viernes, 22 junio 2018, 18:58
Martes, 30 Octubre 2012 05:24

Siria: El camino de la paz tiene opositores

Escrito por  Luis Beaton/PL
Valora este artículo
(0 votos)

La larga lista de violaciones del cese al fuego durante la festividad de Eid al-Adha (Fiesta del Sacrificio) en Siria evidencia hoy la negativa de algunos actores a concurrir a la mesa de diálogo.

 

La iniciativa lanzada por el enviado especial de la ONU a Siria, Lakhdar Brahimi, encontró más apoyo del esperado en el exterior, incluso en el seno del Consejo de Seguridad, en el cual algunas fuerzas mantienen posiciones contrarias abiertamente contra el Gobierno del presidente Bashar al-Assad.

Según el exdiplomático argelino, las explosiones perpetradas por algunos grupos en los barrios residenciales de esta capital, durante la frágil tregua, son actos terroristas con cuyos autores, dijo, no hemos contactado.

El diario al-Watan, de Omán, dio una precisa descripción de la situación cuando señaló que la oposición armada obsequió a los sirios con motivo de la festividad con atentados y explosiones en las diferentes ciudades, en vez de regalarles paz y calma.

Hoy algunos comentarios indican que la paz en Siria no está al doblar de la esquina, pero se hace cada vez más evidente el reconocimiento de quienes están detrás la violencia, y hacia donde van sus aspiraciones.

El líder de la organización Al-Qaeda, Aiman Zawahiri, en un mensaje televisado el jueves último, pidió a sus seguidores y activistas en Siria la escalada de las acciones terroristas, así como exigió a sus adeptos en el mundo islámico dirigirse a este país para la Jihad (guerra santa), según denunció la víspera la cancillería local.

El canciller ruso, Sergei Lavrov, subrayó este lunes en Moscú la importancia de que la comunidad internacional respalde el diálogo entre el gobierno sirio y la oposición para garantizar el éxito de la búsqueda de una solución.

Ahora es evidente que esas bandas armadas, con inclinaciones o vínculos con Al-Qaeda, no son una alternativa para los sirios que rechazan sus acciones terroristas y le niegan cualquier respaldo.

Lavrov destacó que su país pedirá restaurar la misión de observadores internacionales en Siria y determinará su número y también estimó necesario enviar una delegación de investigación de la ONU a esta nación, aclarando que esto sería posible solo en caso de alcanzar un alto el fuego.

Lavrov reiteró que la cuestión imperiosa en este periodo es obligar a todos los bandos sirios en conflicto a atenerse al alto el fuego y sentarse a la mesa de diálogo, manifestando que esto formó parte de sus conversaciones con Brahimi.

El emisario de la ONU, por su parte, advirtió que la situación en esta nación del Levante va de mal en peor, puntualizando que la comunidad internacional debe laborar conjuntamente para ayudar a los sirios a alcanzar una solución a su crisis.

Mientras tanto, en Seúl, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que no se puede solucionar el problema con más armas y sangre.

En esta coyuntura, se inscribe un análisis de la situación que publicó el periodista francés Thierry Meyssan, el cual denuncia acciones de las autoridades de París para cambiar el régimen sirio.

Agrega el artículo, publicado por la red Voltaire, que en una mesa redonda realizada en Ankara, el almirante James Winnefeld, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas estadounidenses, confirmó que después de la elección presidencial del próximo 6 de noviembre Washington revelará sus planes.

El almirante dejó entender claramente a sus interlocutores turcos que ya se negoció con Moscú un plan de paz, que Bachar Al-Assad se mantendrá en el poder y que el Consejo de Seguridad de la ONU no autorizará la creación de zonas-tapón, agrega el comentario.

Por su parte, el secretario general adjunto de la ONU a cargo de las operaciones de paz, Hervé Ladsous, confirmó que se estudia el posible despliegue de cascos azules en Siria.

Todos los actores de la región, asegura Meyssan, están preparándose por lo tanto para un cese del fuego impuesto por una fuerza de la ONU conformada con tropas de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán).

Eso significa concretamente que Estados Unidos prosigue su retirada de la región, repliegue que comenzó por Irak, y que Washington acepta compartir con Moscú su influencia en el Medio Oriente, indica el analista galo.

Subraya el también escritor que esta nueva repartición de las cartas del juego va en detrimento de Arabia Saudita, Francia, Israel, Catar y Turquía, países que apostaron a fondo por el cambio de régimen en Damasco.

El tiempo dirá la ultima palabra sobre aproximaciones que, como ésta, apuntan hacia una solución pacifica de la crisis en esta nación levantina.

Visto 2278 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar