viernes, 20 julio 2018, 04:49
Martes, 04 Diciembre 2012 10:04

Pitcheo libérrimo

Escrito por  Lemay Padrón Oliveros, especial de Cubsi
Valora este artículo
(11 votos)

 

Tantos años siguiendo la pelota cubana me hicieron enseguida sonreírme burlonamente cuando directivos del más alto nivel dijeron que el manejo del pitcheo en la Serie Nacional 52 debía hacerse de manera seria, respetando el rol de cada lanzador según fuera el caso.

Tantos años siguiendo la pelota cubana me hicieron enseguida sonreírme burlonamente cuando directivos del más alto nivel dijeron que el manejo del pitcheo en la Serie Nacional 52 debía hacerse de manera seria, respetando el rol de cada lanzador según fuera el caso.

El reclamo no es viejo, y cuenta con toda la lógica del mundo, pero la realidad es mucho más compleja que la teoría.

La Isla de la Juventud puso el ejemplo más claro cuando el zurdo Wilber Pérez relevó dos juegos en un inicio, luego abrió otro y otra vez fue enviado a cerrar al día siguiente.


Con tan maltrechos cuerpos de serpentineros en todo el país es prácticamente imposible exigir a un manager que respete la lógica beisbolera, porque su puesto depende en gran medida de los resultados; por tanto, debe conseguirlos a toda costa.


De nada le vale a un equipo haber sacado ventaja en las primeras entradas si en las postrimerías le empatan el juego: en ese momento hay que asegurar la victoria, y más aún en un campeonato corto como el presente, donde una sola derrota puede ser la diferencia entre jugar 90 partidos o 45.

Recientemente escuché que para la Liga de Desarrollo sí se va a normar EN BLANCO Y NEGRO el trabajo desde la lomita, y me parece bien. Este es un certamen donde lo más importante es que los peloteros ganen habilidades y perfeccionen su accionar desde todo sentido, no está sujeto estrictamente a resultados aunque haya finalistas y campeones porque nadie “subirá” de ahí a la máxima categoría.

 

Como mismo es lógico defender la especialización del pitcheo, hay que entender la realidad de nuestra pelota, y no hay para tanto. Cada provincia quiere ganar, y si para eso tiene que utilizar de manera libérrima las armas en su poder, es legítimo también. Después de todo, si a escala doméstica los monticulistas no brillan en demasía no es porque no estén especializados, sino porque no piensan adecuadamente cuando están sobre la loma de los suspiros, y con problemas de este tipo hay abridores, relevistas intermedios y cerradores.

 

Claro, lo ideal es que cada cual asuma su rol y lo mantenga durante toda la Serie, pero la esencia del béisbol es ganar juegos y cada cual va en pos de la victoria como puede.

 

http://guajiroarrepentio.blogspot.com 

 

Visto 1381 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar