lunes, 18 febrero 2019, 03:16
Jueves, 06 Junio 2013 05:17

Elecciones en Estados Unidos: Palabras obscenas

Escrito por  Nicanor León Cotayo
Valora este artículo
(3 votos)
El congresista demócrata Joe García dijo durante una conferencia de prensa que no sabía nada sobre el caso de las boletas fantasmas que involucró a miembros de su campaña. Peter Andrew Bosch / The Miami Herald  El congresista demócrata Joe García dijo durante una conferencia de prensa que no sabía nada sobre el caso de las boletas fantasmas que involucró a miembros de su campaña. Peter Andrew Bosch / The Miami Herald

Muy pocos dudan que los procesos electorales en Estados Unidos marchan hacia la tumba, pero nuevas revelaciones sobre estos no dejan de causar estupor.



Muy pocos dudan que los procesos electorales en Estados Unidos marchan hacia la tumba, pero nuevas revelaciones sobre estos no dejan de causar estupor.

Hace meses hizo irrupción otro escándalo vinculado a elecciones, en este caso primarias (internas de los dos partidos), donde un rival acusó al otro de fraude y más tarde el acusador resultó acusado.

Sucedió en agosto de 2012, cuando alquilaron los servicios de Justin Lamar Esternad para exhibirlo como aspirante a una candidatura demócrata en las elecciones a realizarse tres meses después.

La maquinación fue organizada en las sombras por el congresista republicano David Rivera para debilitar a Joe García, quien le disputaría un puesto al Congreso en noviembre.

Cuado Rivera se mezcló en todo aquello ya era investigado al descubrirse que recibió 500 000 dólares de una empresa de Miami, hecho que ocultó.

También logró evadir otros cargos criminales que le adjudicaba el Departamento de Policía de la Florida, porque lo apadrinó la fiscal del condado Miami-Dade, Katherine Fernández-Rundle.

Por fin, García venció por amplio margen a David Rivera y más tarde  el falso aspirante Esternad se declaró públicamente culpable de recibir 81 486 dólares en pagos ilegales de personas no identificadas.

Pero ese escándalo electoral no terminaría ahí. El fango mancharía tanto al candidato republicano como al demócrata en medio de un chorro de dinero y de otros hechos no claros.

Todo se inició con la renuncia este viernes del asesor principal de Joe García en medio de una investigación por solicitudes fraudulentas de boletas ausentes durante los comicios primarios del 14 de agosto pasado.

Por eso el abogado del falso aspirante Esternad pidió al FBI que investigue, sobre todo en momentos que la propia campaña de García “se encuentra en el centro de un escándalo electoral.”

Ese legislador demócrata solicitó a su jefe de despacho, Jeffrey García, (no es familiar del congresista) que renunciara luego de aceptar su responsabilidad en la manipulación de boletas para votar en ausencia.

Sin embargo, el congresista declaró que se encontraba “totalmente sorprendido” con los hechos, así como, incluso, “decepcionado ante el suceso”, después puntualizó: “no tuve conocimiento de esa actividad”.

No se trata solo de la corrupción, vale resaltar además el cínico espectáculo de oír decir al señor Joe García que todo se hizo a sus espaldas y, por lo tanto, para él resulta un suceso decepcionante.

Otro pasaje de la honda pudrición que al estilo de un comején insaciable desmorona, pulgada a pulgada, el sistema electoral de Estados Unidos.

Hace más de 50 años el Norte repite que en Cuba no hay elecciones,  y desde abril pone el grito en el cielo porque, según ellos, los comicios en Venezuela no fueron transparentes.

Pero hay algo muy claro, el ejemplo a tomar en cuenta no radica en el bochornoso y declinante ejemplo que, al respecto, brinda Estados Unidos.

 
Visto 1341 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar