martes, 16 julio 2019, 23:13
Miércoles, 02 Noviembre 2011 12:07

Una noche con Harold Pinter en La Habana

Escrito por  Prensa Latina

 

En un teatro abarrotado por un público mayoritariamente joven, el dramaturgo británico Harold Pinter cumplió el sueño de visitar Cuba, en una noche donde su obra superó la barrera del idioma.

La íntima y acogedora sala del capitalino Museo Nacional de Bellas Artes, una de las sedes del Festival de Teatro de La Habana, fue el escenario propicio para que un grupo de amigos rindieran póstumo homenaje al Premio Nobel de Literatura 2005.

Fragmentos de piezas teatrales, poemas y prosas de Pinter, que desnudan la sensibilidad artística y humana, su compromiso político y la excelencia interpretativa de los actores, fueron presentados en un espectáculo donde primó el humor, la alegría y el amor por la vida.

En esta cuerda sobresalen El cuidador, El blanco y negro, La fiesta de cumpleaños y sus poemas Previsión del tiempo y Recado, interpretados por figuras de renombre en la escena británica como David Michaels, Rebecca Thorn, Adjoa Andohs y Myra Sands.

El elenco, integrado además por Roger Lloyd Pack, Andy de la Tour y Susan Wooldridge, promotores de este proyecto, trajo a las tablas algunos de sus sketches cortos, entre ellos Umbrellas, descubierto hace 10 días tras permanecer perdido durante 50 años en los archivos de la Biblioteca Británica.

La irremediable muerte que le cegó la existencia a Pinter en 2008, después de una larga batalla contra el cáncer, también estuvo presente a través de los poemas Células cancerosas, Dios y Puede que la muerte esté quedando vieja, leídos por primera vez en español por dos jóvenes actrices cubanas, quienes formaron parte del reparto.

Durante este acto público de celebración, como lo calificaran sus organizadores, no faltaron las ideas políticas del reconocido actor y guionista británico, quien plasmó en textos como Las medias de Arthur Miller y El lenguaje de la montaña su inconformidad ante la guerra, represiones y torturas.

En una noche tan especial, por la entrega de los actores y la belleza del guión, el público pudo conocer al enamorado Pinter, quien a través de sus breves poemas Aquí está y Conozco el lugar, fue capaz de revelar la pasión que sentía por su esposa Antonia Fraser.

Para el cierre, los colegas de quien siempre se consideró un buen amigo de Cuba y defensor de su causa, leyeron el discurso pronunciado por Pinter, desde una silla de rueda, tras recibir el Nobel de Literatura.

Bajo el título Arte, verdad y política, el incansable luchador fustigó el papel de Estados Unidos y del gobierno británico ante la llamada cruzada contra el terrorismo, las guerras y la existencia de prisiones como la ilegal base naval de Guantánamo en Cuba.

Una noche con Harold Pinter, de Andy de la Tour, subirá hoy nuevamente a escena en un programa que incluye, además, una veintena de obras procedentes de España, Argentina, Venezuela, Italia, México, Uruguay, Brasil, Finlandia, Francia y Cuba en la sexta jornada del Festival de Teatro de La Habana.

Modificado por última vez en Lunes, 07 Noviembre 2011 17:34

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar