sábado, 17 noviembre 2018, 05:40
Lunes, 31 Diciembre 2012 07:59

Todo lo malo se va, se te va bailando…

Escrito por  Elizabeth López Corzo / Cubasi
Valora este artículo
(4 votos)

Un año más que se despide y desde Cuba lo hacemos como mejor sabemos nosotros, los que habitamos esta isla: bailando y cantando.

Los mejores momentos del 2012Un año más que se despide y desde Cuba lo hacemos como mejor sabemos nosotros, los que habitamos esta isla: bailando y cantando.

 

Y si bien no toda la música de la que aquí hablaremos es bailable, propiamente dicho, lo que el cubano entiende por baile, sí me gusta verla como un atajo a la felicidad, a la alegría; puesto que aun cuando mucha buena música nos causa nostalgia o desconsuelo, esos vuelcos que nos da el corazón al escuchar algo placentero son también una manera de bailar.

 

El 2012 abrió en Cuba con un gran concierto en el Karl Marx. Decemer Bueno, David Torrens y Kelvis Ochoa, liderados por Raúl Paz, se unieron en el proyecto Havanization, una manera de festejar la vida y la buena voluntad a través de la música alternativa contemporánea del país.

 

Antes y después de esta escala de Havanization aquí varias mega ciudades del mundo fueron escenarios de este espectáculo que, seguramente, tendrá otras “temporadas”.

 

Entre los eventos habituales del año la Feria Cubadisco volvió a ser el espacio ideal para mostrar las novedades fonográficas y organizar conciertos de grandes de la música cubana junto con artistas foráneos.

 

La disquera Colibrí fue la estrella de la fiesta con 35 nominaciones en todas o casi todas las categorías y numerosos premios. En muchos de los álbumes presentados se hace gala del talento de los jóvenes, una premisa que ha defendido siempre Colibrí, especialmente con los jazzistas.

 

En este contexto imprescindible disco vio la luz: “Capricho Cubano”, con partituras del maestro Alfredo Diez Nieto, para música de concierto. Las obras de este veterano creador, eran inéditas y se erigen desde ya como un monumento, como un testimonio patrimonial de la cultura cubana. Este es otro logro de Colibrí.

 

Igualmente lo fue “20 Pianos”, a cargo del célebre músico Ernán López- Nussa, y que mereció los más importantes lauros del Cubadisco 2012.

 

Este año hemos celebrado las cuatro décadas del Movimiento de la Nueva Trova, toda una generación que ha marcado el quehacer musical de la Isla, parte de nuestra proyección en política cultural y ha calado, sin dudas, en un sinfín de artistas de todas partes del mundo.

 

De este grupo cimentado por grandes como Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Sara González, Noel Nicola, entre otros, hay que resaltar los conciertos ofrecidos por Santiago Feliú, una figura fundamental de la trova cubana.

 

Tanto el recital ofrecido en Casa de las Américas- que fue la cuna del movimiento- como los del Teatro Nacional, fueron la atmósfera ideal para el reencuentro de Santi con su público, quien celebraba sus 50 años.

 

Casi en el final, pero nunca con menos importancia, hay que decir que una de las mayores alegrías de la música cubana en 2012 fue el Grammy Latino de Eliades Ochoa, con “Un bolero para ti”.

 

Este disco es parte de la trilogía que es un proyectil- que incluye un álbum instrumental y otro de música tradicional con la Banda del Jigüe- :“Lo más reciente de Eliades Ochoa”, grabada con la EGREM en los estudios Siboney de Santiago de Cuba, con el sabor especial de su tierra caribeña.

 

Uno de los grupos que tuvo mucha actividad este año fue Buena Fe, que además de promocionar su último disco Pi 3,14 y terminar el próximo “Dial”, hizo una gira nacional celebrando el 90 aniversario de la FEU. Ese periplo recién concluyó con un concertazo en la escalinata de la Universidad de La Habana, donde seguramente todos los presentes recibieron esa energía tan positiva y de “buena fe” que siempre ellos nos trasmiten.

 

Además de los habituales festivales JoJazz (que cumplió 15 años) y Jazz Plaza, diciembre ha sido probablemente el mes más concurrido en materia musical en Cuba.

 

Tres personalidades del escenario mundial arribaron a La Habana, donde regalaron regios conciertos. La primera fue la mexicana Julieta Venegas en el Teatro Nacional, quien además nos participó en la Jornada por la No Violencia hacia la Mujer y las Niñas en Cuba.

 

Luego el argentino, que es para nosotros un cubano más, Fito Páez cantó en el Karl Marx, invitado por el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, también con la sala desbordada.

 

Y por si fuera poco en la misma semana el roquero Zucchero reunió en el ISA a decenas de miles de cubanos.

 

Pareciera que los días del año se multiplicaran y cada espectáculo que la isla vivió nos diera más fuerzas para comenzar un 2013 más próspero y más alegre. Las fiestas populares que cada 31 de diciembre y primeros días de enero se realizan por toda Cuba serán otros momentos para celebrar la llegada de otra nueva época, en la que todo lo malo se irá si estamos bailando.

Visto 3663 veces Modificado por última vez en Martes, 08 Enero 2013 17:39

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar