viernes, 28 febrero 2020, 08:06
Miércoles, 05 Febrero 2020 05:13

Ana Cairo Ballester entregó su existencia a la investigación

Escrito por  Miriela Calaña Santos, especial de la ACN para CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

La veía llegar, como de costumbre, con sus bolsas llenas de libros, ropa holgada y cabello desordenado blanqueado por los años.

Venía muy lentamente con andar desenfadado, reflexivo, pero feliz porque llegaba a su hogar, a su templo, a su refugio: la Facultad de Artes y Letras.

   Así recuerdo a la profe Ana Cairo, a quien la vida le robó el tiempo de continuar dando quehacer en el mundo de las letras y la cultura cubanas.

    Doctora en Ciencias filológicas, profesora titular y consultante de la Universidad de la Habana, miembro de la Academia de Historia, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y de la sección cubana de la Asociación de Historiadores de América Latina y el Caribe, Ana Cairo Ballester entregó su existencia a la investigación.

   Se declaraba a sí misma como una humanista, no se detenía en ningún tema específico para estudiar. Le gustaba tener abiertas varias líneas de investigación, porque a su juicio cada tema la llevaba al otro y podía unir lo literario con lo histórico.

   Una de sus pasiones fue estudiar la figura del Apóstol de la independencia de Cuba y siempre tuvo como bandera  un precepto de La Edad de Oro: “La verdadera novela del mundo está en la vida del hombre, y no hay fábula ni romance que recree más la imaginación que la historia de un hombre bravo que ha cumplido con su deber.”

    Ahora me pregunto cómo se sentiría viendo ultrajada la imagen de José Martí por personas sin escrúpulos, sin sensibilidad y sin conocimiento de la grandeza del existir de este ser. Posiblemente habría respondido remitiéndose a un pensamiento del propio Martí: “El amor, madre, a la Patria no es el amor ridículo a la tierra, ni a la hierba que pisan nuestras plantas. Es el odio invencible a quien la oprime. Es el rencor eterno a quien la ataca”.

   Muchos han sido los homenajes recibidos luego de su deceso el pasado tres de abril, pero el más grande que se le puede otorgar es dedicarle,  junto al dramaturgo Eugenio Hernández, merecedor del Premio Nacional de Teatro en 2005,  la Feria del Libro en su inminente edición XXIX. La sede de La Cabaña la acogía cada año como panelista, como jurado, como escritora o sencillamente como lectora; pero su presencia allí era fundamental.

   En  2015, cuando le fue otorgado en ese escenario el Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas expresó: “Espero que la voluntad de hacer y la autodisciplina me acompañen para concluir nuevos libros y para imaginar otros”. Hasta el momento de su muerte logró publicar más de 30 artículos y antologías y cerca de 21 libros, el último de ellos en 2014 dedicado al Héroe Nacional: José Martí y la novela de la cultura cubana.

   No cabe dudas de que la Dra. Ana Cairo fue una gran intelectual, su talento y abnegación superaban cualquier límite, por eso este seis de febrero su presencia se hará notar en San Carlos de la Cabaña, porque estará presente en los corazones de quienes la conocimos y admiramos.

Visto 543 veces Modificado por última vez en Jueves, 06 Febrero 2020 05:17

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar