sábado, 22 septiembre 2018, 14:31
Jueves, 27 Octubre 2011 12:53

INTERESANTE: Caupolicanes en La Habana

Escrito por  Vladia Rubio
Valora este artículo
(13 votos)

Como esta es una ciudad de sortilegios, inédita en imágenes y conductas, sorprendente en sus angustias y felicidades, no es nada raro encontrarse por sus calles a un cubano con el televisor al hombro...

Como esta es una ciudad de sortilegios, inédita en imágenes y conductas, sorprendente en sus angustias y felicidades, no es nada raro encontrarse por sus calles a un cubano con el televisor al hombro, o con el colchón a lomos de la bicicleta, como si fuera lo más normal del mundo.

 

Después del esfuerzo, ya dormirán el sueño de los justos

 

Tan acostumbrados estamos a la singularidad, que nadie tuerce el cuello al ver pasar a tales Caupolicanes del siglo XXI, dándole el pecho a las adversidades con la misma entereza con que el valiente mapuche se enfrentó a los conquistadores españoles y sostuvo, según cuenta la leyenda, durante dos días y dos noches un pesado tronco sobre sus hombros para ser nombrado Toqui, máximo jefe militar.

 

Lo mismo un refrigerador sobre una carretilla, que una lata de macilla llevada entre dos mediante una pértiga, que un cake de quince haciendo malabarismos en el sillín de una bicicleta o en el asiento de un bicitaxi. No hay mejores cake que los cubanos; luego de sortear baches, curvas, pendientes y hasta lloviznas, llegan con sus merengues y muñequitos íntegros a la mesa del cumpleaños. Y qué injusticia, todos los aplausos y parabienes son para el protagonista de la fiesta; nadie da su aplauso al aguerrido pastel, que, para colmo, luego de tanta heroicidad y entereza, muere entre mordiscos.

 

Llegará a tiempo y entero, que nadie lo dude Foto: José Oscar Castañeda

 

Unos turistas hicieron detener el vehículo en que paseaban para observar con admiración al joven que trasladaba, abrazada contra su pecho, como a bebé, a una gigante pecera con pececitos y maticas incluidas. Los transeúntes se detuvieron a observar a los turistas tomando fotos, no al muchacho con su carga.

 

Mensajes inflamables los de este mensajero, como se le llama a quienes reparten mandados y otros encargos a los vecinos

 

Tan inmersos estamos en el sortilegio que no lo percibimos, con todo lo de surrealista que pueda colorearlo, y también con lo hermoso que le adereza. Porque si peculiar resulta ver a un señor rodando un inmenso barril metálico calle abajo, igual lo es que se le sumen en la travesía desconocidos que quieren dar su ayuda corrigiendo el rumbo, ofreciendo creativas soluciones, para que el barril llegue a su destino y con él, la posibilidad de que una familia pueda contar con la garantía de agua almacenada.

 

Carga pesada la que trajo este Caupolicán desde el oriente cubano para hacer más ligera su estancia en casa de la familia

 

Es la fuerza de Caupolicanes que, entre chistes, risas y exabruptos, se echan al hombro las adversidades y siguen levantando las sólidas vigas que soportan nuestras vidas, el cielo de esta Isla con sus ocasos y amaneceres.

Visto 5150 veces Modificado por última vez en Lunes, 07 Noviembre 2011 17:42

Comentarios  

 
#4 lenyod 16-11-2011 17:00
Muy bueno el artículo, narra las vicisitudes que pasamos los cubanos en el día a día. Podría enriquecerse con las cosas insólitas que muchos transportan en las guaguas, he visto montar desde animales hasta inodoros.
 
 
#3 yanet 03-11-2011 14:49
La verdad no le veo nada de gracioso a tener q estar cargando cosas q pesan, sobre todo si se acabó una jornada laboral y tenemos el cansancio de todo el día...
 
 
#2 Marilu 02-11-2011 08:55
Quiero crear una cuenta
 
 
#1 Sara 29-10-2011 06:47
Gracioso, interesante, realista, asombroso; pero una realidad que no nos avergüenza, si no, que nos enaltece ante los ojos del mundo y de los turistas que nos visitan, cuando observan como nos crecemos antes las adversidades felices, expontáneos y seguros de vivir en una Patria libre e Independiente, porque así somos y así seremos por siempre los CUBANOS.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar