martes, 25 febrero 2020, 14:56
Viernes, 17 Enero 2020 07:19

“EEUU violó la ley internacional al asesinar al general Soleimani”

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)
El alto estratega iraní era “una piedra en el zapato” de EE.UU. y sus aliados por haber contribuido, en gran medida, a la erradicación del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en Irak y Siria. El alto estratega iraní era “una piedra en el zapato” de EE.UU. y sus aliados por haber contribuido, en gran medida, a la erradicación del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en Irak y Siria.

El asesinato del teniente general iraní Qasem Soleimani por EE.UU. fue un acto “inmoral” que violó la ley internacional, resalta un exfiscal.

De acuerdo con Benjamín Ferencz, un abogado estadounidense y exfiscal principal de los Juicios de Nuremberg (Alemania) contra los crímenes de guerra de la Alemania Nazi, el asesinato del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, que se produjo el 3 de enero en Irak por orden del presidente de EE.UU., Donald Trump, fue un acto “inmoral” y “violó el derecho internacional”.

“La Administración ha anunciado recientemente que, por órdenes del presidente, EE.UU. había eliminado (que significa en realidad ‘el homicidio’) de un importante líder militar de un país, con el que nosotros no estábamos en guerra”, escribió Ferencz en una columna de opinión enviada al diario local The New York Times y publicada el miércoles.

Añadió que “como un graduado de la Escuela de Derecho de Harvard, que ha escrito intensamente sobre el tema, considero semejante acto inmoral como una clara violación al derecho nacional e internacional”.

El único fiscal de los Juicios de Nuremberg todavía vivo subrayó que EE.UU. sigue ignorando la Carta Magna de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya, ordenando el asesinato del alto estratega iraní.

Ferencz aprovechó la ocasión para recordar que había servido a su país durante la Segunda Guerra Mundial y se enorgullecía de prestar servicios como fiscal contra los líderes Nazi que habían “asesinado a millones de inocentes hombre, mujeres y niños”. Sin embargo, dijo, a los 99 años, “no puedo permanecer silencioso”, los estadounidenses, de acuerdo con Ferencz “merecen saber la verdad”.

El alto estratega iraní era “una piedra en el zapato” de EE.UU. y sus aliados por haber contribuido, en gran medida, a la erradicación del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en Irak y Siria, entre otros complots que habían urdido para la región, rica en reservas naturales, entre ellas el petróleo. Por esta razón, EE.UU. se encargó en persona de la eliminación del alto comandante iraní y asumió, con gran orgullo, su asesinato.

Visto 475 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar