martes, 25 febrero 2020, 14:11
Jueves, 06 Febrero 2020 05:06

Una Feria contra todas las tormentas (+ Infografía)

Escrito por  Yuris Nórido / CubaSí
Valora este artículo
(5 votos)
El viernes La Cabaña abrirá sus puertas al público. El viernes La Cabaña abrirá sus puertas al público. FOTO: ARCHIVO

La XXIX Feria Internacional del Libro Cuba 2020 comienza este jueves en su sede principal de la fortaleza de San Carlos de la Cabaña. La mayor cita cultural cubana se consolida, pese a los obstáculos.

Las «tormentas» no son pocas, el panorama económico es particularmente complejo… pero Cuba apuesta por su gran Feria del Libro, la más abarcadora de las citas culturales en el país.

Los que creen que es un derroche dedicarle recursos a la promoción de la lectura olvidan que esa es, precisamente, una apuesta por el futuro. Una inversión, si se quiere. Un país que lee será, necesariamente, un país más próspero.


Por eso hay que aprovechar el gran esfuerzo editorial que implica la Feria. Las cifras siguen impresionando: 4 mil títulos, más de 400 novedades editoriales y cuatro millones de ejemplares.

alt


Esa producción está subvencionada, los precios de los libros están protegidos. El disfrute de la literatura no puede ser un privilegio para pocos, de ahí la vocación popular de la Feria.


De ahí la necesidad de afinar las estrategias de promoción de la Feria. Es —siempre será— un espacio de encuentro de la familia cubana, una opción de entretenimiento, una fiesta… pero tiene que ser, primero que todo, epicentro de un sólido movimiento cultural.


El programa literario está concebido como la columna vertebral de la cita. Y este año, como ya es tradición, se extenderá más allá de La Cabaña: el Pabellón Cuba, la Casa del ALBA Cultural, la Biblioteca Nacional José Martí, la Universidad de La Habana, la Casa de las Américas y el Centro Dulce María Loynaz.


Hace falta entender esas dos dimensiones —la literaria y la comercial— como un todo: promover las mejores ofertas en las librerías desde las presentaciones, coloquios y conferencias.


Que el producto estrella sea el mejor libro, y no el cartel del artista de moda.

alt


Amplio programa  


Más de una decena de títulos están consagrados al país invitado de honor, Vietnam, con el cual este año se celebran 60 años de relaciones diplomáticas.


Esa nación desembarcará en La Habana con una delegación de importantes escritores, una amplia muestra editorial y artistas de todas las manifestaciones.


Es que la Feria ofrece también una amplia programación artística colateral, que llegará a varias instituciones culturales.

alt
Dos intelectuales, dos referentes: Ana Cairo Ballester y Eugenio Hernández Espinosa.


A la doctora Ana Cairo Ballester, fallecida el pasado año, y al dramaturgo y guionista de cine Eugenio Hernández Espinosa está dedicada la cita. Habrá coloquios y presentaciones de libros dedicados a estas importantes figuras, referentes en sus respectivos ámbitos de creación.


La Feria dedicará actividades al escritor, poeta y ensayista Eliseo Diego, en el centenario de su nacimiento; a los 25 años de la Fundación Fernando Ortiz, y al escritor Miguel Barnet, presidente de Honor de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), que este año celebra sus 80 años.


Después de la convocatoria habanera, la Feria llegará a todas las provincias del país, en un periplo que concluirá el 12 de abril en la ciudad de Santiago de Cuba.


Dos culturas de resistencia  


En el último número de su revista La edad de oro, José Martí le dedicó un hermoso artículo a la tierra de los anamitas. Los niños cubanos han leído, desde hace muchos años, esa historia de admiración a un pueblo trabajador y heroico, que ha hecho de la virtud un ejercicio cotidiano. Con Martí primero, nos acercamos a una cultura rica, arraigada en una tradición de siglos.


Ese es el patrimonio que honra esta Feria del Libro: esa literatura que ha recreado la gesta de una nación que no ha dejado de luchar nunca por su libertad. La indisoluble amistad entre nuestros pueblos tiene a la cultura como uno de sus pilares. Singular es que dos de sus más grandes políticos, José Martí y Ho Chi Minh, hayan sido también grandes poetas.

alt
Ho Chi Minh fue el gran líder del pueblo vietnamita. Y también fue un poeta...


Las excelentes relaciones diplomáticas entre los dos países son expresión de un vínculo raigal, forjado a lo largo de muchos años de solidaridad mutua. En los arduos momentos de la lucha del pueblo vietnamita contra el imperialismo norteamericano, Cuba se mostró dispuesta a verter hasta su última gota de sangre por Vietnam. Era una convicción de Fidel, compartida por millones.


Vietnam, lejano geográficamente, siempre ha estado cerca en el aliento. Esta Feria del Libro será la celebración de esa espiritualidad. Cuba acoge el legado inmenso de la cultura vietnamita con la certeza de que recorremos el mismo camino: el arte y la literatura son expresiones sólidas de nuestra identidad, nos hermanan, como nos ha hermanado nuestra historia.

alt

Visto 808 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar