lunes, 18 junio 2018, 00:10
Domingo, 04 Noviembre 2012 08:32

“Lecciones aprendidas”: la OTAN dispone de su propia escuela de la muerte

Escrito por  MANLIO DINUCCI / GLOBAL RESEARCH
Valora este artículo
(0 votos)

Contrariamente a lo que parece, la OTAN también aprende. «Saca siempre lecciones de sus operaciones y eso es lo que estamos haciendo con Libia».


Contrariamente a lo que parece, la OTAN también aprende. «Saca siempre lecciones de sus operaciones y eso es lo que estamos haciendo con Libia» explica el almirante estadounidense James Stavridis, comandante supremo aliado en Europa. Para ello la OTAN dispone de un centro adecuado, el Joint Analysis & Lessons Learned Centre (Jallc): una especie de escuela, en la que se enseñan las «lecciones aprendidas».

Así la OTAN aprende siempre a hacer mejor la guerra. Al principio de la de Libia, en marzo de 2011, el Jallc envió un equipo de analistas a seguir las operaciones en el centro aliado de mando en Nápoles. Las «lecciones aprendidas» están expuestas en un informe reservado, presentado en febrero, y del que el New York Times ha obtenido ahora una copia.

¿Qué deben aprender los aliados, sobre todo los europeos? Que la guerra contra Libia no fue la operación modelo que pensaban, y que ha puesto en evidencia graves lagunas. Ante todo, el hecho de que los aliados europeos y Canadá tuvieron que contar excesivamente con Estados Unidos. Incluso con la ayuda estadounidense, la OTAN, para la guerra electrónica, solo disponía el 40% de los aviones que hubieran sido necesarios para esta operación.

Fue Estados Unidos quien suministró la casi totalidad de las municiones más avanzadas tecnológicamente con guía de precisión: 7.700 bombas y misiles utilizados en el ataque a Libia (de las que una gran parte seguramente provenían de la base estadounidense de Camp Darby, en Pisa). Es necesario y urgente acabar con estas lagunas. «El presidente Obama ha pedido al Pentágono que prepare opciones militares preliminares en Siria.»

Siria dispone en efecto de fuerzas armadas y sistemas de defensa aérea más eficaces, más difíciles de destruir con ataques aéreos. Además, la “oposición” de Siria está más desarticulada y dispersa que la de Libia durante la guerra, «haciendo más difícil los esfuerzos de los aliados de la OTAN para coordinarse con los rebeldes». En consecuencia, para atacar Siria, los aliados europeos y Canadá deberían «apoyarse excesivamente en las capacidades de Estados Unidos».

En previsión de esta guerra y de otras (en el punto de mira está también Irán), los aliados y Canadá están acelerando su capacidad militar. En este marco se inserta el acuerdo, concluido en febrero de este año, de crear en Sigonella (Sicilia) el sistema AGS (Alliance Ground Surveillance) que, conjuntamente con los drones Global Hawk instalados en esta base, procurará a la OTAN un cuadro detallado de los territorios a atacar, permitiendo así atacar vehículos en movimiento.

Inmediatamente después, en marzo, los ministros europeos de defensa se pusieron de acuerdo en un «plan ambicioso» que acabaría con otra laguna: la insuficiencia de aviones para aprovisionar en vuelo a los caza-bombardeos, que durante la guerra en Libia fue realizado en gran parte por Estados Unidos.

Bravo, ustedes han comprendido la lección -dicen los analistas del Jallc-, tienen que implicarse mucho más: «La compra de aviones y de aparatos electrónicos costosos necesita años para llevarse a cabo». He aquí la lección aprendida por la guerra en Libia. Los alumnos que han aprobado el examen pasan a la guerra siguiente.

Visto 2136 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar