viernes, 21 septiembre 2018, 23:20
Lunes, 26 Noviembre 2012 18:02

Henri Ibsen multiplicado en La Habana

Escrito por  Mery Delgado



Tres zonas fundamentales abarcaron estos Espacios Ibsen que tuvieron en cuenta la parte teórica a través de conferencias, paneles y conversatorios  alrededor de la obra de Henrik Ibsen.

Hubo un espacio para los acercamientos experimentales a la obra del prolífico autor noruego desde una perspectiva de integración de las artes donde tuvieron cabida los trabajos de artes visuales, performances y ejercicios teatrales.

Y el tercero, el más esperado por el público habanero, fue el de las puestas en escena en el que intervinieron artistas cubanos y noruegos. Los escenarios fueron la Sala Raquel Revuelta, la Casona de Línea y la Sala Llauradó.

Otra característica de esta experiencia inédita en Cuba fue la convocatoria dirigida a los artistas, sociólogos, periodistas, músicos y teatristas jóvenes, pues según William Ruiz, Coordinador General del proyecto, “interesaban esas nuevas lecturas de Ibsen, ante una obra que tradicionalmente a lo largo de los años ha venido significando una herramienta para pensar una sociedad, para pensar el lugar del hombre, de la mujer, el lugar del individuo en sociedad”.

Atractivos resultaron los debates y cuestionamientos del espacio denominado Universo Ibsen. Magela Romero, profesora de Sociología de la Universidad de La Habana participó del panel Género y sociedad. Para ella los Espacios Ibsen visibilizaron toda una serie de polémicas, de discusiones que sobretodo en el marco de la academia se mueven, pero que cuando se sacan de ese marco y se ponen en espacios como éste o en el teatro, hacen más extensiva la preocupación sobre los derechos de las mujeres, y también da la oportunidad a otros actores de dialogar sobre temas que son muy importantes con la justificación del abordaje de la obra de Ibsen.

Asimismo  Daymí Rodríguez, sicóloga e investigadora de la violencia de género en Cuba, concurrió al mismo panel que tenía como centro de análisis la obra Casa de Muñecas de Henrik Ibsen. Sus aportes fueron dirigidos a la trascendencia del texto que en 1879 ya  mostraba a la sociedad con sus desigualdades, estereotipos de género, y a la mujer limitada de todos sus derechos plenos.

De Noruega fue notable la participación de la traductora Cristina Gómez Baguettún, quien forma parte del proyecto Ibsen  in translation, que viene desarrollándose desde hace algún tiempo para llevar las últimas doce obras escritas por el dramaturgo a más de ocho idiomas.

Encargada de la traducción al castellano, Gómez Baguettún se sintió muy complacida con la publicación del primer volumen de Obras Escogidas de Henrik Ibsen por la Casa Editorial Tablas Alarcos que incluyó los tres primeros títulos de su renovada versión: Casa de Muñecas, Un enemigo del puebloSolness, el constructor.

Para ella, retraducir un clásico y poner a un autor tan lejano a través de diversas herramientas de su especialidad mucho más cerca de los lectores contemporáneos es lo fundamental en su quehacer. Ibsen —afirma Cristina— muestra y da soluciones a cuestiones que son cruciales ahora mismo y quizás las traducciones antiguas son un obstáculo para entender eso que el escritor noruego como adelantado de su época nos está regalando en muchos de sus textos.

René Fernandez Santana, Premio Nacional de Teatro, vino con su retablo a cuestas para exponer el proceso creativo de su obra Danilo y Dorotea , mirada que le hiciera Teatro Papalote a la obra Casa de Muñecas de Ibsen, y que el autor matancero dedicó en 2005 a la familia cubana.

Teatro El Público se sumó a los Espacios Ibsen con una lectura de fragmentos de la versión de Norge Espinosa de la monumental obra Peer Gynt.

Según adelantó Espinosa, también asesor teatral del colectivo que dirige Carlos Díaz, es una obra extensa y sumamente compleja que está entre los proyectos de la compañía pero ahora solo le están dando vida lentamente y les tomará gran parte del año que viene para su montaje.

Dos miradas diferentes sobre la novela La dama del mar de Henrik Ibsen hicieron de los Espacios dedicados al  gran dramaturgo noruego  un motivo  de atracción  al público habanero seguidor de las novedades en la escena por estos días.

 

 

La Compañía de Ingun Bjørnsgaard Prosjekt, de Noruega, trajo una visión desde la danza  con el nombre El mar. Su acercamiento parte de la historia original  pero cambia roles y juega con sus personajes desconcertando al espectador en sus propósitos artísticos.

Mientras Raúl Martín apuesta por crear en el espacio  y mezclar su estilo jugándose sus mejores cartas con el elenco de actrices: Amarilis Nuñez, Laura de la Uz, Yordanka Ariosa,Olivia Santana y Yaité Ruiz junto a Manuel Reyes y Carlos Enrique Almirante.

Modificado por última vez en Miércoles, 28 Noviembre 2012 12:53

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar