sábado, 22 septiembre 2018, 17:08
Jueves, 06 Octubre 2011 10:38

Una atroz injusticia que Washington intenta ocultar

Escrito por  Angel Guerra Cabrera
Valora este artículo
(3 votos)

La recordación del horrendo crimen subraya  la sistemática política de terrorismo de Estado de Estados Unidos contra la Revolución Cubana. Su costo ha sido el de miles de cubanos muertos o mutilados

 

Hoy inicia en México el 6º Encuentro Continental de Solidaridad con Cuba. El Movimiento Mexicano de Solidaridad con la isla (MMSC) escogió esta fecha por cumplirse 35 años de la voladura en el aire de un avión de Cubana de Aviación con 73 pasajeros a bordo.

La nave sufrió un ataque terrorista planeado y dirigido desde Venezuela por Luis Posada Carriles y Orlando Bosch, ambos agentes de la CIA con un notorio historial de acciones violentas contra Cuba.  El primero reside allí como un respetable ciudadano y patriota estadunidense con quien Washington está endeudado a perpetuidad por sus valiosos servicios. Al segundo, sentenciado por acciones terroristas dentro de Estados Unidos, le fue otorgado el perdón presidencial por George W.H. Bush,  director de la central de inteligencia en el momento del sabotaje. Vivió en Miami hasta su muerte donde recibió continuos homenajes en los que se jactaba de sus acciones.

La recordación del horrendo crimen subraya  la sistemática política de terrorismo de Estado de Estados Unidos contra la Revolución Cubana. Su costo ha sido el de miles de cubanos muertos o mutilados además de cuantiosos daños económicos. Sus estragos no han sido mayores debido a que Cuba ha dedicado incalculables recursos a defenderse, un sagrado derecho y deber de los Estados. Esto, sin mencionar el interminable bloqueo, la más criminal de las acciones terroristas, intento confeso y sordo de genocidio del pueblo cubano, mantenido contra su reiterada condena por la Asamblea General de la ONU.

Cuando el presidente Clinton intentó un tímido diálogo con su homólogo Fidel Castro se puso en evidencia la enorme influencia política conseguida por la mafia contrarrevolucionaria de Florida en los círculos de poder estadunidenses. Debe reconocerse su habilidad para los trajines electoreros mediante sobornos, chantajes y contribuciones a las campañas de los candidatos, tanto republicanos como demócratas.

Como cada vez que se inicia un intento de distensión del conflicto Cuba-Estados Unidos, la mafia abortó el intercambio mediante constantes e impunes provocaciones desde Miami, que culminaron con el derribo por cazas cubanos de las avionetas del grupo terrorista Hermanos al Rescate. Las autoridades cubanas habían exigido a la Casa Blanca que pusiera fin a la frecuente violación de su espacio aéreo por esas aeronaves y, ante su inacción, advertido que serían derribadas.

La Habana disponía de una red que monitoreaba los grupos  terroristas anticubanos en Florida. De ella procedían los pormenorizados informes que proporcionó a la FBI  sobre la actividad de esos grupos, que solamente podía elaborar personal sobre el terreno.

Así que de la manera más oportunista y traicionera la agencia estadunidense arrestó  en 1998 a los miembros de la red en lugar de actuar contra los terroristas, como había prometido. De los 10 arrestados, Cinco rechazaron las presiones para declararse culpables de espionaje y otros cargos calumniosos a cambio de la libertad: Antonio Guerrero, Fernando González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y René González.

Los Cinco proclamaron desde el primer momento que sí habían infiltrado a los grupos terroristas en defensa de su patria.  Su juicio estuvo plagado de irregularidades, al extremo que una Corte Federal de apelaciones ordenó anularlo  ya que en Miami -sentenció- se creó la “tormenta perfecta” para impedir un juicio justo pues no existen las condiciones para tratar con imparcialidad “nada que se relacione con Cuba”. En la cárcel los Cinco han sufrido tratos inhumanos y degradantes antes y después del juicio como el confinamiento solitario y los obstáculos a las visitas familiares. Mientras, los medios de difusión, salvo honrosas excepciones, permanecían -y permanecen- en silencio.

Se trata de un juicio altamente político, exactamente como los que critica Estados Unidos cuando presuntamente se efectúan en países que no le agradan. Por eso el fallo de la Corte de Apelaciones fue revertido.

Mañana René, uno de los Cinco, sale de prisión después de 13 años de encierro pero no podrá volver a Cuba con su familia pues quedará en libertad “supervisada” tres años, nada menos que en Miami, la boca del lobo. Los otros cuatro continuarán purgando sus injustas, revanchistas, y desproporcionadas condenas. Sólo una ola arrolladora de solidaridad internacional y dentro de Estados Unidos, como la que se está levantando, puede acabar con esta atroz injusticia.

 

Tomado de La Jornada

Visto 3802 veces

Comentarios  

 
#1 Yordan 07-10-2011 15:32
Introduzca su mensaje aqui...
Israel junto al imperio
Con un propósito inmundo,
Quieren hacer de este mundo
Un inmenso cementerio.
Formaron un gran misterio
Para un pretexto buscar
Que les permitió atacar
A Libia como nación,
Haciendo un acusación
Que no han podido probar.

Ellos no tienen moral,
Por la lista tan extensa
De terror y desvergüenza
Que han tenido en su historial.
Pues un crimen sin igual
Fue el perpetrado en Barbados;
Cuando agentes reclutados
Por el gobierno y la CIA
Mataron a sangre fría
A inocentes desarmados.

Hoy pasean libremente
Por el sur de la Florida
Quienes cegaron la vida
De hombres y adolescentes.
Con su actitud indecente
E indignante paripé,
En América TV
Ha confesado Posada,
Con su expresión descarada:
¡Pusimos la bomba y qué!

Contra el terror sin piedad
“Nuestros Cinco” han luchado
Y hoy están encarcelados
Reclamando libertad.
Con firmeza y dignidad
Ellos todo han arriesgado,
Y su labor ha logrado
- Aún desde el vil presidio-
Que no ocurra un genocidio
Como el crimen de Barbados.

Lo cierto es que el Comandante
Nos ha venido alertando
De que se está organizando
Una guerra espeluznante.
Reflexiona a cada instante,
Con su afán intencionado:
Evitar que sea apretado
El gatillo por Obama,
Y no sumir en las llamas
A un mundo ya devastado.

El imperio lanza guerras
Para salir de sus crisis,
Pretende el Apocalipsis
De todo el planeta tierra.
Dicha intensión cruel aterra
Hoy a todo el universo,
Por eso alzo mi verso
Por la paz y su victoria,
Por todo lo que en la historia
Logró el hombre con su esfuerzo.

¿A Gadaffi encontrarán ?
¿Irán a atacar a Siria? .
¿Continuarán la perfidias
Nucleares contra el Islam?
Lo cierto es que ya se están
Escuchando los cañones
De los barcos, los aviones,
De procedencia imperial,
Para desatar el mal
De una guerra entre naciones.

Gritemos todos muy fuerte:
¡Qué viva la humanidad!
Queremos felicidad,
Sí a la vida, no a la muerte.
No quedemos a la suerte
De una contienda infeliz.
Arranquemos de raíz
Ese odio ciego y grave,
Pues toda la gloria cabe
En un grano de maíz.

Yordan Caballero García.(Profeso r Escuela Provincial del PCC “Jesús Suárez Gayol” Las Tunas.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar