a tal punto que a principios de julio, el gobierno de Estados Unidos y la Reserva Federal nuevamente tuvieron que anunciar un rescate para esas entidades financieras.
                                                                                                               
Tal decisión creó consternación en varios sectores liberales, que adujeron que tales rescates solo empeorarían a largo plazo las prácticas éticas de los inversionistas, fomentando con dinero público la temeridad. Durante ese periodo, la Reserva Federal, así como otros bancos centrales, continuaron inyectando liquidez al mercado, por valor de cientos de miles de millones de dólares, euros o libras esterlinas. El contribuyente era el que pagaba. 
                                                              

El 15 de septiembre, Lehman Brothers pidió protección crediticia ante la ley, declarándose oficialmente en bancarrota, lo cual indicó el punto oficial de la crisis, que se volvía incontenible, a lo que se sumó la compra del también el banco de inversión Merrill Lynch por Bank of America, a mitad de su valor real.
                                                                   
Los candidatos presidenciales de EE.UU. en ambos partidos y la prensa comenzaron a catalogar la situación de “pánico financiero”, ”crisis económica en el país” y “colapso”, que se extendió a todo el mundo por la carencia de créditos y puso en bancarrotas a varios países europeos, situación que, cinco años después prosigue, y de la que seguiremos escribiendo.

alt

alt

alt

Visto 1601 veces

Comentarios  

 
#1 pepe 27-09-2013 10:05
La Fundación “La silla de San Pedro” declara nula la bancarrota de la ciudad de Detroit/El Nuevo Sistema Monetario está ya operativo, a través del Servicio Postal Internacional
Antes de comenzar a contaros lo que sucedió en Denver hace unos días, os dejo una noticia extraña si no has seguido este blog desde hace años: ayer jueves Panamá declaró el cierre de sus bancos hasta el próximo 1 de octubre. La razón esgrimida por las autoridades es que debían “mejorar los sistemas”.
Y ahora, nos vamos a Denver.
Doy por hecho que sabes que el ayuntamiento de LA CIUDAD DE DENVER (las mayúsculas no son por casualidad) se declaró en bancarrota hace meses.
Bien, pues hace unos días se celebra un juicio sobre la propia declaración de bancarrota de LA CIUDAD y allí, en calidad de testaferro de la Fundación “La silla de Pedro” aparece un tipo de Ohio apellidado Marques que toma la palabra, con la autoridad que le ha sido concedida y declara que ese juicio es inválido porque “todas las deudas globales fueron canceladas el pasado 30 de junio cuando las sanciones a Irak fueron levantadas”. [Llevo tiempo escuchando la importancia del nuevo dinar iraquí en el nuevo sistema monetario basado en oro; supongo que se referirá a eso, pero no lo puedo asegurar].
Acto seguido explica las razones que, por supuesto, están basadas en el “timo de las letras mayúsculas” al cual dediqué varios post en el mes de agosto (Búscalos en el archivo de la web). Podéis leer su argumentación en la transcripción de su declaración que aparece en el vídeo de más abajo.
“La gente de Detroit no puede asumir una bancarrota porque, sencillamente LA CIUDAD DE DETROIT, que es la que ha entrado en bancarrota, es una ficción jurídica que no tiene que ver con la gente de Detroit”. “Quieren que la gente, que son los que dan crédito a la ciudad de Detroit, asuman sus deudas, pero ellos no son deudores sino acreedores” [Es decir, a los que le deben el dinero, no los que deben el dinero].
Como digo, Marques se presenta como Presidente de la Fundación “La silla de San Pedro” con autoridad sobre el Vaticano que, según él mismo dice, es el poseedor de la ciudad de Detroit. [Recordemos que la "conquista de América" de los Reyes Católicos fue en nombre del Papa].
Marques, y su organización, que es el estado global por encima de la curia romana, enviaron un documento de 20 páginas al ógano judicial USA, así como a varias parroquias de Denver en el que les informaba de la situación.
En su alocución, se refiere expresamente a Dios y al Derecho Natural como fuente primordial de la autoridad de la que emana su declaración (en consonancia con el OPPT que os conté este verano).
Tanto LA CIUDAD DE DETROIT, como los TESTAFERROS DE LOS ESTADOS UNIDOS y la CORTE DE LA BANCARROTA son ficciones legales extranjeras que operan bajo la jurisdicción de la Curia Romana.
Los ciuadadanos de la ciudad de Detroit son los verdaderos acreedores y han requerido que actúe La Silla de San Pedro a su favor para objetar oficialmente a los requerimientos y asegurar el retorno de su propiedad al principio de Administración en su original jurisdicción”.
Acto seguido, declara que los acreedores en la bancarrota de la CIUDAD DE DETROIT objetan que precisamente sea esta ficción jurídica quien sea elegida como acreedora de su propia bancarrota.
1-”La ciudad de Detroit, con 300 años de historia, es solvente económicamente ya que sus habitantes son capaces de pagar vía compensación de sus obligaciones cuando presenten un decreto en el que todas las cuentas sean prepagadas. [Sinceramente, no entiendo bien el significado de esta frase]. La ficción legal “CIUDAD DE DETROIT” no ha mostrado una ley que justifique la continua esclavitud de la gente de Detroit”.
2-”La petición de la declaración de bancarrota es intencionalment e confusa y engañosa y no logra explicar el significado de las palabras usadas en la declaración al tiempo que emplea múltiples y diabólicas palabras con el sentido inverso al que les es propio en el cuerpo del documento, identificando a los habitantes de Detroit como “deudores” en lugar de como “acreedores” y, por tanto, ¡AFIRMANDO LA NECESIDAD DE SER PROTEGIDOS DE ELLOS MISMOS EN LA BANCARROTA!” [Esta vez las mayúsculas y las exclamaciones son mías].
3-”La ficción legal LA CIUDAD DE DETROIT sólo tiene 80 años de antigüedad y es un instrumento que ha sido intencionalment e manipulado por los políticos, burócratas y consejeros para, con ese cambio de palabras, llevar a la gente a la esclavitud”.
4-”La ‘CIUDAD DE DETROIT’ es un instrumento creado por los testaferros, administradores y guardianes que operan bajo la jurisdicción de la Curia Romana que han engañado a la gente comprometiendo su propiedad como aval para las deudas en las que han envuelto a la CIUDAD, convirtiendo así a los verdaderos Acreedores en deudores, y haciendo que los acreedores sean insolventes y carezcan de derechos”.
[Me parece claro que las obras faraónicas de Gallardón en Madrid, así como la bancarrota de Cataluña y otras ciudades y regiones españolas responden al mismo plan y estrategia].
5-”La CIUDAD DE DETROIT es una ficción legal extranjera que ha hipotecado el crédito de la gente de la ciudad de Detroit y sostiene la fábrica de fondos privados que rehúsan ejecutar la compensación de la deuda por el establecimiento y cancelación de las cuentas para hacer que “La ciudad de Detroit” y “LA CIUDAD DE DETROIT” vuelvan a ser solventes”. [Más abajo se aclara este aparente embrollo].
“La gente, los verdaderos acreedores, los verdadores actores en una transacción (comprador y vendedor) de aquí en adelante exponen el remedio: la inmediata compensación de la deuda por el establecimiento
y cancelación de esas cuentas, liquidando la ficción legal de LA CIUDAD DE DETROIT, y la inmediata devolución de la propiedad vía “scheat”* al Principio de la Administración de la jurisdicción original”.
Vale, ya lo he entendido: dado que los ciudadanos de Detroit, que son los verdaderos dueños de la ciudad, son los deudores a la CIUDAD DE DETROIT (la ficción legal Iluminati que ha usurpado a la original), se cancela esa ficción legal y, con ella, las deudas. ¡Así de fácil! Al mismo tiempo, se devuelve la propiedad a sus legítimos poseedores mediante este *escheat, que es el recurso legal para que una propiedad cuyo dueño se muere sin descendencia, pase a la corona o al estado. En este caso, se hace justamente al revés: dado que ya no hay “estado”, vuelve a su propietario original.Seguid amente, expone el plan de recuperación de la ciudad de Detroit (y del Planeta entero).
Dice textualmente (frotaos los ojos): “la red bancaria Post.Net ha sido establecida por el Servicio Postal Global en conjunción con el departamento de comercio como un sistema global bancario para facilitar al transferencia electrónica de dinero, eliminando así la deuda y facilitando el retorno de la propiedad en el intercambio“.
Está diciendo, ni más ni menos, queridos amigos, que el Nuevo Sistema Monetario ya está operando: la manera en que lo han puesto en marcha es utilizando el Servicio Postal. Ya que el dinero actualmente se envía como un correo, pues ¡quién mejor que el servicio postal público para dirigirlo!
Si alguna vez quisisteis saber cómo intervendrían los ángeles de la Federación Galáctica en el final de la esclavitud de la Humanidad, aquí lo estáis viendo: el instrumento es la Ley Natural.
Este hombre que estáis viendo es un ángel.
Esto es sólo un anticipo de lo que está a punto de suceder (ved lo de Panamá).
Respiremos, por fin, tranquilos. Es sólo cuestión de tiempo que lo veamos en nuestras vidas pero los fundamentos de la Nueva Civilización están ya aquí.
PD. ¿Te acuerdas que hace unos días hubo explosiones en una comisaría de Columbus, Ohio? ¿Sabes que este tipo, Robert Michael Marques, es de Ohio? ¿Y que Ohio está a sólo unos kilómetros de Denver? ¿Habrían detenido los malos a este ángel y fue liberado?
PD 2: Sin duda alguna, el documento esgrimido por Marques debería ser copiado para declarar la cancelación de las deudas de cada uno de los pueblos, ciudades y comunidades autónomas del estado español, así como del propio estado central, por supuesto. Ídem de ídem para cada país en el que se lea este post, of course
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar