sábado, 23 junio 2018, 07:47
Viernes, 20 Septiembre 2013 12:53

Chile conmemora 40 años de la muerte de Neruda

Escrito por  AFP
Valora este artículo
(0 votos)
El poeta Pablo Neruda El poeta Pablo Neruda

Chile conmemora este lunes 40 años de la  extraña muerte del  Nobel de Literatura Pablo Neruda, con sus restos exhumados  y un proceso judicial en marcha para averiguar si fue asesinado por la  dictadura de Augusto Pinochet.

 Neruda, quien además de poeta fue diplomático y senador por el Partido  Comunista, murió en 1973, doce días después del golpe de estado que derrocó a  su amigo, el presidente socialista Salvador Allende.

 El acta de defunción establece un agravamiento del cáncer de próstata que  Neruda padecía como la causa de su muerte.

 Pero el pasado mes de abril, sus restos fueron exhumados para esclarecer si  fue asesinado con una misteriosa inyección inoculada en la misma clínica en que  fuera asesinado años después el ex presidente Eduardo Frei, como denuncia su  exchófer, Manuel Araya.

 Al día siguiente de su muerte, Neruda debía emprender un viaje a México,  donde pretendía exiliarse y movilizar a la oposición de Augusto Pinochet.

 Según Araya, la tarde del 23 de septiembre de 1973, Neruda, quien hasta ese  momento se encontraba lúcido y estable, les dijo a él y a su esposa Matilde  Urrutia que un médico le había inoculado una inyección que había empeorado su  estado.

 El chófer fue enviado por otro médico a buscar un medicamento, y en el  camino fue detenido y torturado por agentes de la dictadura, que lo  interrogaron por sus nexos con el Partido Comunista y lo dejaron preso en el  Estadio Nacional, junto a otros miles de detenidos.

 Casi seis horas después, el poeta falleció en la Clínica Santa María, donde  había sido trasladado por razones de seguridad, según Araya.

 Este aniversario "lo vivimos con mucha tensión. Estamos muy atentos a los  resultados de los exámenes toxicológicos", dijo a la AFP Rodolfo Reyes, sobrino  de Neruda, y abogado querellante en el caso.

 Los restos del poeta fueron enviados para ser analizados tanto al Servicio  Médico Legal de Chile, como a la Universidad de Murcia (España) y a la  Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos).

 De momento, han confirmado que Neruda padecía un cáncer de próstata en el  momento de su muerte, pero aún se esperan los resultados de los análisis  toxicológicos.

 "Todos queremos saber de qué murió", afirmó Reyes.

 El fantasma de las armas químicas  

 

Otros casos han reforzado las sospechas. En la misma clínica en la que  murió Neruda pero nueve años después, falleció el expresidente Eduardo Frei  Montalva (1964-1970) a causa de la "introducción paulatina de sustancias  tóxicas", según ha determinado la justicia en un caso que sigue abierto.

 Frei, que en ese entonces se perfilaba como uno de los mayores opositores a  Pinochet, ingresó a la clínica Santa María para tratarse de una hernia mediante  una cirugía menor, y murió sorpresivamente poco después a causa de una  septicemia.

 El juez que investiga el caso de Neruda, Mario Carroza, decidió interrogar  a los médicos acusados por la muerte de Frei, y a su vez, sigue en la búsqueda  del supuesto médico que le aplicó la inyección al poeta, un doctor de apellido  Price, cuya identificación no corresponde a ningún individuo registrado en  Chile, según la investigación.

 "Hemos tenido poca colaboración de la Clínica Santa María. Hay personas que  saben y no dicen", dijo a la AFP el sobrino de Neruda, quien criticó la "falta  de colaboración e interés" en el caso por parte de la Fundación Pablo Neruda  -que gestiona su legado- y del gobierno.

 Los servicios secretos de la dictadura de Pinochet (1973-1990)  desarrollaron armas químicas como sarín, soman y tabun, para usar contra países  enemigos y opositores.

 La dictadura brasileña proveyó a la chilena entre los años 70 y 80 de  neurotoxina butolínica, una potente arma química que provoca la muerte por  asfixia. Restos de esta sustancia fueron encontrados en el Instituto de Salud  Pública chileno cinco años atrás, según su entonces directora Ingrid Heitmann.

 Chile investiga aún el alcance de este tipo de armas en los 3.200 muertos  que dejó la dictadura.

Visto 1059 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar