sábado, 22 septiembre 2018, 23:04
Domingo, 28 Octubre 2012 05:47

Peter Quanz crea otra vez para bailarines cubanos (FOTOS)

Escrito por  Idania Rodríguez Echevarria / Especial de la AIN para Cubasí
Valora este artículo
(1 Voto)

El coreógrafo canadiense Peter Quanz vuelve a Cuba a la XXIII edición del Festival Internacional de Ballet de la Habana, pues siente una profunda admiración por la prima ballerina assoluta Alicia Alonso.

   El coreógrafo canadiense Peter Quanz vuelve a Cuba a la XXIII edición del Festival Internacional de Ballet de la Habana, pues siente una profunda admiración por la prima ballerina assoluta Alicia Alonso y la compañía que ella dirige, a la cual calificó de especial, por la bella técnica de sus bailarines.

   Ese artista, ganador del Premio Clifford E. Lee, distinción nacional de su país que se otorga a los jóvenes talentos del arte coreográfico, hizo un alto para dialogar con la AIN, en la sede del Ballet Nacional de Cuba, donde trabaja en el montaje de las obras Doble Bounce y Luminous, que tendrán su estreno en la Isla durante la mayor fiesta de la danza, desde el 28 de octubre hasta el siete de noviembre próximo.

   Describió a Doble Bounce como un pas de deux concebido esta vez especialmente para Viengsay Valdés y Dany Hernández.

 El coreógrafo canadiense Peter Quanz durante los ensayos 
Recreó un juego entre el tutú, lo que puedes hacer con él y su significado, y lo diseñó de una manera contemporánea y con una técnica muy impresionante, al punto de dar el efecto de que cuando ellos saltan lo hacen desde un trampolín.

   Refirió que la música es del compositor norteamericano minimalista David Lang  y se mantiene in cressendo casi todo el tiempo al mismo  ritmo durante el transcurso del baile.

   La otra pieza Luminous, preparada para el Ballet de Hong Kong, le hace sentir muy satisfecho porque en La Habana estará por primera vez con una orquesta en vivo, en tanto el solo de violín lo hará el polaco radicado en México, Pawel Blaskowski, quien viajará especialmente para participar en la cita.

   En la obra,  dijo, trabajan cuatro figuras masculinas e igual número de femeninas, mientras el vestuario quiere dar la impresión de estar desnudos,
aunque usan una malla color carne con ilustraciones doradas y plateadas, aclaró.

   Señaló que cada parte bailable será distinta a la anterior, habrá cambios de partenaire y mostrará diversas cualidades durante todo el espectáculo.

   Este ballet, enfatizó, lo hizo inspirado en un gran amor que no pudo ser. Fue un poco doloroso desde el punto de vista personal y quiso llevarlo a la danza, por lo cual representa algo muy exclusivo para él,  quien tuvo mucho cuidado al expresar ese sentimiento con total honestidad.

   Para mí, dijo, resulta el regalo más grande que le puedo hacer al Ballet Nacional de Cuba.

   Sobre su expectativa con el público, manifestó su deseo de mostrar algo que les toque el corazón, más allá de unos ballets bonitos.

   “Quiero, aseveró, que  lleguen estas coreografías al alma de los espectadores”.
   El primer acercamiento creativo de Peter Quanz a esta Isla fue en 2010, durante el 22 festival, cuando creó de manera especial para la agrupación danzaría cubana Le Papillon, basado en las históricas relaciones de la célebre bailarina romántica María Taglioni y su alumna Emma Livry.

 El coreógrafo canadiense Peter Quanz durante los ensayos 

Impresiona descubrir que tenía apenas nueve años cuando Peter creó su primera obra en la Escuela del Real Ballet de Winnipeg,  donde cursaba estudios y que tiempo más tarde integró el elenco del afamado Ballet de Stuttgart, en Alemania.

   Fue en 2002 cuando decidió convertirse en coreógrafo independiente y en 2010 crea su propia compañía  denominada Q Dance, donde dio a conocer sus estrenos mundiales Double Bounce y Beautiful Stranger, patrocinado por el Consejo de Canadá para las Artes.

   Durante su trayectoria ha llevado su prolífera labor a conjuntos de Canadá, Estados Unidos, Asia, Cuba  y Europa.

Visto 1655 veces

Ocho muestras de artes plásticas conforman este año el programa colateral de la gran fiesta del ballet clásico que comenzará este 28 de octubre, justamente cuando la compañía cubana llegue a 64 años de historia.

La prima ballerina assoluta Alicia Alonso aseguró hoy, en esta capital, que organizar y dirigir el Festival Internacional de Ballet de La Habana es su razón para vivir.

Conferencias, exposiciones fotográficas y un ciclo de cine figuran entre las propuestas colaterales del venidero Festival Internacional de Ballet de La Habana.

El XXIII del Festival Internacional de Ballet de La Habana comenzará hoy en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional con el desfile de varias generaciones de bailarines.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar