domingo, 16 diciembre 2018, 20:27
Jueves, 15 Agosto 2013 14:55

Tania Vergara: “Endedans se ha forjado con el trabajo diario”

Escrito por  José Ernesto González Mosquera/ para Cubasí
Tania, al centro de amarillo, en la foto promocional de la compañía. Tania, al centro de amarillo, en la foto promocional de la compañía. Foto: Cortesía de la agrupación

 

La obra coreográfica de Tania Vergara es de sobra conocida para aquellos que seguimos todo lo que acontece en materia danzaria en la Isla. Desde Camagüey ha sabido proyectar sus angustias, deseos y necesidades espirituales a través de sus creaciones y de su hijo pequeño de 11 años: el Ballet Contemporáneo Endedans.


A poco menos de media hora antes de comenzar la segunda noche del más reciente estreno en La Habana de la compañía —40 palillos x 10 pesos— se mostraba tranquila y segura de sus bailarines. Una conversación rápida pero interesante se gestó entre observaciones al calentamiento de sus discípulos, preocupación por dolores musculares de algunos, e instrucciones al cuerpo técnico del teatro Mella que por tres noches acogió la vuelta a los escenarios capitalinos de esta agrupación danzaria del centro del país.


“En el año 1986 cuando me gradúo paso a ser maestra. Fue un  periodo donde el Ballet de Camagüey solamente aceptaba a dos o tres egresados y en mi grupo éramos 15. No obstante desde aquellos tiempos comencé a coreografiar con los estudiantes del pase de nivel; converso igualmente algunos bailarines y empezamos a hacer cosas nuevas. Ni siquiera teníamos nombre o perspectivas de formar una compañía – sonríe al recordarlo-, pero de ese primer embrión surge lo que es hoy el Ballet Contemporáneo Endedans. No fueron siquiera los que se estrenaron con el nombre aquellos primeros pioneros con los que empecé a crear. Y actualmente no se mantiene ninguno de los fundadores salvo la bailarina Maisleny Lavín”.

 

ENDEDANS-02


¿Es difícil comenzar una compañía en Camagüey?


—Es difícil. El territorio tiene el Ballet de Camagüey, que ya posee  un impacto nacional e internacional y es la compañía emblemática de la ciudad; además del Folclórico de Camaguey  también con un trabajo consagrado y reconocido. Que nazca una nueva compañía hace resurgir cuestionamientos de ¿por qué? y ¿para qué?... ¿qué nuevo va a aportar?… ¿qué presupuesto? … ¿qué local?, todo lo que engendra la parte material a raíz de una nueva compañía. Fue muy difícil los primeros tiempos, ante todo porque existió mucho escepticismo. En lo particular me salvó ser conocida como maestra y como coreógrafa premiada en festivales nacionales y provinciales de ballet; no obstante fue difícil.


—¿Cómo concebir entonces un estilo propio, pero que a la vez aporte algo novedoso al panorama danzario del territorio y del país?


—Eso es un reto… fue y lo sigue siendo. Es más fácil mantener un sello que crearlo. En aquel momento no tenía pensado crear un nuevo estilo. Si sabía que haría algo diferente por el propio hecho de que fueran bailarines clásicos haciendo danza-teatro que era mi concepción inicial de la compañía; pero con el tiempo se empezó a notar el trabajo no solo por el lenguaje danzario,  que era diferente,  sino también por la estética que proyectaba en las coreografías. Pero sin dudas no fue algo que surgió de pronto sino que se fue moldeando y desarrollando con el paso del tiempo. Incluso de esas obras iniciales ese sello lo tendrían una o dos…  aquellas tenían mucho más que ver conmigo y esa estética que en aquel entonces me quería plantear que las últimas que he hecho.

 

ENDEDANS-01


—¿Qué debe tener un bailarín para formar parte del elenco de Endedans, qué los hace especiales?


—Por lo general casi todos lo conozco de la Escuela de Nivel Medio de Danza de Camagüey Vicentina de la Torre. Los conozco como alumnos pero es seguro que los acepto por la parte humana. Me interesa el buen bailarín por supuesto, que haga virtuosismo, que sea acrobático, pero me importa mucho la esencia humana de la necesidad de bailar, el compromiso con el cuerpo, la avidez por buscar cosas nuevas; ante todo en momentos donde los jóvenes quieren salir rápido y tener logros y cosas materiales. A mi me interesa que se centren en la necesidad del arte como forma de vida, que se comprometan con el trabajo y con el sentido de familia de la compañía.

 

ENDEDANS-03


—¿A qué recursos recurre Tania Vergara al momento de crear una coreografía?


—Siempre es diferente. Hay obras que han surgido por una música, un vestuario que me ha sugerido una dualidad y a raíz de ahí hemos trabajado, una noticia que recorto en el periódico, que me conmueve, la llevo al salón y se trabaja. La Carmen, por ejemplo, surgió de la idea de trabajar el clásico desde una perspectiva más contemporánea con un toque más o menos marginal y donde Carmen no fuera una gitana sino un chico de cualquier calle de este mundo. Cada una tiene un nacimiento diferente, porque una cosa es tener la música y  el concepto pero el tema sale de algo que yo necesito expresar, que por lo general se relacionan con las confusiones humanas, con la necesidad de entendernos.


La obra que el Ballet Contemporaneo Endedans presentó en el Mella y en Cárdenas fue una creación de la cubana Maura Morales y que dialoga acerca de aspectos íntimos de la personalidad del individuo, sus transformaciones internas hacia la cosmovisión de un grupo hasta perder su identidad, con sub-tramas que componen temas recurrentes de la sociedad actual como la violencia contra la mujer, la homosexualidad, la autodestrucción del individuo...

 

ENDEDANS-04


—¿Fue difícil para los bailarines asumir una pieza tan complicada como 40 palillos x 10 pesos?


—Muchísimo. No solamente en lo físico, que físicamente es muy fuerte, sino también mentalmente. Esta es una coreografía con una estética expresiva alemana contemporánea. Entender la gestualidad y el significado de cada movimiento creo que fue lo más difícil. Además de incorporar cosas a las que no estaban acostumbrados como tocarse  o dejarse tocar los genitales, el desnudo que yo no lo había incorporado en el repertorio de la compañía, escupirse, introducir extremidades en la boca de un compañero. No obstante lo aprendieron y asumieron muy profesionalmente. No hubo queja o limite. Todo lo que Maura pedía lo hicieron y el resultado está en esta puesta de alta validez.


—Vientos nuevos para Endedans y Tania Vergara…


—Endedans en el futuro inmediato va a realizar una obra muy comercial llamada Viva la Vida, porque no estoy exenta a moverme en otros terrenos del mundo del espectáculo, no solo por salir y obtener ganancias, sino porque el país está pidiendo que todas las compañías se autofinancien y logren un presupuesto para seguir creando. Estamos enfocados entonces en hacer algo más de vanguardia pero también algo de espectáculo. En lo personal estaba intentando, y lo comencé pero no me va a dar tiempo a terminarlo, a celebrar los cien años de la consagración de la primavera como homenaje a (Vaslav) Nijinsky y a (Ígor) Stravinski. Además quiero cumplir mi sueño de crear una Giselle contemporánea”.


—¿Es sólido hoy el trabajo de la compañía?


—A partir del 2008 ha sido un poco más fácil. No quiere decir que estemos bien, siquiera tenemos sede todavía, solamente a dedo pero no de manera oficial y como todas las compañías en el país pasamos mucho trabajo para tener una connotación nacional. Entiéndase que nuestra primera participación en un teatro de la capital fue en el 2009, tras 7 años de fundados. Realmente lo que más choca es no tener sede. No obstante Endedans se consolida con el trabajo diario, con cada obra que se confronta con el público, con lo que se escucha, te sugieren, o lo que leen de tu obra.

 

ENDEDANS-05

Modificado por última vez en Lunes, 19 Agosto 2013 08:37

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar