martes, 19 junio 2018, 22:37
Martes, 18 Octubre 2011 14:16

A medio siglo de la Reforma Universitaria en Cuba

Escrito por  Vladia Rubio
Valora este artículo
(0 votos)

Mientras en Chile, Argentina y muchas otras latitudes, los indignados claman, junto a diversos cambios, por una universidad gratuita e inclusiva, los estudiantes cubanos celebran el aniversario de la Reforma Universitaria.

Foto: Armando Santana

 

Mientras en Chile, Argentina y muchas otras latitudes, los indignados claman, junto a diversos cambios, por una universidad gratuita e inclusiva, los estudiantes cubanos celebran el aniversario 50 de la Reforma Universitaria.

 

Encabezado por Julio Antonio Mella, fundador de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), tal suceso tuvo algunos antecedentes durante los primeros años de la década cubana del 20, pero el principal detonante fue la conocida Reforma Universitaria de Córdova, en Argentina.

 

A esta de Argentina, le habían antecedido otras, pero señaladas por la tibieza, parciales en sus ajustes. La de 1918, en Córdova, constituyó la más radical de las reformas hasta entonces acontecidas en el panorama latinoamericano. Incluyó la propuesta de un cogobierno universitario compartido por los estudiantes y con elecciones mediante voto universal y directo, así como la autonomía universitaria, la gratuidad de  esta enseñanza y el derecho a libertad de cátedra y de investigación.

 

Los ecos de tal movimiento, que cuestionaba hasta sus esencias la dinámica de las casas de altos estudios, encontraron oídos receptivos en Mella y otros de sus compañeros, lacerados por los mismos males ante los que se habían levantado los estudiantes argentinos.

 

Como resultado del empuje de este núcleo estudiantil cubano, emergió el proyecto de la Universidad Popular José Martí, cuyo fin era franquear el paso de toda la población a los recintos académicos, en igualdad de derechos. Mella estaba convencido de que “Es en las universidades, en todas las instituciones de enseñanza, donde se forja la cultura de la clase dominante, donde salen sus servidores en el amplio campo de la ciencia que ella monopoliza”, y así lo hizo saber de su puño y letra.

 

Pero la revolución universitaria de 1923 no pudo consolidarse, porque como el propio Mella afirmara, los cambios en la universidad requería como condición necesaria de una revolución social, y aún para Cuba no había llegado ese momento.

 

Fue solo en enero de 1962 cuando, en toda su amplitud y más, pudieron concretarse las aspiraciones de Mella y otros jóvenes con la introducción de una Ley de Reforma de la Enseñanza Superior, cuyos 50 años ya se apresta a celebrar la comunidad universitaria de esta Isla.

 

Así lo dio a conocer el titular de Educación Superior, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien recordó que este curso escolar iniciado el pasado septiembre, será el contexto para esas conmemoraciones. Las mismas comprenderán eventos teóricos, conferencias, presentaciones culturales así como encuentros con los protagonistas de aquel trascendental acontecimiento.

 

La universidad cubana hoy


La gratuidad y carácter democrático de la educación en Cuba quedó proclamado desde el mismo triunfo revolucionario, y dos años después, ya con carácter de ley, la conocida como Reforma Universitaria marcó el camino de lo que es hoy la universidad cubana.

 

Se modificó el régimen de gobierno universitario, fueron reorganizadas las estructuras en esos centros de altos estudios, despegó en ellos la investigación científica, y el nexo estudio-trabajo tributó a la formación integral de ese profesional que necesitaba y necesita el país.

 

Asimismo, fueron abiertas nuevas carreras y se fundó el sistema de becas universitarias, que permitió el ingreso de aquellos jóvenes radicados en zonas rurales o alejadas de las casas matrices. Con ello y con las otras disposiciones, la composición de la matrícula universitaria varió  de forma radical al acoger a los hijos de obreros y campesinos, con independencia del color de su piel, sexo o credo religioso.

 

En el presente, los cerca de 180 mil estudiantes y los 30 mil profesores que conforman la comunidad universitaria, alientan en casas de altos estudios marcadas por el propósito, al decir del ministro de ese ramo, de alcanzar cada vez una mayor participación en la toma de decisiones, lograr mejores resultados en la preparación de los alumnos, e insistir en el rescate del debate sobre la problemática académica, “sin vestigios de promocionismo, sino para lograr una mayor eficiencia”. Así insistió Díaz-Canel en vísperas de comenzar el curso, y a renglón seguido acotó: “Hablamos de llevar adecuadamente el cumplimiento de deberes y derechos sin paternalismos ni tutelaje”.

 

Son precisamente las aspiraciones de Mella, y las que animan a tantos jóvenes indignados que hoy llenan plazas y otros espacios públicos en el nuevo y el viejo continente. La globalización neoliberal ha dado paso a la privatización de las universidades, a la merma o falta total de inversiones en ellas, y con esto, a una absoluta contrarreforma de aquella reforma que alzó su voz en Córdova y que hoy habla por nuevas voces.

Visto 4766 veces

Comentarios  

 
#1 Mabli 20-01-2012 12:24
En Cuba tenemos el placer de celebrar el aniversario 50 de una gran conquista: la Reforma, momento no solo para ver lo que hicimos, sino también lo que hay que seguir haciendo, y entre las acciones más inmediatas se impone el apoyo a otros universitarios que hoy batallan por sus derechos como estudiantes, unao de los motivos entonces de la celebración es la solidaridad con los chilenos, argentinos, puertorriqueños .... universitarios y estudiantes todos.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar