miércoles, 16 octubre 2019, 05:17
Sábado, 24 Noviembre 2012 07:17

Película de una ciudad patrimonio

Escrito por  Rafael Gordo Nuñez, especial para CubaSí
Valora este artículo
(9 votos)

Uno de los mayores centros históricos de Cuba, con 300 hectáreas aproximadamente, se restaura. En menos de dos años Camagüey cumplirá cinco siglos de existencia. CubaSí indagó sobre las obras que se acometen.

Uno de los mayores centros históricos de Cuba, con 300 hectáreas aproximadamente, se restaura. En menos de dos años Camagüey cumplirá cinco siglos de existencia. CubaSí indagó sobre las obras que se acometen.

 

 

Cuando el dos de febrero de 2014 la otrora villa Santa María del Puerto del Príncipe arribe a sus 500 años la calle Ignacio Agramonte será otra. Para ese entonces Camagüey poseerá el primer paseo temático dedicado al séptimo arte en Cuba. Un complejo cultural que reafirmará la costumbre de denominar a esa arteria como la calle de los cines.


La obra integra el ambicioso programa de restauración Ciudad 500 y se incluye en el Plan de manejo y gestión del Centro Histórico, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad, de cuya coordinación y puesta en marcha se encarga la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHCC).


Prueba de ese empeño constituyen las tareas emprendidas desde la declaración emitida por la UNESCO en 2008. En poco tiempo la imagen local ha cambiado considerablemente y ya se respira un aire inigualable de tradición y modernidad.


La línea roja indica la parte de la calle Ignacio Agramonte que se convertirá en Paseo Peatonal del Cine. Foto: Cortesía de la OHCC


Una meta bien lograda fue la reconstrucción de la Calle Maceo. Esta es altamente concurrida y conecta a la antigua Plaza de la Soledad con la dedicada al Titán de Bronce, próxima al actual Parque Agramonte —vieja Plaza Mayor, donde se edificó la parroquial y el antiguo ayuntamiento.


Ese paseo peatonal cuenta ahora con un moderno sistema de luces colgadizas —no utilizado en ninguna otra región del país—, un novedoso sistema de soterrado de las redes eléctricas, telefónicas y de televisión por cable, un pianobar y dos restaurantes, el 1514 y el Carmen (dedicado al Ballet de Camagüey). Asimismo los locales ubicados en el área recibieron sus antaños nombres y se repararon, de forma casi idéntica a sus originales, el hotel Camino de Hierro y la tienda La gran Antilla.


Se suman a las labores ya terminadas la fundación del Centro de Gestión Cultural y la reconstrucción de una vivienda estilo ecléctico con influencia del modernismo catalán —heredada primero por Aurelia del Castillo y demolida después, a principios del siglo XX, para confort de una acaudalada familia ganadera. Ubicada en Salvador Cisneros número 169, esa joya arquitectónica funge hoy como Casa de la Diversidad Cultural.


Mapa del centro histórico de la ciudad y su área declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad.


Ciudad 500 conforma la primera etapa del proyecto de rehabilitación urbana que se extenderá por más de dos décadas. Poco a poco se recuperan inmuebles altamente deteriorados, se fomenta un amplio programa histórico-cultural, se adaptan los espacios a las actuales demandas sociales y se gana en una necesaria conciencia ciudadana.


Estreno en pleno centro


Puerto Príncipe fue una de las siete primeras villas fundadas en Cuba y aunque su asentamiento inicial radicó en el municipio Nuevitas, no fue sino a las márgenes del río Caonao y luego en el pueblo indio de Camagüei dónde creció y se fomentó para la posteridad la tierra de los tinajones.


En la actualidad el trazado irregular de sus calles estrechas y sinuosas, de fuertes inflexiones, el hermoso diseño de sus balaustres de madera y sus rejas de hierro, sus arcos —variados en formas y colores—, sus aleros tornapunta y de sardinel, sus pretiles eclécticos, las sobredimensionadas proporciones de las puertas de acceso principal y las ventanas, sus fachadas sobrias y tendentes a la decoración sencilla, sus numerosas plazas y sus espectaculares iglesias conforman una ciudad con características notables en América.


¿Y qué tal el espacio entre cines? Foto: OHCC


Una de sus vías más transitada a diario, junto a República y la mencionada Maceo, es Ignacio Agramonte, ubicada casi en el mismo centro de la localidad, aunque la mayoría de los camagüeyanos la conocen como la calle de los cines. ¿Por qué?


Después de La Habana, esta es la urbe con más espacios de ese tipo en la Isla, y los más importantes se encuentran ubicados en el tramo de República hasta la antigua Plaza de la Merced (hoy de los Trabajadores).


Además, desde el local donde está el restaurante La Isabella —dedicado también al mundo del celuloide— se observaron imágenes en movimiento en 1908 y hacia 1913 el Teatro Avellaneda ya poseía el último grito de la ciencia para mostrar películas europeas y norteamericanas. Por allí anduvieron también Jorge Negrete y Miguel Aceves Mejías en la presentación de filmes mexicanos, para no hablar del importante Taller Nacional de Crítica Cinematográfica que habitualmente se celebra aquí.


Este será el Hotel Santa María. Foto: OHCC


Sin embargo el deterioro de muchas de sus salas y la mala utilización de este espacio provocaba ya bastantes quejas entre los moradores. Un sincero empeño de la OHCC y del Centro Provincial del Cine convertirá al sitio, en menos de año y medio, en una perfecta “guarida” para amantes de este género artístico lo que, junto a la remodelación de la Plaza de los Trabajadores y la construcción del moderno hotel Santa María, se convertirá en un singular espacio para el esparcimiento de lugareños y extranjeros.


Para el desarrollo exitoso del Paseo Temático del Cine, la OHCC, en su condición de coordinadora del Plan Ciudad 500, contrató a empresas que demostraron ser eficientes en las obras ya terminadas.


“Todo el diseño corre a cargo de la Empresa de Proyectos de Ingeniería y Arquitectura No. 11, con fuerzas de la Empresa Constructora de Obras de Ingeniería No. 15. Aunque vale aclarar que para la elaboración de este sueño hecho realidad fueron importantísimas las ideas y el asesoramiento de los críticos e investigadores Juan Antonio García Borrero y Armando Pérez Padrón” —explica Ernesto Guzmán Lastre, especialista del departamento de Plan Maestro de la OHCC.


La primera parte de esta agenda ya comenzó con la demolición del espacio entre los cines Casa Blanca y Encanto. Allí existirá un paseo alegórico a filmes, actores y directores famosos, el pavimento simulará una cinta en pleno rodaje y las paredes de concreto servirán para la proyección de películas al aire libre. El espacio contará con baños públicos, áreas comerciales y gastronómicas y enlazará a la mencionada vía con el Callejón del Rincón, donde los artesanos del patio encontrarán espacio común para mostrar sus creaciones.


Más menos así quedará el complejo cultural dedicado al cine. Foto: OHCC


Guzmán Lastre también comentó a CubaSí la edificación del bar Casablanca. “Atrás del cine de igual nombre radicará este bar. Nosotros lo hicimos inspirados en la película y por eso quisimos darle ese “toque” al estilo árabe. Será un centro hermoso en el que la gente podrá interactuar de forma amena y agradable. Igual llevará un piano y ofertas variadas”.


Otra buena es la confección de un sala multiuso para cine y teatro, en el Encanto, mientras en el Casablanca existirán dos salas de vídeo en la primera planta y una, en altos, para observar las cintas de 35 milímetros.


“También se ampliarán las aceras de un metro cincuenta centímetros a dos metros. Serán de granito e imitarán cintas en los carretes, con negativos y positivos. Todas las paredes desde República hasta la Plaza de los trabajadores contarán con litografías enormes de los famosos.


“La sede de Nuevo Mundo se ampliará y se unirá a la cátedra de pensamiento Tomás Gutiérrez Alea. Este será el sitio ideal para las investigaciones y la ampliación de los conocimientos. En la otra esquina, donde hoy está ubicado un establecimiento para la venta de jugos, existirá el estudio-taller del artista de la plástica Oscar Rodríguez Lasseria” —argumenta Ernesto.


La película. Segunda parte


Unos metros más arriba, por la misma acera —donde ya se dijo radicará Lasseria— llegamos a la Plaza de los Trabajadores. A un lado la Iglesia de la Merced, cuya sobria expresión está marcada por la influencia manierista y el barroco español, pese al incendio que en 1906 destruyó buena parte del templo erigido en la segunda mitad del siglo XVIII. Al otro lado, en la misma esquina a Independencia, la casa de finales del mismo siglo, donde nació en 1841 el más ilustre de los camagüeyanos: Ignacio Agramonte y Loynaz.


Por allí se ubican también piezas eclécticas y de estilos más contemporáneos. La antigua sede de la Sociedad Popular de Santa Cecilia es la mayor muestra del eclecticismo en la región centro-oriental de Cuba y una de las mejores en el país. Asimismo la tienda La Gran Señora regala algunas muestras de art nouveau, y la sede de la emisora de Radio Cadena Agramonte refleja el tránsito hacia la modernidad en la década de 1950, con la verticalidad que caracterizó el art déco. Por solo citar tres ejemplos.


Un lindo espacio para el tránsito de peatones será la Plaza de los Trabajadores. Foto: OHCC


No en vano, entonces, la OHCC culminará la labor de restauración de la calle de los cines en la Plaza de la Merced. “Aquí se eliminará el área de parqueo, se elevará la callé al nivel de la acera con un pavimento de granito y senderos trazados sobre las losas, desde la ceiba ubicada en el centro de la Plaza.


“Contendrá también mobiliario urbano, asientos, cafeterías, áreas para la exposición de artesanías. Se repararán las fachadas y en la galería Nuevo Siglo se incrustará una tarja que dejará constancia de las reparaciones realizadas en homenaje al aniversario de la ciudad”, explica Guzmán Lastre.


Para sorpresa de todos, el edificio de Santa Cecilia se reparará y readaptará en su nueva función de Centro de Eventos de Camagüey, con salas de conferencias, paraninfos, protocolos y servicios gastronómicos especializados. Tecnología de punta permitirá a instituciones nacionales e invitados internacionales la celebración de reuniones, cursos y talleres.


Otras obras en las que ya se trabaja, aunque no están en la explanada de los Trabajadores, es el Rincón del Caballero y la ampliación del Café Ciudad. En el primero sonará el son cubano, con la presentación de grupos de pequeño formato y será el sitio donde Adalberto Álvarez promocionará su música. El segundo contará con una cava, un patio interior y un humidor, espacio dedicado a los fumadores de habanos.


Dicho patio interior conectará con la planta baja del Edificio Collado, sede de la Audiencia Territorial durante el siglo XIX, reconstruido en 1940 con persianería francesa, balcones con barandaje de hierro y un capote al centro que remata y enfatiza su simetría. Hasta allí se trasladará la maqueta de la ciudad.


Asimismo se trabaja en la calle San Pablo, en el tramo desde la Plazoleta de Martí y Apocada hasta la Plaza Maceo. Ella contará con paso peatonal, parque, áreas comerciales, la ampliación del restaurante Rancho Luna, una zona de parqueo automovilístico y propiciará un espacio para la expo-venta de productos artesanales, a cargo de trabajadores por cuenta propia.


Se agregan la remodelación de las entradas principales a la ciudad, la construcción de un obelisco en homenaje a Camilo Cienfuegos en la rotonda de la circunvalación norte y Avenida Carlos J. Finlay, la restauración del Teatro Avellaneda y la reparación del policentro El Tinajón, emplazado frente a la Ciudad Escolar Máximo Gómez Báez y la fábrica de cerveza Tínima.


Para la conservación de nuestros valores patrimoniales laboran más de setenta empresas económicas, constructivas, gastronómicas y turísticas, instituciones sociales y organizaciones políticas y de masa, que de conjunto otorgarán a la urbe una mejorada apariencia, mejorarán la calidad de vida de sus habitantes y brindarán nuevos servicios de excelencia.


Quien pisa por primera vez esta tierra se asombra por lo cosmopolita que parece. Desde la antigua terminal de trenes, por toda República, hasta la misma Plaza del Gallo, y más aún en Maceo. Subiendo Ignacio Agramonte para alcanzar a la Plaza de los Trabajadores, cruzando por Independencia. Bajando por Cisneros para llegar al Parque Agramonte y luego al oeste de la capital provincial. Lugareño, Martí, Cristo, San Ramón, San Pablo, San Esteban, San José, San Martín, Avellaneda. Casi todas con dos nombres. De arriba abajo, de norte a sur y este a oeste —si es que alguien logra señalar el lugar donde los puntos cardinales se ubican— Camagüey parece una película de gente y patrimonio.


El identificador del plan.

Visto 2575 veces Modificado por última vez en Miércoles, 19 Diciembre 2012 17:39

Comentarios  

 
#3 Orlando 11-12-2012 14:15
Gracias, Rafa, por esto. Se ve que sabes del tema. No es para menos. A todos los que te leemos nos tienes acostumbrados a este tipo de trabajos: sencillos y profundos a la vez.
 
 
#2 Ana Cristina 08-12-2012 21:36
Ese artículo está magnífico, está escrito por alguien que sabe hablar del tema. Es una investigación interesante de proyectos lindos de Camagüey.
 
 
#1 Fernando Gonzalez 08-12-2012 21:29
Me ha gustado mucho este artículo. Ha abordado un tema muy interesante, de una manera bonita, refrescante, con un lenguaje claro, pero de un estilo maravilloso y que nos llena de grandes esperanzas. Es parte de nuestra cultura el tema abordado y me gustaría saber más de todo esto y ojalá que todos estos proyectos hagan de Camagüey una ciudad más bonita para el disfrute de todos los cubanos, aún de los que estamos fuera.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar