lunes, 17 febrero 2020, 20:26
Domingo, 23 Junio 2013 04:47

“Amor” entre rejas: abuso sexual en cárceles de EEUU

Escrito por  Agencias
Valora este artículo
(2 votos)

El Tribunal Federal del estado de Texas admitió una demanda que centró la atención de los medios. Dos mujeres ex presas de una de las cárceles locales acusan a tres guardianes de violencia sexual prolongada.

 

El Tribunal Federal del estado de Texas admitió a trámite una demanda que centró de inmediato la atención de los medios de comunicación.

 

Dos mujeres ex presas de una de las cárceles locales acusan a tres guardianes de violencia sexual prolongada. Dicen que los carceleros las estaban violando durante muchos años y exigen indemnización por el sufrimiento. Diremos de paso que los demandados ya se encuentran bajo custodia en relación con otro caso de abuso sexual.

 

Los detalles del crimen son aturdidores. Las dos ex reclusas de una cárcel de detención preventiva en Live Oak presentan la demanda contra las autoridades del condado y, concretamente, contra tres ex guardias del presidio: Vicente Aguilar, Jaime Smith e Israel Charles Jr. Dicen que durante mucho tiempo fueron víctimas de abuso sexual por parte de estos tres. Supuestamente, los sospechosos habían convertido el centro penitenciario en todo un “campo de la violencia sexual”. Las pruebas son horripilantes. A las mujeres presas se les forzó a desnudarse y afeitarse las partes íntimas en presencia de guardias hombres. A veces, se les exigió sexo oral. Los carceleros las maltrataban y las ofendían verbalmente, llamándolas su propiedad y esclavas. Actuaban siempre en grupo. He aquí lo que contó al respecto a La Voz de Rusia el abogado de la parte demandante, Ronald W. Armstrong II.

 

–Mis clientes declararon ante el Tribunal que los guardias les quitaban comida y les imponían toda clase de restricciones exigiéndoles servicio sexual. Los propios demandados admitieron, y la investigación también lo dejó comprobado, que esta situación no duró semanas ni meses, sino varios años. Además, ésta es la segunda causa judicial abierta contra ellos. La primera comenzó en agosto de 2012. Mis clientes fueron localizadas durante la investigación de ese primer caso.

 

Los tres guardias permanecen en detención preventiva. Se han encontrado bajo sospecha desde 2010, cuando una de sus víctimas fue hospitalizada con problemas de salud y se revelaron los maltratos propios de ese presidio. Los jueces suponen que el “campo de la violencia sexual” funcionó durante tres años, de 2007 a 2010. Si logran comprobarlo, los carceleros quedarán entre rejas hasta el fin de sus días.

 

La administración de la cárcel y el Gobierno de Texas evitan todo contacto con los medios de comunicación en relación al caso. El abogado precisó que sus clientes piden remunerarles el sufrimiento moral y compensarles los gastos judiciales. El monto será definido por el jurado y puede llegar a millones de dólares.

 

Éste es solo un caso de violencia sexual en presidios estadounidenses. Pero hay muchos otros que ni siquiera fueron investigados. Solo podemos suponer cuántos eran. Indirectamente, nos da cierta idea al respecto el reciente informe de la Secretaría de Justicia que administra las cárceles. Son datos de un estudio de los casos de violencia en centros penitenciarios correspondiente a los años 2011 y 2012. Según el documento cuya copia tenemos en La Voz de Rusia, más de ochenta mil reclusos fueron víctimas de abusos sexuales en EEUU en dicho período. Y al menos cuarenta y siete mil de ellos, tanto mujeres como hombres, sufrieron violencia sexual por parte de sus custodios. Cuántos de estos últimos fueron procesados y condenados, no lo sabemos.

 

Información adicional

  • Artículo Relacionado:

     

     
Visto 3986 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar