miércoles, 14 noviembre 2018, 18:34
Martes, 14 Mayo 2013 00:50

¿Disminuye la pobreza? Mentiras hasta en la sopa

Escrito por  Público
Valora este artículo
(2 votos)

Crecen las familias con dificultades para afrontar pagos imprevistos u otras actividades, la privación en suma.

 

Como bien recogía Público el pasado día 2 el Programa Nacional de Reformas de España 2013 contenía en su página 44 una información increíble, la de que según la metodología AROPE  la tasa de pobreza correspondiente al año 2012 había experimentado, según datos provisionales del Instituto Nacional de Estadística, un ligero descenso, situándose en el 26,8% frente al 27% de 2011. “Hay que destacar —continuaba el Programa— que este descenso, aunque muy reducido, se produce en un contexto de caída del PIB y aumento del desempleo”.

 

Los estudiosos de las ciencias sociales no salíamos de nuestro asombro. La nueva tasa AROPE (at risk of poverty or social exclusion), aplicada desde 2010 en sustitución de los indicadores que únicamente tenían en cuenta los ingresos monetarios,  intenta evaluar la pobreza desde una perspectiva que incorpore elementos más amplios que la mera proporción entre hogares con menores ingresos y los ingresos medios de las familias del país. Así, considera en pobreza o exclusión a una persona que sufra falta de ingresos, como hasta 2010, privación material severa, o vivir en un hogar con baja actividad laboral. Se considera privación material la conjunción de tres de los siguientes nueve indicadores, y severo el sufrimiento de cuatro al menos de las situaciones:

 

    
Falta de capacidad para afrontar gastos imprevistos


    
No poder permitirse una semana de vacaciones al año fuera de casa


    
Retrasos en el pago de la vivienda habitual en el último año
    


No poder permitirse una comida de carne, pollo o pescado cada dos días


    
No poder disfrutar de temperatura adecuada en la residencia habitual


    
No poder permitirse lavadora


    
No poder permitirse  tv


    
No poder permitirse teléfono


    
No poder disponer de automóvil

 

En España, los datos laborales se extraen de la Encuesta de Población Activa y de la Encuesta de Condiciones de Vida, y ésta última facilita los datos de pobreza y privación material. Sobre los datos laborales, poco que añadir a lo que reconoce el propio documento del programa Nacional de Reformas, con el paro creciendo más de un millón de personas desde que Rajoy ocupa La Moncloa, lo que se traduce en un crecimiento de cerca del 11% de las familias que carecen de ingresos laborales o de prestaciones en este periodo (del 578.400 a finales de 2011 a 647.700 en la última EPA).

 

En cuanto a los datos de privación, la Encuesta de Condiciones de Vida 2012 señala que este año las familias que tienen muchas dificultades de llegar a fin de mes han pasado del 10,1% al 13,5%, y con dificultad del 17,2% al 19,7%. Desde 2011 a 2012 las familias que no pueden permitirse una semana de vacaciones han pasado de 38,9% al 44,5%, la falta de capacidad de afrontar gastos imprevistos del 35,9% al 40%, y los retrasos en los pagos de la vivienda habitual han crecido del 6,2% de las familias al 7,4% en este año.

 

Crecen las familias con dificultades para pagar sus gastos mínimos, la morosidad, la imposibilidad de afrontar pagos imprevistos u otras actividades, la privación en suma. Crecen las familias sin ingresos laborales o prestacionales. Aumenta el paro. ¿Cómo puede estar bajando la pobreza y la exclusión?

 

La respuesta a este disparate es una manipulación tan burda que da grima, o al menos debería darla a los responsables del Ministerio de Economía. Al lado de los datos ya comentados de 2012, procedentes de la Encuesta de Condiciones de Vida realizada entre abril y julio de dicho año, se ha preguntado a la gente por sus ingresos. Y los ingresos utilizados “son los ingresos netos percibidos durante el año anterior al de la entrevista”, tal y como reconoce el propio Instituto Nacional de Estadística en la nota de prensa de 22 de octubre de 2012 que presenta la Encuesta de Condiciones de Vida de dicho año.

 

Aunque los datos encuestados se hubieran estimado en evolución anual, los resultados se hubieran distorsionado igualmente. Por ejemplo, en la fecha en la que se realizó la Encuesta de Condiciones de Vida los empleados públicos no sabían que no iban a cobrar paga extraordinaria en Navidad, y los pensionistas confiaban en la revalorización de las pensiones con una paga de desviación de inflación de 1.300 millones de euros que nunca se cobró. De hecho, entre la presentación provisional de los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida y la definitiva ya otros años han existido desviaciones notables.

 

En conclusión, al empeoramiento radical de la situación de de los españoles en 2012 le hemos tenido que mezclar los ingresos de los hogares en 2011 para maquillar unos datos incuestionables de crecimiento de la privación, la exclusión y la pobreza, que hubieran crecido brutalmente si hubiera sido posible conocer la disminución de ingresos en dicho año. No conocerla tiene justificación, utilizar este hecho para justificar con datos de 2011 las políticas de 2012 es indecente. Mira tú por dónde, los datos, tan abominados, del último periodo de Zapatero, son utilizados para destacar que las medidas antisociales del actual Gobierno “disminuyen la pobreza”. La pobreza y la privación crecen, pero hay algo que evidentemente disminuye, y es la vergüenza en algunos ministerios.

 

alt

alt

alt

Visto 1823 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar