miércoles, 19 diciembre 2018, 04:57
Miércoles, 13 Febrero 2013 17:07

Tras 14 años, ¿Qué tiene Yipsi que sigue ahí, ahí… así?

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(3 votos)

¿Qué tiene Van Van que sigue ahí, ahí, así? El estribillo de la popular canción del tren musical de Cuba le queda a la medida a la martillista Yipsi Moreno (19 de noviembre de 1980)...

 

¿Qué tiene Van Van que sigue ahí, ahí, así? El estribillo de la popular canción del tren musical de Cuba le queda a la medida a la martillista Yipsi Moreno (19 de noviembre de 1980), no solo por el hecho de haberse mantenido por 14 años en la elite de la modalidad, sino además porque confiesa ha vivido para el martillo como carretón para el muelle.

 

Y no es para menos, pues a pesar de haberse iniciado en el atletismo en la modalidad de martillo con 12 abriles, ya con 14 estaba de a lleno la modalidad que la ha visto adueñarse de dos títulos mundiales Edmonton 2001 (70.65 metros), París 2003 (73.33), junto a otras tantas preseas de plata, Helsinki 2005 (73.08), y Osaka 2007 (74.74). En su arca también atesora par de subtítulos olímpicos: Atenas 2004 (73.36) y Beijing 2008 (75.20). A eso sumémosle un rosario de éxitos en circuitos Challenge, tres cetros y una plata en Juegos Panamericanos y el areté adicional de ser la única martillista, desde la inserción de la modalidad en Sydney 2000, capaz de acceder a la final en cuatro versiones, pues en la isla continente fue cuarta (68.33) y en Londres ancló sexta (74.60).

 

Nada de eso, como ella misma confesara en nuestra última conversación, superó la alegría proporcionada por el nacimiento de su hijo Abdelito.

 

Ese justamente fue el móvil que la hizo regresar a la competición activa, el hecho de que su hijo conociera a que se dedica su madre, la admirara, y el hecho de despedirse a lo grande de la elite, con una medalla mundial, la cual no acarició en Berlín 2009 (ausente producto de la maternidad), ni en Daegu 2011 (cuarta con 74.40).

 

Difícil con su excelso palmarés y sólida trayectoria que en el plano deportivo le falte algo, pero ese fue el punto de partida de nuestra conversación, durante una de varias sesiones de entrenamiento que compartimos en el Estadio Panamericano, Gimnasio, técnica, todo un minucioso plan rectorado por su mentor, el avezado Eladio Hernández:

 

Cuatro finales olímpicas y el oro te ha sido esquivo. ¿Siente Yipsi que le falta algo a su carrera?

 

Soy una mujer plenamente realizada. En el plano deportivo he disfrutado cada resultado, en todas y cada una de mis competencias lo esencial ha sido sentir que me he entregado al máximo. Si no me he colgado un oro olímpico al pecho, será que no estuvo para mí. Aunque recuerdo Atenas como un momento gris.

 

Llegué precedida de grandes actuaciones, era favorita, estaba comprometida con el pueblo y sentía la presión de ganar. Pero los nervios pudieron más que todas esas razones, y se me escapó el título. Lloré muchísimo, el dolor fue inmenso, en buena medida lo contuvo las palabras de aliento que me dijo Fidel al bajar del avión a mi regreso.

 

Atleta de pocas lesiones… ¿Qué ha sido clave en esa estabilidad?

 

Entrega, acertada conducción de Eladio, planes precisos y combinación de ejercicios, buen trabajo del equipo médico y los fisioterapeutas que he tenido, en fin, muchas pequeñas cuestiones.

 

Norbis Balantén fue mi espejo. De ella aprendí el verdadero significado de sacrificio. Es alguien a quien igualmente le debo mucho. Eso se conjugó con el paso del tiempo, el perfeccionamiento de la técnica, trabajo de fortalecimiento en la playa, algo que considero muy importante, y el rigor de tener como mentor a uno de los martillistas más técnicos de Cuba.

 

El peso de Eladio en la búsqueda y materialización de

esa maestría.

 

 

 

Eladio es un perfeccionista constante de la técnica, esa sensación no deja de inculcarla a todas y cada una de nosotras. Sin temor a equivocarme nuestra química es prácticamente única. Es meticuloso, nos pone muchos videos, ejercicios de imitaciones, con el elemento adicional de los volúmenes de trabajo. Es un profundo conocedor y apasionado de su trabajo. Han sido 15 años de avolución, desarrollo mutuo. Ha causado en mí el efecto padre, amigo, mentor…

 

 

 

En lo personal no dejo de pensar en el martillo, vive conmigo 24 horas. Sin importar donde esté. Siento los giros, coordino en mi mente, los simulo, al punto de que me he sorprendido en la cola de un guardabolsos oscilando la cartera. Ese gesto inicial antes de cada envío en competencia se corresponde, es una representación previa.

 

 

 

¿Y en casa?

 

 

 

Apoyo incondicional de mi madre, esposo y hermano. Mercedes ha sido esencial en la educación y crianza de mi hijo. Tengo la dicha de que mi esposo Abdel Murguía fue martillista, actualmente es mi fisioterapeuta, la comunicación, comprensión y apoyo que me ha brindado trasciende cualquier plano. La vida de Yipsi y todo lo que he alcanzado no hubiera sido posible sin su ayuda. Tienen un peso en cada resultado, cada disparo, cada grito o lágrima.

 

 

 

¿Marcará el 2013 el fin de una dinastía? ¿Dejas buena herencia?

 

 

 

El Mundial de Moscú (entre el 10 y el 18 de agosto) marcará mi adiós. Creo que el relevo tiene potencial, converso mucho con ellas. Poseen esa combinación exitosa de ímpetu, condiciones y disciplina. Así recogeremos bastante de Arriannys Vichy (23 abriles), Yurisleidys Ford (20) y Eliannys Despaigne (15).

 

Tras tantos años entre las mejores del mundo no puedo pensar en otra cosa que en una medalla en Rusia. Regresé en el 2011, debuté con 69 metros y terminé sobre 75. Por ende, e incluso para esas muchachas nuevas, el cerrar con broche de oro constituirá tremenda motivación adicional.

 

 

 

También quiero sacudirme de Londres 2012. Producto de una lesión en la región lumbar y solo dos semanas antes de los Juegos Olímpicos logré recuperarme. No salí cabizbaja de Inglaterra, estaba conciente del nivel alcanzado por la elite del martillo femenino, su desarrollo y rivalidad en estos últimos años. Necesitaba más de 74.60 para ganar.

 

 

 

Largo disparo el de Yipsi en nuestra plática, superior incluso al 76.62 metros que constituye su mejor registro de por vida. Sencillamente dueña del oro en la vida, de un lugar en la historia del campo y pista y del deporte cubano en general, a pesar de la proximidad de su adiós en este 2013.

 

Visto 2427 veces

Comentarios  

 
#1 Ismael González 14-02-2013 10:45
Hay que reverenciar a esta mujer cubana q con entereza, perseverancia y dedicación se ha sabido sobreponer a todos los retos q ha enfrentado.
AHORA, AUN CUANDO ENFRENTA SU MAYOR RETO DEPORTIVO, EL RETIRO, CONFIAMOS Q SERÁ CAPAZ DE DARNOS UN ÚLTIMO MOMENTO DE SATISFACCIÓN Y ORGULLO A LOS CUBANOS Q LA ALIENTAN Y ESTIMAN, GRACIAS A Q BAJO LA MIRADA DE SU ENTRENADOR Y SU ENTREGA AL ENTRENAMIENTO, ESTARÁ LISTA PARA ESA ALTA META Q SE LE HA PROPUESTO, BORRAR EL MAL MOMENTO DE LONDRES 2012, COMO ELLA HA DICHO.

Si Yipsi tu puedes, adelante demuestra de lo q eres capaz, te queremos, apoyamos y te admiramos por todo lo q haz dicho y todo lo q haz hecho hasta el presente, dale ese bello cierre a tu carrera deportiva.

Un hombre o una mujer puede perder una batalla pero la guerra no !!! y tu eres una guerrera cubana.

Adelante campeona demuestra de lo q es capaz la gente de tu estirpe.!!!

Exitos, mucha salud y suerte para ti y los todos los tuyos en este 2013 vinculados a tus propositos.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar