lunes, 18 febrero 2019, 07:43
Martes, 18 Junio 2013 05:17

Miami y su novela “El Ocaso”

Escrito por  Nicanor León Cotayo
Valora este artículo
(5 votos)

Avanza en Miami lo que la literatura llama género negro, como lo demuestra su más reciente producción, la novela El Ocaso, de Andrés Hernández Alende.



el-ocaso1Avanza en Miami lo que la literatura llama género negro, como lo demuestra su más reciente producción, la novela El Ocaso, de Andrés Hernández Alende.

Su autor, también periodista, estuvo entre los principales contendientes del Concurso Internacional de Novela Contacto Latino, y antes publicó la obra El Paraíso tenía un Precio.

El Ocaso salió a la luz bajo el sello Contacto Latino Libros y, según Hernández Alende, su intención fue exponer males presentes en Miami, como “la corrupción y la ambición desmedida”.

Subrayó que es la capital de la estafa al Medicare y al sector hipotecario, un punto de venta y alto consumo de drogas ilegales, refugio de mafiosos, y “donde hay corrupción política”.

Opina que Miami inspira escribir una novela negra,, porque tenemos “profundas desigualdades sociales” y su ambiente oscuro se puede  mezclar “con el colorido mágico del trópico y la playa”.

Anunció la futura salida de otra novela, sobre una “rebelión de los desesperados en Miami”, así como una donde entrelaza el drama de los inmigrantes centroamericanos en Estados Unidos con  leyendas de los tiempos de la dominación colonial española.

¿Cuándo sale a escena El Ocaso? Precisamente en momentos que    la realidad de Miami confirma holgadamente los motivos que tuvo su autor para escribir la obra inspirado en el acontecer de esa urbe.

No asombra que su talento creativo incursione sobre cuestiones tan sórdidas como la estafa a la asistencia médica de ancianos pobres, el tráfico de drogas, o lo que denomina refugio de mafiosos.

De todas maneras, con anterioridad existieron, entre otros, el aplastante documental Miami Vice (Miami Vicio), donde lograron mostrar a una localidad que chorrea fango por todos sus poros.

Hace apenas unas semanas, El Nuevo Herald narró la experiencia de una muchacha de 13 años, obligada a ejercer la prostitución en calles de Miami, y si no regresaba diariamente con 300 dólares a su cautiverio, era golpeada brutalmente.

Pero además esa localidad ha sido catalogada como una suerte de trampolín del narcotráfico que deambula, en lo fundamental, desde Colombia hacia ciudades de Estados Unidos.

En tiempos recientes varios escándalos han desembocado  allí en la detención de gente dedicadas durante años a recoger boletas para votar en ausencia y facilitarlas a candidatos.

Según el fango se ha ido esclareciendo, no solo personas sencillas están mezcladas en ese gran negocio ilegal, porque también han saltado los nombres de congresistas, la fiscal del estado y alcaldes.

Un ejemplo lo resume casi todo. El senador demócrata Joe García, al cual en agosto pasado sus rivales le inventaron un oponente en las elecciones primarias con miras a debilitarlo.

Pero en 2010 sus hombres hicieron lo mismo para llevarlo al Senado, algo enlazado a graves acusaciones contra el alcalde de Miami-Dade, Carlos A. Giménez por mal uso de boletas ausentes.

La relación es interminable porque habría que recordar el sonado caso del alcalde de Miami, Tomás Regalado, quien junto a su hija y tesorera de campaña fueron multados por gruesas ilegalidades.

Entonces la novela El Ocaso, de Andrés Hernández Alende, titulo muy oportuno y anticipador, llega en circunstancias favorables para su sombrío mensaje.

 
Visto 4571 veces

Comentarios  

 
#1 el distinto 12-08-2013 10:42
La verdad que Miami esta podrida. Muchos que vinimos a esta ciudad buscando el sueño americano nos sentimos frustrados
y deseamos regresar a la patria.
Como dice el amigo Carlos de Nueva Yol, uno se compra el carro del año, y cuando deja de pagar cuatro letras
por mucho que lo esconda vene el consesionario, se lo lleva en la grua y a montar bicicleta se ha dicho.
No hay trabajo, aunque es cierto que yo no lo ando buscando. Bueno. Deje de buscar luego de muchas negativas.
El seguro del carro cuesta una fortuna dicen que porque hay picaros que tumban a las compañias aseguradoras, pero con mi mala suerte nunca he podido entrar en ese negocio.
Saludos, saludos.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar