lunes, 15 octubre 2018, 23:38
Miércoles, 05 Diciembre 2012 13:59

Siria: Armas químicas, ¿pretexto para una intervención militar?

Escrito por  Luis Brizuela Brínguez/Corresponsal de Prensa Latina en Siria
Valora este artículo
(0 votos)

Políticos y medios de prensa occidentales dedican amplios espacios a la supuesta existencia de arsenales químicos en Siria, lo cual apunta a una campaña que podría servir de pretexto para una intervención militar en la nación levantina.



Políticos y medios de prensa occidentales dedican amplios espacios a la supuesta existencia de arsenales químicos en Siria, lo cual apunta a una campaña que podría servir de pretexto para una intervención militar en la nación levantina.

 

En otras ocasiones Damasco ha sido acusada de disponer de tales armas las cuales, aseguran los críticos, utilizaría contra su población o agresores externos en caso de un conflicto armado.

Sin embargo esta vez, teniendo en cuenta la crisis de violencia que vive el país, la colocación del tema dentro de las matrices mediáticas globales induce a pensar en un plan dirigido a lograr consenso en la opinión pública sobre la necesidad de desplegar allí fuerzas militares internacionales, ante el eventual peligro.

Un general desertor del Ejército sirio, Manaf Tlass, aseguró al diario británico Sunday Times el 2 de diciembre que el presidente Bashar Al Assad "es un criminal de guerra y podría recurrir a armas químicas para evitar su caída".

"No sé cómo ni cuándo utilizará armas químicas, pero ya utilizó a la aeronáutica y tanques contra su pueblo. Usar armas químicas sería entonces parte de la misma lógica", barajó el ex alto oficial, quien pese a no ofrecer ninguna prueba concreta respecto a sus afirmaciones, sembró la duda.

A continuación, el periódico estadounidense The New York Times se basó en virtuales fuentes de inteligencia para asegurar que los militares sirios efectuaban movimientos en sus arsenales de armas químicas, indicativo de que estarían alistando su utilización de un momento a otro.

Otro medio de prensa norteamericano, la revista mensual The Atlantic, reveló que Israel busca el consentimiento de Jordania para bombardear el arsenal de armas químicas de Siria, algo que ha fracasado hasta el momento ante el temor jordano de un contraataque de Damasco, señaló la publicación.

Hasta el momento, la información sobre la existencia de las armas es "parcial" y de "variada calidad", explicó Mark Urban, especialista en temas de defensa de la cadena televisiva británica BBC.

"Mientras los israelíes hablan de un sistema de almacenamiento centralizado para esas municiones en seis ubicaciones principales (algo manejable), análisis británicos y estadounidenses sugieren que están distribuidas en 30 ó 40 depósitos (algo más complejo)", contrastó Urban.

Aunque la existencia del armamento de marras se mantiene en el campo de la especulación, el 4 de diciembre la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, advirtió a Damasco con tomar medidas si el gobierno traspasaba lo que denominó una "línea roja" para Washington.

Emplear armas químicas contra la población llevaría a una acción de Estados Unidos, afirmó la jefa de la diplomacia estadounidense durante una conferencia de prensa en Praga, antes de proseguir viaje a Bruselas para la cumbre ministerial de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

El uso de armas químicas es y será totalmente inaceptable. Y si ustedes cometen el trágico error de usarlas habrá consecuencias, amenazó también el presidente Barack Obama a su homólogo sirio en un discurso en la Universidad Nacional de Defensa en Washington.

Aunque la cancillería siria enfatizó de inmediato que en caso de contar con tal armamento, jamás lo usaría contra su pueblo, los dedos acusadores contra el gobierno de Al Assad replicaron como un eco desde otras capitales aliadas de Washington.

La nueva escalada agresiva contra Siria se produce en momentos que la OTAN aprobó la instalación de una batería de misiles Patriot en la frontera turco-siria, ante el pedido de Ankara para "disuadir" a Damasco de un eventual ataque contra el país euroasiático.

Siria calificó la medida de provocación injustificada, mientras Rusia vaticinó que el emplazamiento de los proyectiles, con posibilidades para instalarle ojivas nucleares, podría en caso de algún incidente desatar un conflicto que se derramaría a toda la región con consecuencias incalculables.

Analistas políticos advierten que los grupos opositores sirios, armados, financiados y alentados por países occidentales y de la región como la propia Turquía, Arabia Saudita y Catar, llevan las de perder ante la ofensiva que mantienen las fuerzas armadas sirias en todo el territorio.

La división en las filas opositoras respecto a la recién creada Coalición Nacional de las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (Cnfros) vislumbra un destino similar a su antecesor, el Consejo Nacional Sirio (CNS).

Ambas estructuras han sido incapaces de aglutinar a los grupos opositores en un cuerpo que permita reconocerlo internacionalmente como gobierno interino, al cual brindarle asistencia financiera y militar con vistas a derrocar a Al Assad, un viejo anhelo de Washington y sus aliados.

Tales hechos prevén una nueva estrategia encaminada a lograr el "cambio de régimen" en Damasco mediante una intervención militar internacional, algo a lo que se han opuesto Moscú y Beijing en varias ocasiones desde sus asientos permanentes en el Consejo de Seguridad.

Resulta imposible olvidar al otrora secretario de Estado norteamericano Collin Powell, cuando presentó en la ONU en 2003 las supuestas pruebas directas que incriminaban al expresidente Saddam Hussein con la tenencia de armas de destrucción masiva, pretexto para abrir las puertas a la destrucción de Irak por parte de Estados Unidos y la OTAN.

Como se sabe, las alegadas armas nunca aparecieron, pero se logró el derrocamiento y muerte del exmandatario iraquí, así como garantizar el control de las empresas estadounidenses sobre los inmensos yacimientos petrolíferos de aquella nación.

En Siria, país de riquezas gasíferas con interés geoestratégico, podría estar a punto de implementarse un guión similar.

El analista Miguel Guaglianone considera que Occidente intenta la satanización, la denigración del país, colocarlo en lo que el presidente George W. Bush llamaba el Eje de Mal y, a partir de ahí, buscar un pretexto para poder invadir Siria, comentó a la cadena televisiva Russia Today.

Visto 2381 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar