martes, 25 septiembre 2018, 09:14
Jueves, 04 Octubre 2012 05:52

Rumbo al III Clásico Mundial: Enigma siniestro desde el box

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(58 votos)

¿Que nos espera un examen exigente in extremis? Nadie lo dude, las últimas confrontaciones de nuestro béisbol ante sus similares asiáticos no han sido nada halagüeñas.

¿Que nos espera un examen exigente in extremis? Nadie lo dude, las últimas confrontaciones de nuestro béisbol ante sus similares asiáticos no han sido nada halagüeñas. Derrotas en ambos clásicos mundiales ante Japón, las últimas dos por lechadas de 0-5 y 0-6; nos despedimos con revés 2-3 ante Surcorea en la pelota olímpica, e incluso cedimos ante Taipei de China 1-2 en Rotterdam el año pasado.

Justamente a los primeros, los japoneses, los tendremos de rivales en el grupo clasificatorio, que tendrá asiento en la ciudad japonesa de Fukuoka. Desde ahora se profundiza el llamado de alerta entre los estrategas que por estos días mueven los hilos de los 56 preseleccionados antillanos.

Y no es para menos, el béisbol de ojos rasgados frisa la perfección. Su pitcheo asesta estocadas donde duele: poseeen lanzadores con perfecto dominio de la zona de strike, que combinan y detectan las debilidades de las baterías rivales con facilidad. A eso súmenle la especialización inviolable en materia de rol de cada uno de los miembros de su staff. Madero en mano, hasta hace unos años se les achacaba la carencia de sluggers, pero ahora a su velocidad vertiginosa, tacto endemoniado y arte para exprimir a los serpentineros rivales, han sumado esa otra cualidad también. En definitiva, un verdadero dolor de cabeza para todo oponente que se suba a la colina de los suspiros.

Justo ahí pienso detenerme, primero por lo afinados que deben estar nuestros monticulistas a la hora de enfrentar dichas alineaciones y segundo, porque los lanzadores zurdos parecen ser el lado flaco del posible staff antillano.

En la actualidad no contamos con alguno de la talla de Santiago «Changa» Mederos, Jorge Luis Valdés, Omar Ajete, o hasta el propio Adiel Palma. Tanto es así, que de los 23 monticulistas enlistados, apenas cinco son siniestros, y lo que resulta más alarmante: ni Darién Núñez, Yoanni Yera, Julio Alfredo y Leandro Martínez, tienen experiencia con las cuatro letras como para encarar un compromiso competitivo de la magnitud del III Clásico Mundial.

Solo el cienfueguero de 33 años Norberto González parece sembrado, por su confiabilidad y actuaciones rentables por más de un lustro. ¿Del resto? Me inclino por el novel Darién Núñez y el propio Julio Alfredo, amén de la experiencia del granmense Leandro (32 abriles).

Incluso salvo Yera y el propio Leandro, que en temporadas anteriores fungió como relevista intermedio antes de devenir abridor en nuestro último clásico del patio, los otros tres se han desempeñado fundamentalmente como abridores, de ahí que a continuación les mostremos sus números en dicha función:

Norberto ganó 13 y perdió 8, lanzó para 3.00 limpias por cada nueve innings, con 76 ponches y 24 bases por bolas en 159 episodios. Los rivales le conectaron para 275. El tunero Núñez en su estreno en series nacionales ganó cinco y perdió otros tantos con un rescate, lanzó 83 y dos tercios con efectividad de 3.44, le conectaron para 222, estrucó a 61 rivales y transfirió a 59.

A pesar de no haber tenido un buen año Julio Alfredo, ganó siete y perdió 10, trabajó para aceptable 3.94, le batearon para pobre 249, retiró a 70 rivales por la vía de los strikes y concedió 50 regalías. El turno de Leandro Martínez, quien tuvo su mejor campaña con 11 sonrisas, cuatro fracasos y un salvamento, lanzó para excelente 2.62 dejando a 43 con el bate al hombro y transfiriendo a 22, muestra de su dominio de la zona de strike en 113.1 episodios en los que le conectaron para 280.

Cierra nuestro grupo el matancero Yera, también en muy buen torneo, avalado por 10 salidas airosas, tres cabizbajo, 3.50 limpias permitidas como media en 79 y dos tercios, 274 de ofensiva rival, con 69 eliminados por la vía de los strikes y 32 que le ganaron la primera almohadilla «gratis».

Volviendo al tema de la rentabilidad de sus envíos, me inclino por Norberto, Darién Núñez y Julio Alfredo o Leandro, si el primero logra estar a la altura y aplicarle borrón y cuenta nueva a su performance de la LI Serie. El periplo por tierras de Europa y Asia será crucial, máxime ahora, cuando, contrario a las dos ediciones anteriores, el 3 de diciembre cada novena tendrá que presentar un listado de 28 jugadores. Hasta entonces seguirá sin descifrar el enigma zurdo desde la lomita.

 

 

Visto 1909 veces

No se trata de hacer catarsis, pero creo no soy el único que ha percibido lo siguiente, y menos en Cuba, donde prácticamente todos destilan béisbol, su pasión, exacerbada por estos días...

La fórmula aplicada para la Serie Nacional 52, aunque resuelve el problema temporalmente, sobre todo en un año con Clásico Mundial a la vista, no nos parece la mejor para mantenerse en el tiempo.

En temas de béisbol en Cuba es difícil poner de acuerdo a más de una persona, pero en este aspecto de los refuerzos a mitad de una lid, creo que hay más desventajas que ventajas.

Muchos apostaron porque fuera él quien tomara las riendas del equipo Cuba y ya es un hecho. Víctor Mesa dirige hoy los entrenamientos de la preselección nacional con un olfato beisbolero envidiable.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar