miércoles, 20 junio 2018, 21:18
Lunes, 05 Noviembre 2012 21:32

Cinco juegos en Asia, examen de mayor rigor, el control ¿arma crucial?

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(3 votos)

Probar jugadores en diferentes situaciones, independientemente de la calidad de los rivales que se enfrenten, siempre deviene aspecto esencial en los deportes colectivos. En ese sentido la pelota está bajo la lupa...

 

Probar jugadores en diferentes situaciones de juego, independientemente de la calidad de los rivales que se enfrenten, siempre deviene aspecto esencial en los deportes colectivos. En ese sentido la pelota está bajo la lupa, siempre lo ha estado.

 

Esta vez el III Clásico mundial de Béisbol es la tierra prometida. Cuba tiene como referentes la segunda y sexta posición de las versiones anteriores, en las cuales la ofensiva —especialmente con hombres en base—, ha sido el lado flaco. Sobre ellas hemos hablado en otras ocasiones, pero ahora el tema que nos compete es el control del staff de lanzadores.

 

Control: palabra clave para dominar el arte de lanzar. Mucho se ha hablado en este sentido. No pocos afirman que el dominio desde el box constituye el 75 % de la victoria de un elenco. Lo cierto es que la zona de strike cuenta con 17 pulgadas de ancho, y el control se traduce en bordear las esquinas, (se comenta que  zigzaguear la zona deviene una de las armas más efectivas), combinar los lanzamientos y colocarlos ahí, donde más le duele a cada uno de los bateadores rivales.

 

Frente a las novenas aztecas enfrentadas, los serpentineros antillanos a parecer pasaron el examen del control. Colectivamente en 43 entradas de actuación enfrentaron a 146 bateadores, con 59 estrucados, apenas seis boletos propinados, dos pelotazos y ningún wild pitch, señal de que subieron a la colina de los suspiros y maniataron a las tandas rivales al punto de permitir solo dos limpias y promediarle pobre 126, amén de la calidad equiparada o no que demostraron estos.

 

El hecho de solo propinar par de death ball puede traducirse en dos cuestiones, no fueron muy incisivos con el pitcheo pegado o les funcionó como quisieron. Al menos de los enlistados en México Freddy Asiel Álvarez, Norberto González, y el matancero Yoanni Yera, acostumbran a moldear esa área en nuestros clásicos.

 

Precisamente ellos tres, al igual que Ismel Jiménez, repetirán en la cruzada de otras cinco batallas por Asia, tres en Taipei de China y dos en Japón. Junto a esos cuatro tratarán de contener a las baterías de ojos rasgados Yadier Pedroso, Odrisamer Despaigne, Dalier Hinojosa, Vladimir García, Pablo Millán Fernández, Darién Núñez y Leandro Martínez.

 

La verdad es que tentativamente ahora se medirán ante alineaciones más temibles del béisbol rentado en el hemisferio oriental, a los cuales no se les puede regalar nada, y quienes están acostumbrados a optimizar los indicadores de eficiencia toda vez que colocan un corredor en circulación.

 

De ahí que para ellos sea vital, además de subirse al montículo con esa dosis de anticipación y claros 100 % en la guerra mental pitcher-lanzador, ajustar su mecánica, velocidad y repertorio como si afinaran un violín en busca de un control refinado.

 

A continuación les ofrecemos una pequeña tabla que incluye entradas lanzadas, transferencias, ponches, pelotazos y wild pitch en la pasada Serie Nacional, principal medidor para conformar la preselección tricolor:

 

Lanzador   innings     ponches     boletos   pelotazos   wild-pitch

Y.Pedroso    129.1            128            34                6                  5

V.García       173.2            101            68               27                 9

N.González   159                76            24                 7                 2

L.Martínez     113.1             43            22                 4                 2

D.Hinojosa     121.2           115           35                 7                 6

O.Despaigne  169.1          128           66               17               14

D.Núñez           83.2            61           59                 4               10

P. Millán            95              70           23                 3                 2

Y. Yera             79.2            69           32                 7                 5

I.Jiménez        185             119           39               16                 4

F.Asiel              99.1             61           28                3                 2

 

¿En qué se traducen estos números? Algo que por regla general sucede, los pitchers de mayor velocidad, entiéndase Vladimir, Pedroso, Despaigne, Hinojosa, Freddy Asiel  y Núñez, son los más ponchadores, pero igualmente deben tener mayor tino con sus envíos en función de dominar la zona. Del resto ya se verán las funciones, aunque se está manejando la posibilidad de contar con los servicios de Pablo Millán y Pedroso como cerradores. Me disculpan, pero en el caso de Pedroso lo prefiero como abridor. Para usted llegar al epílogo de un partido con ventaja o igualado su abridor y preparador (relevista intermedio) deben haber sido eficaces… y en esa primera función el artemiseño ha demostrado sobradas credenciales.

 

Pero eso de los roles sencillamente daría para otro trabajo. Como muchos otros temas cada vez que un cubano amante del deporte de las bolas y los strikes destapa la Caja de Pandora para polemizar. Sencillamente yo los convidé a una reflexión de conjunto sobre algo q me parece sumamente esencial: el control

Visto 2529 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar